Las justificaciones insólitas para las fechorías policiales en Jalisco