La razón de la Iglesia para no bendecir las uniones del mismo sexo