Borussia Dortmund

Borussia Dortmund

2º Bundesliga | 6-0-2
  • Goles a favor
    2º
    22 GF
  • Asistencias
    5º
    10 GC
  • Tiros
    2º
    98 Tiros
  • Paradas
    16º
    18 PAR
  • EFE vídeos

    Fichar barato y vender caro: el modelo del Red Bull de Salzburgo

    Salzburgo (Austria), 22 oct (EFE).- Fichar barato a jóvenes promesas, desarrollarlas como futbolistas y venderlas a precio de grandes estrellas, cómo ha ocurrido con el noruego Erling Haaland, es el exitoso modelo con el que el Red Bull de Salzburgo ha ingresado 200 millones de euros en los últimos cinco años. "Tenemos el equipo más joven de nuestra historia. Lo más importante es que siempre planificamos a 3 o 4 años vista en nuestra academia para ver quiénes podrían ser los próximos jugadores y estar un paso por delante", explica a Efe el director deportivo del club austríaco, Christoph Freund, sobre la actual temporada. Desde la compra del club en 2005 por parte de la empresa de refrescos Red Bull, aunque técnicamente sea ahora sólo patrocinador principal, el Salzburgo se ha convertido en el dominador absoluto de la Bundesliga austríaca, con 12 títulos de liga y 8 de copa. Pero pese a ser un habitual en la Liga Europa, e incluso en la "Champions", su único éxito internacional se lo ha brindado hasta ahora su prometedora cantera, que levantó en 2017 la edición para juveniles de la Liga de Campeones, la "Youth League". CREACIÓN DE ESTRELLAS Con una media de edad de 23 años y hasta 22 extranjeros entre sus filas, la estrategia del Salzburgo es clara: encontrar a los jugadores más prometedores del panorama internacional y aumentar su valor de mercado antes de lanzarlos al estrellato. El club no desvela el valor de compra o venta ni el beneficio que saca con estas operaciones, y sólo se aviene a explicar que ha ingresado en torno a 200 millones de euros en traspasos los últimos cinco o siete años. El senegalés Sadio Mané, es buen ejemplo. El Salzburgo pagó por él 4 millones de euros en 2012, y un año después lo traspasó por 23 al Southampton de la Premier League, donde ha hecho carrera y ha llegado a ganar la Liga de Campeones con su actual equipo, el Liverpool. Esta fórmula se repite en otros grandes éxitos del club, como Naby Keïta, fichado por 1,5 millones en 2014 y vendido por casi 30 en 2016; o la superestrella Erling Haaland, por el que el Red Bull pagó 8 millones en 2019 y que ahora, en el Borussia Dortmund, está tasado en 150. APUESTA POR EL FÚTBOL FORMATIVO En un primer momento, explica Freund, la filosofía del club era muy diferente, ya que en la plantilla podían verse jugadores en el ocaso de su carrera, pero en 2012 el modelo cambió hacia la búsqueda de jóvenes talentos internacionales. El proyecto adquirió otra dimensión, con una apuesta clara por el fútbol formativo asentada en dos pilares: una red de ojeadores internacionales y un centro de entrenamiento de alto nivel. "Sólo buscamos jugadores jóvenes de entre 16 y 19 años. Recibimos mensajes de muchos agentes, pero la mayoría no nos interesan porque son muy mayores o no juegan nuestro estilo", dice Freund, que dice que con esos criterios quedan excluidos el 98 % de todos los potenciales futbolistas. Quienes pasan el corte tienen la oportunidad de formarse en la RB Akademie, un complejo de alto rendimiento a las afueras de Salzburgo, dedicado a las categorías inferiores del club, de donde han salido ya siete jugadores titulares del Salzburgo. UNA RED DE ALIANZAS Más allá de las fronteras de Austria, el Salzburgo cuenta con acuerdos de colaboración en África, Asia y Sudamérica, donde Red Bull tiene su propio centro de entrenamiento en Brasil. "No puedes simplemente ir a África o Asia, decir que estás allí para explicarles cómo jugamos al fútbol y traer a los mejores talentos. Lleva mucho trabajo detrás ", reconoce el director deportivo, cuyos ojeadores hacen un par de visitas internacionales al año. En el primer equipo no hay sitio para todos estos jugadores y por ello el club tiene un acuerdo con el FC Liefering, de la segunda división austríaca, para enviar a sus promesas. "SOMOS EL FÚTBOL DEL MAÑANA" Esa filosofía queda clara en el mensaje "Somos el fútbol del mañana" que preside la grada principal del Red Bull Arena. A la hora de seguir atrayendo a promesas, el Salzburgo sabe que su gran atractivo pasa por combinar la atmósfera familiar de un club modesto, alejado de los grandes focos, con un ritmo competitivo de primer nivel en Europa. "Aquí, los jóvenes pueden sentirse bien y tienen la oportunidad de jugar a nivel profesional desde muy pronto. Es importante para nosotros que tengan opciones reales de jugar si entrenan bien", resume el director deportivo. Desde el club tienen clara su estrategia: ayudar a la correcta integración de los jugadores y ofrecerles minutos antes de dar el salto a un gran club. En definitiva, ser parte del camino y no el final del mismo. Alejandro Giménez (c) Agencia EFE