'Mochoman': mutilado por una venganza de las FARC ha logrado darle la vuelta a su vida

El 12 de julio de 2012, Juan José Florián encontró un paquete en la puerta de casa de su madre y, cuando se agachó a recogerlo, explotó. Era la venganza de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) contra la mujer por no haberles pagado el impuesto que le exigían. Años antes el joven había sido guerrillero de las FARC tras ser reclutado a la fuerza, pero consiguió escapar y se alistó en el ejército de Colombia, en el que se mantuvo hasta que sufrió el atentado.

Florián perdió los dos brazos y la pierna derecha en el atentado. Pasó 12 días en coma y tuvo que pasar por varias operaciones e injertos de piel, además de sufrir depresión. Se refugió en el deporte, que se convirtió en su salvación. Empezó haciendo natación y después se pasó al ciclismo, siendo campeón paralímpico de Colombia en ruta y contrarreloj. Su próximo sueño es disputar un Ironman.

Más historias que te pueden interesar: