La carrera que se volvió una mina de oro en México