Christ Wamba: de la patera a la cancha

Yahoo Deportes

En marzo de 2016, Christ Wamba se subió en Turquía a un pequeño bote junto a otros inmigrantes con la esperanza de alcanzar Europa. En el trayecto estuvieron a punto de perder la vida, pero la Guardia Costera de Grecia los salvó y los trasladó a la isla de Lesbos. Este joven congoleño tenía entonces 15 años y lo único que llevaba con él era una pelota de baloncesto, el deporte que siempre había amado y al que soñaba dedicarse profesionalmente algún día. Un golpe de suerte cambió su vida y ahora está entrenando con el Aris de Salónica, equipo de la Superliga helena. Te contamos su historia en la galería.

También te puede interesar:

El Meninos Bons de Bola, el primer equipo transgénero de fútbol masculino

Forever Young: Los Juegos Olímpicos para jubilados

Sus dibujos le hacen libre tras 27 años preso

<p>En la imagen, el jugador de baloncesto Christ Wamba entrando a la pista para entrenar en el descanso del partido amistoso entre su equipo, el Aris de Salónica, y el Istanbul BB el pasado 12 de septiembre. No podía jugar, pero estaba cumpliendo su sueño. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

En la imagen, el jugador de baloncesto Christ Wamba entrando a la pista para entrenar en el descanso del partido amistoso entre su equipo, el Aris de Salónica, y el Istanbul BB el pasado 12 de septiembre. No podía jugar, pero estaba cumpliendo su sueño. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Este es Christ Wamba en marzo de 2016 llevado a la isla de Lesbos por la Guardia Costera de Grecia, que lo había rescatado en mitad del mar. Horas antes, se había subido a un pequeño bote en Turquía junto a otros inmigrantes con la esperanza de alcanzar Europa. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Este es Christ Wamba en marzo de 2016 llevado a la isla de Lesbos por la Guardia Costera de Grecia, que lo había rescatado en mitad del mar. Horas antes, se había subido a un pequeño bote en Turquía junto a otros inmigrantes con la esperanza de alcanzar Europa. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Fue trasladado al campo de refugiados más grande de Grecia, Moria, donde se tomó este selfie. Wamba huyó en 2015 de la República Democrática del Congo, su país natal y en el que pasó un tiempo encarcelado tras la ola de violencia que estalló después del referéndum convocado por el presidente Denis Sassou Nguesso para levantar los límites a su mandato. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Fue trasladado al campo de refugiados más grande de Grecia, Moria, donde se tomó este selfie. Wamba huyó en 2015 de la República Democrática del Congo, su país natal y en el que pasó un tiempo encarcelado tras la ola de violencia que estalló después del referéndum convocado por el presidente Denis Sassou Nguesso para levantar los límites a su mandato. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

Desplázate para ir al contenido
Anuncio
<p>El joven, que actualmente tiene 17 años, se trasladó a Turquía, donde pasó meses ahorrando para pagar a un traficante por el duro viaje en patera hasta Europa. A su llegada a Grecia, solo llevaba consigo una muda de ropa y un balón de baloncesto, el deporte que siempre había amado. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

El joven, que actualmente tiene 17 años, se trasladó a Turquía, donde pasó meses ahorrando para pagar a un traficante por el duro viaje en patera hasta Europa. A su llegada a Grecia, solo llevaba consigo una muda de ropa y un balón de baloncesto, el deporte que siempre había amado. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Sus primeros meses en Lesbos fueron complicados y pasaba la mayor parte del tiempo entrenando al baloncesto en el campo de refugiados. Hasta siete horas diarias. Pese a que el fútbol es el deporte rey en la República Democrática del Congo, Wamba, de dos metros de altura, siempre prefirió el básquet y de pequeño veía vídeos de la NBA e intentaba imitar a estrellas como Kobe Bryant o Kevin Durant. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Sus primeros meses en Lesbos fueron complicados y pasaba la mayor parte del tiempo entrenando al baloncesto en el campo de refugiados. Hasta siete horas diarias. Pese a que el fútbol es el deporte rey en la República Democrática del Congo, Wamba, de dos metros de altura, siempre prefirió el básquet y de pequeño veía vídeos de la NBA e intentaba imitar a estrellas como Kobe Bryant o Kevin Durant. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Su suerte cambió gracias a la tecnología. Tras meses en Lesbos, se creó un perfil en Athlenda, una especie de LinkedIn del mundo del deporte que pone en contacto a jugadores, entrenadores y equipos. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Su suerte cambió gracias a la tecnología. Tras meses en Lesbos, se creó un perfil en Athlenda, una especie de LinkedIn del mundo del deporte que pone en contacto a jugadores, entrenadores y equipos. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Athlenda fue creada por el ex jugador profesional Lazaros Papadopoulos, al que vemos en esta imagen. Durante su carrera pasó por equipos como el Panathinaikos, el Dinamo de Moscú, el Real Madrid, el Khimki o el Olympiacos y ganó un oro europeo y una plata mundial con la selección de Grecia. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Athlenda fue creada por el ex jugador profesional Lazaros Papadopoulos, al que vemos en esta imagen. Durante su carrera pasó por equipos como el Panathinaikos, el Dinamo de Moscú, el Real Madrid, el Khimki o el Olympiacos y ganó un oro europeo y una plata mundial con la selección de Grecia. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Los técnicos del Aris de Salónica, equipo de la Superliga de Grecia, vieron el perfil de Wamba en Athlenda y quedaron impresionados por sus habilidades. No dudaron en darle una oportunidad al joven congoleño de 17 años. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Los técnicos del Aris de Salónica, equipo de la Superliga de Grecia, vieron el perfil de Wamba en Athlenda y quedaron impresionados por sus habilidades. No dudaron en darle una oportunidad al joven congoleño de 17 años. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Desde junio, Christ Wamba entrena como escolta y alero con el Aris de Salónica y el pasado 12 de septiembre tuvo la oportunidad de vivir su primer partido junto a sus compañeros. Sin embargo, no pudo jugar. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Desde junio, Christ Wamba entrena como escolta y alero con el Aris de Salónica y el pasado 12 de septiembre tuvo la oportunidad de vivir su primer partido junto a sus compañeros. Sin embargo, no pudo jugar. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>El motivo es que todavía sigue esperando que se procese su solicitud de asilo. Hasta entonces no podrá participar en ningún partido, ni siquiera amistosos como el que enfrentaba a su equipo con el Istanbul BB turco. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

El motivo es que todavía sigue esperando que se procese su solicitud de asilo. Hasta entonces no podrá participar en ningún partido, ni siquiera amistosos como el que enfrentaba a su equipo con el Istanbul BB turco. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Eso no le impidió vivir el encuentro como uno más del equipo y apoyar a sus compañeros desde el banquillo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Eso no le impidió vivir el encuentro como uno más del equipo y apoyar a sus compañeros desde el banquillo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Y es que Wamba está feliz de formar parte de un equipo profesional. Algo que soñaba de pequeño cuando jugaba al baloncesto en chanclas o descalzo en la República Democrática del Congo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Y es que Wamba está feliz de formar parte de un equipo profesional. Algo que soñaba de pequeño cuando jugaba al baloncesto en chanclas o descalzo en la República Democrática del Congo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Gracias a la oportunidad que le ha dado el Aris, el joven dejó el campo de refugiados de Lesbos y actualmente reside en un apartamento de Salónica cedido por una agencia de refugiados de la ONU mientras se resuelve su petición de asilo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Gracias a la oportunidad que le ha dado el Aris, el joven dejó el campo de refugiados de Lesbos y actualmente reside en un apartamento de Salónica cedido por una agencia de refugiados de la ONU mientras se resuelve su petición de asilo. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

<p>Christ Wamba espera que se resuelva pronto su situación, pero no se conforma solo con jugar en Europa. Su gran sueño es llegar algún día a la NBA. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters). </p>
El duro viaje de Christ Wamba

Christ Wamba espera que se resuelva pronto su situación, pero no se conforma solo con jugar en Europa. Su gran sueño es llegar algún día a la NBA. (Foto: Alkis Konstantinidis / Reuters).

Otras historias