Fiestas, broncas y víctima de abusos: las revelaciones de Nicklas Bendtner en su biografía

Nicklas Bendtner era una de las grandes promesas del fútbol europeo y llegó con apenas 16 años a la cantera del Arsenal. Sin embargo, su carrera nunca terminó de despegar y ha dado más que hablar por sus polémicas fuera de los terrenos de juego que por sus actuaciones sobre el campo. El danés, que sigue en activo en el Copenhague de su país, acaba de publicar su biografía en la que detalla varios de los episodios controvertidos de su trayectoria profesional y personal, como su relación con Wenger, sus fiestas, sus problemas con el alcohol o el caso de abuso sexual que sufrió cuando era adolescente.

También te puede interesar:

La noche madrileña, la tentación a la que sucumbieron muchos futbolistas que pasaron por la capital

Raúl Bravo, del Madrid de los galácticos a ser detenido por amaño de partidos

La pesadilla racista de Yaya Touré que hasta su padre sufrió en Ucrania

A sus 31 años, Nicklas Bendtner sigue en activo en las filas del Copenague tras una turbulenta carrera en la que nunca llegó a ser lo que prometía cuando fichó por el Arsenal siendo un adolescente. Buena parte de culpa la han tenido sus continuos escándalos fuera de los terrenos de juego. (Foto: Lars Ronbog / FrontZoneSport / Getty Images)
Bendtner, una carrera marcada por la polémica
A sus 31 años, Nicklas Bendtner sigue en activo en las filas del Copenague tras una turbulenta carrera en la que nunca llegó a ser lo que prometía cuando fichó por el Arsenal siendo un adolescente. Buena parte de culpa la han tenido sus continuos escándalos fuera de los terrenos de juego. (Foto: Lars Ronbog / FrontZoneSport / Getty Images)
Este 5 de noviembre ha salido a la venta su biografía, ‘Begge Sider’ (‘Ambos lados’), en la que el controvertido delantero danés revela algunos de los episodios más polémicos tanto de su vida personal como de su trayectoria profesional. (Foto: Instagram / <a href="http://www.instagram.com/p/B3mRf5BAwMD/" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:@bendtner" class="link rapid-noclick-resp">@bendtner</a>).
Publica su biografía
Este 5 de noviembre ha salido a la venta su biografía, ‘Begge Sider’ (‘Ambos lados’), en la que el controvertido delantero danés revela algunos de los episodios más polémicos tanto de su vida personal como de su trayectoria profesional. (Foto: Instagram / @bendtner).
Una de las revelaciones que hace en el libro es que fue víctima de abusos sexuales a los 16 años. Un amigo le ofreció inhalar una especie de polvo blanco que no era cocaína, sino píldoras de cafeína trituradas, y el jugador se quedó dormido. Cuando despertó, vio a Silas (como lo llama en la biografía) tocando sus partes íntimas. “Respondí como lo haría cualquier adolescente heterosexual. No le pegué ni nada, pero le regañé como un loco”, cuenta Bendtner. (Foto: Mike Egerton / PA Images / Getty Images).
Víctima de abuso sexual
Una de las revelaciones que hace en el libro es que fue víctima de abusos sexuales a los 16 años. Un amigo le ofreció inhalar una especie de polvo blanco que no era cocaína, sino píldoras de cafeína trituradas, y el jugador se quedó dormido. Cuando despertó, vio a Silas (como lo llama en la biografía) tocando sus partes íntimas. “Respondí como lo haría cualquier adolescente heterosexual. No le pegué ni nada, pero le regañé como un loco”, cuenta Bendtner. (Foto: Mike Egerton / PA Images / Getty Images).
Desplázate para ir al contenido
Anuncio
Tras despuntar en su país, el delantero llegó al Arsenal con 16 años y con 18 le llegó la primera llamada de su selección. En el libro cuenta que cuatro días antes de su debut se emborrachó tanto que quedó inconsciente y lo llevaron a casa en una carretilla. “Estaba tan fuera de mí que me cagué en los pantalones y vomité por todos lados”, explica y añade que el entrenador no se enteró y pudo jugar e incluso marcar en su primer partido con Dinamarca. (Foto: Lars Poulsen / AP).
Se emborrachó antes de su debut internacional
Tras despuntar en su país, el delantero llegó al Arsenal con 16 años y con 18 le llegó la primera llamada de su selección. En el libro cuenta que cuatro días antes de su debut se emborrachó tanto que quedó inconsciente y lo llevaron a casa en una carretilla. “Estaba tan fuera de mí que me cagué en los pantalones y vomité por todos lados”, explica y añade que el entrenador no se enteró y pudo jugar e incluso marcar en su primer partido con Dinamarca. (Foto: Lars Poulsen / AP).
También en el libro revela que las fiestas eran habituales durante las concentraciones con la selección danesa. “Las habitaciones están en una punta del hotel y hacemos que unas chicas traigan provisiones y reserven cuartos en la otra. Cuando Morten Olsen (seleccionador entre 2000 y 2015) se va a dormir, nos movemos con sigilo y vamos allá”, afirma. (Foto: Chris McGrath / Getty Images).
Fiestas con Dinamarca
También en el libro revela que las fiestas eran habituales durante las concentraciones con la selección danesa. “Las habitaciones están en una punta del hotel y hacemos que unas chicas traigan provisiones y reserven cuartos en la otra. Cuando Morten Olsen (seleccionador entre 2000 y 2015) se va a dormir, nos movemos con sigilo y vamos allá”, afirma. (Foto: Chris McGrath / Getty Images).
El atacante estuvo apartado varios meses de su selección tras ser detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y, aunque regresó, lleva sin ser convocado año y medio. Culpa de ello a Jon Dahl Tomasson, actual segundo técnico y antiguo compañero suyo en la delantera danesa. En el libro le acusa de tenerle envidia y de criticarle a sus espaldas. (Foto: Clive Mason / Getty Images).
Fuera de la selección
El atacante estuvo apartado varios meses de su selección tras ser detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y, aunque regresó, lleva sin ser convocado año y medio. Culpa de ello a Jon Dahl Tomasson, actual segundo técnico y antiguo compañero suyo en la delantera danesa. En el libro le acusa de tenerle envidia y de criticarle a sus espaldas. (Foto: Clive Mason / Getty Images).
Durante su estancia en el Arsenal, Bendtner tuvo numerosos problemas y fue cedido en varias ocasiones a clubes como Birminghan, Sunderland o Juventus. En 2013 buscó definitivamente una salida y estaba a punto de firmar por el Crystal Palace, pero el club no encontró un sustituto para él y justo el día del cierre de mercado Arsène Wenger le llamó para avisarle de que tenía que quedarse. (Foto: Adam Davy / PA Images / Getty Images).
Problemas en el Arsenal
Durante su estancia en el Arsenal, Bendtner tuvo numerosos problemas y fue cedido en varias ocasiones a clubes como Birminghan, Sunderland o Juventus. En 2013 buscó definitivamente una salida y estaba a punto de firmar por el Crystal Palace, pero el club no encontró un sustituto para él y justo el día del cierre de mercado Arsène Wenger le llamó para avisarle de que tenía que quedarse. (Foto: Adam Davy / PA Images / Getty Images).
El danés relata en su biografía que entonces devolvió la llamada a Wenger y le insultó gravemente llamándole “imbécil” y “gilip***”. Al día siguiente fue directamente a su oficina para pedirle perdón. “Realmente no quiero ser su enemigo. Morten Olsen y él son probablemente a los que menos quiero decepcionar”, explica Bendtner, que siguió un año más como gunner antes de firmar al verano siguiente con el Wolfsburgo alemán. (Foto: Stuart MacFarlane / Arsenal FC / Getty Images).
Bronca con Wenger
El danés relata en su biografía que entonces devolvió la llamada a Wenger y le insultó gravemente llamándole “imbécil” y “gilip***”. Al día siguiente fue directamente a su oficina para pedirle perdón. “Realmente no quiero ser su enemigo. Morten Olsen y él son probablemente a los que menos quiero decepcionar”, explica Bendtner, que siguió un año más como gunner antes de firmar al verano siguiente con el Wolfsburgo alemán. (Foto: Stuart MacFarlane / Arsenal FC / Getty Images).
Pese a sus escándalos en el Arsenal, el jugador asegura que la época en la que su afición a la vida nocturna se disparó fue cuando jugaba en el Birmingham, entre 2006 y 2007. Narra que por aquel entonces su casa era como “la mansión Playboy” y organizaba frecuentemente fiestas en las que tanto él como sus compañeros mantenían sexo con mujeres. Además, las visitas a clubes de striptease eran habituales. (Foto: Joe Giddens / PA Images / Getty Images).
Convirtió su casa en “la mansión Playboy”
Pese a sus escándalos en el Arsenal, el jugador asegura que la época en la que su afición a la vida nocturna se disparó fue cuando jugaba en el Birmingham, entre 2006 y 2007. Narra que por aquel entonces su casa era como “la mansión Playboy” y organizaba frecuentemente fiestas en las que tanto él como sus compañeros mantenían sexo con mujeres. Además, las visitas a clubes de striptease eran habituales. (Foto: Joe Giddens / PA Images / Getty Images).
Otra de las revelaciones más interesantes de su libro es su relación con Mesut Özil. “Era soltero cuando llegó. En su segundo día de entrenamiento, vino y me dijo: ‘He oído que tú eres el tipo ideal si quieres investigar la vida nocturna’. Yo le contesté que no estaba del todo equivocado y esa primera semana salimos tres días por la noche”, asegura. Bendtner también defiende en su biografía al alemán, que está atravesando una situación complicada en el conjunto londinense. (Foto: David Price / Arsenal FC / Getty Images).
Amistad con Özil
Otra de las revelaciones más interesantes de su libro es su relación con Mesut Özil. “Era soltero cuando llegó. En su segundo día de entrenamiento, vino y me dijo: ‘He oído que tú eres el tipo ideal si quieres investigar la vida nocturna’. Yo le contesté que no estaba del todo equivocado y esa primera semana salimos tres días por la noche”, asegura. Bendtner también defiende en su biografía al alemán, que está atravesando una situación complicada en el conjunto londinense. (Foto: David Price / Arsenal FC / Getty Images).
Con el que tuvo algunos problemas en el Arsenal fue con Thierry Henry. “Durante una sesión de 11 contra 11, teníamos que tocar el balón dos veces y veo a Henry tocarlo tres. Avisé y se dio la vuelta poniendo el dedo sobre sus labios. Le contesté y me dijo que me callara, esta vez de malas formas. Corrió hacia mí y se enfrentó gritándome en la cara diciéndome todo tipo de cosas”, recuerda. (Foto: Stuart MacFarlane / Arsenal FC / Getty Images).
Enfrentamiento con Henry
Con el que tuvo algunos problemas en el Arsenal fue con Thierry Henry. “Durante una sesión de 11 contra 11, teníamos que tocar el balón dos veces y veo a Henry tocarlo tres. Avisé y se dio la vuelta poniendo el dedo sobre sus labios. Le contesté y me dijo que me callara, esta vez de malas formas. Corrió hacia mí y se enfrentó gritándome en la cara diciéndome todo tipo de cosas”, recuerda. (Foto: Stuart MacFarlane / Arsenal FC / Getty Images).
Por culpa de su adicción por el juego, llegó a perder 270.000 euros en una noche. Esos problemas fueron precisamente los que le llevaron a aceptar una oferta de una casa de apuestas para lucir publicidad en sus calzoncillos durante la Eurocopa de 2012, lo que le valió una multa por parte de la UEFA. (Foto: Alex Livesey / Getty Images).
Adicción al juego
Por culpa de su adicción por el juego, llegó a perder 270.000 euros en una noche. Esos problemas fueron precisamente los que le llevaron a aceptar una oferta de una casa de apuestas para lucir publicidad en sus calzoncillos durante la Eurocopa de 2012, lo que le valió una multa por parte de la UEFA. (Foto: Alex Livesey / Getty Images).
Nicklas Bendtner regresó al Copenhague, club del que es hincha y se formó, el pasado verano tras militar en el Nottingham Forest y en el Rosenborg, club del que estuvo varios meses apartado por su mal comportamiento. Durante su estancia en Noruega tuvo además que llevar una tobillera electrónica bajo control penitenciario durante 50 días tras romperle la mandíbula a un taxista. (Foto: Trond Tandberg / Getty Images).
Problemas en Noruega
Nicklas Bendtner regresó al Copenhague, club del que es hincha y se formó, el pasado verano tras militar en el Nottingham Forest y en el Rosenborg, club del que estuvo varios meses apartado por su mal comportamiento. Durante su estancia en Noruega tuvo además que llevar una tobillera electrónica bajo control penitenciario durante 50 días tras romperle la mandíbula a un taxista. (Foto: Trond Tandberg / Getty Images).

Otras historias