¿Existe la suerte en el fútbol? Por supuesto

Christian Pulina
Gente Blaugrana

Por si alguien se me pierde a medida que avanza el texto, comenzaré diciendo que sí, el Barça podía haber hecho mejor las cosas -especialmente en la ida como ya dije la semana pasada-, y que cuando hablamos de "suerte" no hablo de un poder espiritual o sobrenatural -que tampoco rechazo, ya que yo respeto cualquier tipo de creencia-, sino de suerte en base a estadística y circunstancias. Para mí la suerte sí existe y además puede ser decisiva como lo ha sido bajo mi punto de vista en esta eliminatoria y reflexionar sobre este tema me parece importante por la serie de motivos que voy a exponer a continuación. Es posible que me extienda demasiado, pero considero necesario hacerlo para exponer mi punto de vista de la manera más clara posible.

Si un padre no comprende a su hijo lo más normal es que no consiga sacarle el máximo partido.

Considero que el aficionado es como un padre y el club -jugadores, técnicos y presidentes- son el hijo. Me imagino que todos los padres del mundo quieren que sus hijos triunfen se dediquen a lo que se dediquen. Todos quieren que sus hijos saquen sobresalientes, pero para conseguirlos se requiere una buena dedicación y esfuerzo. Supongamos que el hijo consigue encontrar una manera de sacar las mejores notas con enorme regularidad, y sin embargo de repente baja su media y el padre sin atender a más razones que el resultado decide que su hijo o bien es un inútil o bien debe de cambiar los mecanismos de estudio que antes le funcionaban. Lo más normal es que con nuevos mecanismos el hijo siga con una media más baja o incluso la empeore. Es lo normal porque el padre no está tomando en cuenta las circunstancias que llevan a su hijo a bajar la media. No sabe bien el porqué y como solo le importa el resultado decide que hay que cambiar, aunque a lo mejor solo fuera que su hijo simplemente estaba un poco cansado anímicamente de tanta exigencia. La avaricia rompe el saco y el no hacer un esfuerzo por empatizar con tu hijo y trabajar por entender lo que le sucede, es el primer paso para fracasar.

Un entrenador nunca debe decir que la suerte existe para que sus jugadores den el 100% y no pongan excusas, pero una afición tiene que ser consciente de que la suerte sí existe.

Igual me equivoco, pero creo que uno de los deportistas mejor entrenados de estas dos últimas décadas es el tenista español Rafa Nadal. Su tio y entrenador, Toni Nadal, creo que una vez dijo que si algo le molestaba eran aquellos que hablaban de suerte y excusas, y yo desde luego estoy totalmente de acuerdo con él, porque si fuera entrenador y el máximo responsable de la preparación de alguien siempre evitaría pronunciar esa palabra ya que si la incluyes en tu diccionario a tu jugador o a tu equipo le costará más hacer autocrítica y buscar la perfección, porque existiendo "la suerte" a la que echarle la culpa... ¿para qué te la vas a echar a ti no?

Es una postura normal, pero que los técnicos lo digan por evitar que sus jugadores o la propia afición caigan en el victimismo, no hace que la suerte deje de existir, y la afición debería ser consciente de que es así, porque como acabo de comentar, si un padre no hace un esfuerzo por entender lo que le sucede al hijo, dificilmente conseguirá comprenderlo.

¿Qué es la suerte?

Como he dicho al principio, cuando hablo de "suerte", no me refiero a un poder sobrenatural, sino a una situación en la que lo "anormal" se convierte en "normal" por un cúmulo de circunstancias.

Si el Barça tiene más del 70% de la posesión y consigue entre 10 y 15 ocasiones claras de gol y el Chelsea tienes menos del 30% de la posesión y haces 4 ocasiones, lo "normal" es que gane el Barça y si no es así es por falta de fortuna, suerte o "normalidad".

La eficiacia en la definición es directamente proporcional al espacio-tiempo que tengas para definir y por tanto al estilo de juego que practiques.

Yo no he jugado al fútbol más que de manera amateur y desde los 14 o 15 años que no juego horas y horas como antes. Nunca fui un jugador destacado. Mido 1'90 y soy muy lento en arrancada, pero sí considero haber aprendido lo suficiente en la calle como para tener claros conceptos básicos como es el de la "puntería o pegada".

Cuando se confirmó la semifinal Chelsea-Barça, Fernando Torres aseguró estar contento porque el Barça era un equipo que se le daba bien ya que le permitía jugar a la contra donde hacía daño... ¿por qué?, sencillo, a la contra tienes más tiempo y espacio y estos son importantísimos a la hora de medir la eficacia en la definición.

Un portero como Valdés que juega con la línea defensiva casi en el centro del campo casi siempre va a recibir goles como los que recibió en esta eliminatoria. Drogba a bocajarro, Ramires casi en mano a mano y Torres corriendo solo desde el centro del campo... en esa situación tienes todo el tiempo y el espacio del mundo para conseguir los tres aspectos fundamentales para definir en las mejores condiciones:

1-Analizar el movimiento del portero y encontrar ese ángulo débil donde es más fácil colocar la pelota.

2-Orientar el cuerpo

3-Orientar la pelota

En función del tiempo y espacio que tengas para preparar estos tres puntos, vas a tener más o menos eficacia y vas a tener por tanto más o menos "puntería/pegada". Es por ello que en el Barça hemos visto fallar ocasiones clamorosas a los mejores jugadores del mundo, desde Messi, hasta Ronaldo, pasando por Romario, Rivaldo, Ronaldinho, Eto'o, Villa... porque cuando el rival se mete con todos sus jugadores atrás, disminuye el tiempo y espacio para que puedas definir y de hecho es este el motivo promordial por el que siempre digo que los rivales "pequeños" desvirtúan la Liga al no plantear los partidos como lo hizo el Chelsea.

¿Entonces la culpa es de que el Barça no consiguió elaborar lo suficientemente bien como para profundizar y encontrar ocasiones que sí dieran tiempo-espacio para definir?

Tampoco, porque el Barça sí hizo ocasiones como para poder definir bien y es precisamente por ello que considero la suerte ha influído. Especialmente en ocasiones como la de Cesc que no supo empujar el rechace de Cech a tiro de Iniesta, de Busquets dos veces -en Londres y ayer- que se echó muy encima de la pelota y quiso rematar demasiado rápido posiblemente por miedo a que se le echaran encima, de Alexis -cuando en Londres controló en lugar de tirar- y de Messi ya no solo en el penalty sino en las dos ocasiones que tuvo ayer primero con la diestra y luego más clara todavía con la zurda rematando "al bulto" posiblemente por querer asegurar el tiro entre los tres palos tras haber fallado la anterior.

A 180 minutos entran en juego aspectos psicológicos que raramente aparecen en la Liga...

...y que son precisamente los que hacen que siempre diga que la Liga para mí es el título más importante porque el margen de error es más grande. Uno de los aspectos que todavía no he comentado pero que sí comentaba ayer para mí de manera muy acertada Gerard López en TVE1 es que los jugadores en una eliminatoria es inevitable que levanten la cabeza para mirar el videomarcador y fijarse en el tiempo que falta. Se entrena y se trabaja psicológicamente para que no lo hagan, pero luego hay que estar en el campo, ver que fallas, fallas, fallas, fallas y a falta de 30 minutos estás eliminado... En esos momentos piensas demasiado el juego de posición, el pase, el tiro, es difícil pensar con claridad y actuar de manera "natural" y eso también nos lleva a lo "anormal" o la "suerte" a la que hago alusión. El Barça para mí perdió la eliminatoria en Londres. La tuvo en los pies de Alexis pero su perfecta -porque para mí lo hizo perfecto aunque no entrara- vaselina se fue al larguero, y después las dos clarísimas ocasiones de Cesc no entraron por los mismos centímetros que el de Alexis y ahí se escapó la eliminatoria. Con el 0-1, el rival obligado a proponer algo distinto y el Barça con tranquilidad y confianza, posiblemente hubiéramos cerrado la eliminatoria allí y quien sabe si no hubieramos dado más energía en el "clásico" y ahora estaríamos a un punto, pero la realidad es que todo se nos escapó allí y este Martes aunque lo volvimos a tener en nuestras manos, no conseguimos alcanzar la perfección necesaria para superar ese mal resultado de la ida.

Reconozco nuestros fallos, por supuesto. Reconozco también que el Chelsea realizó un esfuerzo titánico y tiene mucho mérito su trabajo, pero del mismo modo tengo que decir que la suerte influyó, y no como excusa, sino como un hecho, porque lo normal es que con todas esas ocasiones y con la calidad que tienen nuestros jugadores, la eliminatoria se hubiera cerrado en Londres.

La suerte que tuvimos para que Pinto detuviera un penalty decisivo en Copa ante el Mallorca. La que tuvimos para que Iniesta en el único tiro realizado en 90 minutos nos llevara a Roma. La que tuvimos para que Mascherano salvara al Barça ante Bendtner... no la tuvimos en esta eliminatoria, pero existe y decir que el Barça tuvo mala suerte no es de perdedor, es una realidad contrastada con hechos. Como ya les he dicho en el hilo de comentarios anterior, jamás mentiré diciendo algo en lo que no creo para que me digan que soy muy objetivo y caballeroso, en mi mundo mandan los hechos y la verdad, no las apariencias, las falsas humildades y las demagogias.

Otras historias