FOTOS | El terror de las mujeres que huyen del yihadismo en Mozambique

TresB

Cabo Delgado, una provincia situada al norte de Mozambique, sufre desde hace varios años la violencia de una insurgencia yihadista que ha aprovechado la pobreza y el desempleo de la región para reclutar a jóvenes en su lucha por establecer un gobierno islámico en la zona. Los ataques son cada vez más crueles y frecuentes, especialmente en este 2020. En noviembre, unos militantes decapitaron a más de 50 personas en un campo de fútbol de la aldea de Muatide. Desde 2017, se han producido unas 2.000 muertes y más de 400.000 personas han tenido que huir de sus casas.

Muchos de los desplazados han encontrado refugio en la capital de la provincia, Pemba, rica en gas natural. Situada en la costa septentrional del canal de Mozambique, la ciudad, que contaba con unos 200.000 habitantes, ha duplicado prácticamente su población desde el inicio del conflicto.

Entre los que han llegado a Pemba hay muchas mujeres. Algunas de ellas huyeron embarazadas y aún recuerdan los sangrientos ataques de los yihadistas en sus aldeas. Temen que estos se produzcan pronto también en la capital de la provincia o que ya haya miembros de estos grupos viviendo entre ellos.

Más historias que te pueden interesar: