Hasta los rivales de Ferrari se mofaron de su estrategia incomprensible en Hungría

·4 min de lectura
Carlos Sainz y Charles Leclerc tras la calificación del Gran Premio de Hungría. (Foto: Attila Volgyi / Xinhua / Getty Images).
Carlos Sainz y Charles Leclerc tras la calificación del Gran Premio de Hungría. (Foto: Attila Volgyi / Xinhua / Getty Images).

Después de una mala racha, Ferrari tenía en el Gran Premio de Hungría la oportunidad de engancharse de nuevo a la lucha tanto del Mundial de pilotos como del de constructores. Sus dos pilotos salían segundo y tercero en parrilla mientras que sus principales rivales, los Red Bull, lo hacían en los puestos 10 y 11. Sin embargo, las cosas no pudieron salir peor para los de Manarello tras una estrategia injustificable. Tan ridícula fue que los tres ocupantes del podio, Max Verstappen, Lewis Hamilton y George Russell, se partieron de risa comentándola.

Max Verstappen, Lewis Hamilton y George Russell, los tres primeros del Gran Premio de Hungría. (Foto: Peter Fox / Getty Images).
Max Verstappen, Lewis Hamilton y George Russell, los tres primeros del Gran Premio de Hungría. (Foto: Peter Fox / Getty Images).

Como decíamos, las cosas pintaban bien para Ferrari en Hungaroring. Carlos Sainz salía segundo y Charles Leclerc tercero, pero no pudieron adelantar a Russell, que tenía la pole, en la pista, así que la escudería italiana lo intentó mediante un undercut en boxes y comenzó el show. Pararon primero al español, pero el cambio de neumáticos fue horrible e incluso perdió posición con su compañero.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Sin embargo, lo peor estaba por llegar. Después de que el monegasco se pusiera primero y Red Bull pasara al ataque haciendo parar a Verstappen, que veía remontando, Ferrari se precipitó y de manera incomprensible le puso neumáticos duros a Leclerc.

Los neumáticos duros no suelen ir nada bien históricamente sobre el asfalto de Hungaroring y, al cambiar las condiciones de la pista de los entrenamientos libres del viernes a la carrera del domingo, los equipos ni siquiera sabían cómo iban a funcionar este año. Pero, por si faltaban pruebas, Ferrari lo pudo comprobar gracias a Alpine.

La escudería francesa le había puesto los neumáticos duros a sus dos pilotos, Esteban Ocon y Fernando Alonso, en la primera parada en boxes y estos comenzaron a rodar muy lentos y a ser adelantados por todos. Pero aún viéndolo, Ferrari se los puso a Leclerc y le arruinó la carrera.

La pifia continuó más tarde con otra mala parada con Sainz y un nuevo cambio de neumáticos con Leclerc para ponerle los blandos al ver que no tenía nada que hacer con los duros. El resultado fue que de un posible doblete se pasó a un cuarto puesto del español y un sexto del monegasco. Para colmo, Verstappen se llevó la carrera y Sergio Pérez finalizó quinto, por lo que se amplió la ventaja de Red Bull con Ferrari tanto en el Mundial de pilotos como en el de constructores.

No es la primera vez que Ferrari la lía con la estrategia, pero este puede ser el mayor ridículo de la temporada. Así lo pensaron los periodistas especializados, los fans que siguieron la carrera por la televisión en las redes sociales y, como decíamos, sus rivales.

En la antesala del podio, Verstappen, Hamilton y Russell veían con atención a través de una pantalla de televisión algunos de los momentos más destacados del gran premio. Entonces el heptacampeón mundial preguntó sorprendido: “¿Ellos (refiriéndose a Ferrari) llevaban los duros?”. Sin poder aguantar la risa, Verstappen y Russel contestaron al unísono: “Sí”.

No quisieron hacer más sangre y, tras partirse de risa, no comentaron nada más y los tres continuaron repasando las imágenes de la carrera antes de que fueran llamados al podio.

Quizás por órdenes internas o para no hacerse aún más daño, tanto los pilotos como el jefe de Ferrari, Mattia Binotto, achacaron los malos resultados en Hungría a la falta de ritmo, aunque nada dijeron de la estrategia. Sin embargo, nadie les creyó.

VÍDEO | La retirada de Sebastian Vettel, en números

Más historias que te pueden interesar: