La gran mentira sobre los derroches en fichajes del PSG que retrata al Barcelona

·5 min de lectura

En 2011 el grupo Qatar Investment Authority dirigido por el jeque Hamad bin Jassem bin Jabr Al Thani se hizo con el control del París Saint-Germain y la historia del conjunto francés cambió para siempre. Con Nasser al Khelaïfi como presidente y a base de talonario, los dueños del PSG están empeñados en convertirlo en el mejor equipo del mundo.

El club ha logrado siete de sus nueve Ligas de Francia desde entonces, pero aún no ha podido reinar en la Champions, donde su mejor resultado fue la final que alcanzó en 2020. Este año, sin embargo, y tras una temporada en la que ni siquiera ganó el campeonato local, ha formado un equipo de ensueño para tratar de lograr por fin la Orejona.

El presidente del PSG, Nasser al Khelaïfi, posa con Leo Messi en la presentación del argentino como nuevo jugador del equipo francés. (Foto: Sebastien Muylaert / Getty Images).
El presidente del PSG, Nasser al Khelaïfi, posa con Leo Messi en la presentación del argentino como nuevo jugador del equipo francés. (Foto: Sebastien Muylaert / Getty Images).

Curiosamente, los dos grandes fichajes que ha realizado este verano, Sergio Ramos y, sobre todo, Lionel Messi, han llegado totalmente gratis tras terminar sus contratos con el Real Madrid y el Barcelona. Tampoco le han costado ni un euro las incorporaciones de Giorginio Wijnaldum ni Gianluigi Donnarumma y solo ha tenido que pagar por Achraf Hakimi (60 millones de euros) y por Danilo Pereira (16), que estaba cedido por el Oporto con compra obligatoria.

Precisamente el Real Madrid y el Barcelona son los que más cuestionan el modelo del PSG, al que acusan de club-estado y de saltarse las normas del Fair Play Financiero para poder realizar esas grandes inversiones. La realidad es que, tras la incorporación de Messi, el equipo parisino supera los 300 millones de euros de gasto en sueldos, por encima de cualquier otro club del mundo, pero en años anteriores no era el que mayor masa salarial tenía.

Sin ir más lejos, la temporada pasada el Barça tenía una masa salarial de 280 millones de euros por los 238 kilos que gastaba en sueldos el PSG.

Si nos fijamos solo en los fichajes, la inversión del PSG desde la llegada del jeque en 2011 es inferior a la del Barça y no varía demasiado de la de otros grandes del fútbol europeo. De hecho, ha gastado menos también que el Manchester City, la Juventus y el Manchester United y no mucho más que el Chelsea o el Real Madrid, según datos del portal Transfermarkt.

Neymar es el fichaje más caro de la historia del PSG. El conjunto parisino pagó al Barcelona 222 millones de euros en 2017. (Foto: John Berry / Getty Images).
Neymar es el fichaje más caro de la historia del PSG. El conjunto parisino pagó al Barcelona 222 millones de euros en 2017. (Foto: John Berry / Getty Images).

El PSG se ha gastado en esta década 1.392,6 millones de euros en incorporar jugadores, mientras que el City ha desembolsado 1.639,41, el Barcelona 1.474,27, el Manchester United 1.436,91 y la Juventus 1.433,16. En la lista les siguen el Chelsea (1.347,80) y el Real Madrid (1.070).

Es cierto que el conjunto francés es de todos estos clubes el segundo que menos dinero ha ingresado por ventas de jugadores en estos 10 años solo por detrás del Manchester United (453,25 millones de euros por 396,10 de los red devils), pero el resto también han gastado bastante más de lo que se han embolsado por sus traspasos e incluso hay dos equipos (el City y el propio United) con peor balance.

El balance del Manchester City es de -1.098,89 millones de euros y el del United de -1.040,81. De los clubes nombrados, a continuación iría el PSG (-939,35) y después Barcelona (-549,87), Juventus (-453,49), Chelsea (-344,54) y Real Madrid (-240,5).

Con estos datos, es evidente que el PSG ha tirado de cartera para formar su equipo de ensueño, pero no más que otros gigantes de Europa. Ni siquiera ha tenido que hacer grandes desembolsos los dos últimos veranos y, mientras otros clubes se quejan de la crisis económica del fútbol y ven en la Superliga la única salvación, ellos han aprovechado el fin de los contratos de Messi, Ramos, Wijnaldum o Donnarumma para incorporarlos.

Ha sabido aprovecharse también de que la UEFA lleva dos veranos sin aplicar el Fair Play Financiero y de que la Liga de Francia ha retrasado hasta 2023 las sanciones por incumplir sus reglas de control de gasto. Sin embargo, tampoco son demasiado estrictas en la Premier.

En España sí que se mantienen estrictas las normas con respecto a los salarios y eso perjudicaría a Madrid y Barcelona, pero también les podrían estar afectando los desembolsos en fichajes y sueldos de años anteriores, especialmente al conjunto culé.

El Barcelona se ha gastado 1.474,27 millones de euros en fichajes en los últimos 10 años. El más caro fue el de Philippe Coutinho, que costó 135 kilos. (Foto: David Ramos / Getty Images).
El Barcelona se ha gastado 1.474,27 millones de euros en fichajes en los últimos 10 años. El más caro fue el de Philippe Coutinho, que costó 135 kilos. (Foto: David Ramos / Getty Images).

Más allá de que haya tirado de billetera y se haya aprovechado de algunas circunstancias, el recelo que despierta el PSG por haber formado una plantilla de ensueño tiene que ver también con el hecho de haber provocado un cambio de tendencia entrando en un olimpo, el del fútbol europeo, reservado para unos pocos y en el que algunos, como el Barcelona, se encuentran al borde del abismo por su mala gestión económica.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente