Gavi es un futbolista de calle y este detalle lo demuestra

·3 min de lectura
Gavi con los cordones desatados durante el partido ante el Osasuna. (Foto: Mateo Villalba / Quality Sport Images / Getty Images).
Gavi con los cordones desatados durante el partido ante el Osasuna. (Foto: Mateo Villalba / Quality Sport Images / Getty Images).

El Barcelona continúa con su buen momento y se impuso con comodidad por 4-0 este 13 de marzo en el Camp Nou. Ferran Torres por partida doble, Pierre-Emerick Aubameyang y Riqui Puig pusieron los goles, pero el mejor del equipo de Xavi Hernández fue Gavi.

Con apenas 17 años, Pablo Martín Páez Gavira no deja de asombrar. Después de no poder jugar por sanción ante el Galatasaray volvió al once en el duelo ante el Osasuna y dio un nuevo recital de fútbol. Provocó el penalti que sirvió para abrir la lata, dominó el centro del campo, acertó el 96% de los pases que realizó y regateó a los rivales en cinco de seis intentos.

No solo estuvo espectacular en ataque. Y es que firmó 13 recuperaciones, ocho de ellas en campo del rival.

Sin embargo, más allá de los números, hay algo en Gavi que lo hace diferente. Tiene un descaro impropio de su edad y un estilo de jugador forjado en la calle, lejos de las escuelas futbolísticas más académicas, que no se enseña en ningún sitio. Y eso que lleva en La Masía desde los 11 años.

Pelea cada balón como si fuera el último, siempre con una intensidad espectacular, y luego es capaz de jugar con clase y criterio. Su garra, su desparpajo y su agresividad contagian a los compañeros y también a los aficionados.

Hay un detalle que habla de que es un futbolista de calle y que no pasó inadvertido para los seguidores azulgranas. Desde la propia cuenta de Twitter del Barcelona compartieron también una imagen en la que se aprecia esa particularidad del centrocampista sevillano. Y es que juega con los cordones desatados.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Como decíamos, los culés se habían percatado de este detalle durante el duelo ante Osasuna y lo resaltaron en las redes sociales como dato de que Gavi es un jugador distinto, un futbolista criado en la calle.

Puede que lo de los cordones sea solo una anécdota, pero durante el encuentro dejó varias acciones que lo señalan como futbolista distinto demostrando su gran potencia física pese a sus 173 centímetros de altura y su calidad espectacular.

Tras el encuentro, Xavi se rindió a su joven centrocampista, aunque cree que aún tiene margen de mejora. “Me asombra. Es fantástico como trabaja, como presiona, como recupera, como repliega... Es una maravilla. Y luego con balón también. Todavía le falta igual levantar más la cabeza para ver quién le salta y quién no, pero bueno. Tiene 17 años, es increíble”, apuntó.

El sevillano termina contrato en 2023 y los culés no quieren que su equipo deje escapar a su gran perla, por lo que esperan que pronto se firme su renovación.

VÍDEO | La lección de un jugador alevín al consolar al portero rival tras una cantada

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente