La historia de Maximiliano Fornari, que aceptó una oferta para jugar en Grecia y hoy vive en la plaza central de la ciudad

·2 min de lectura
Maximiliano Fornari, de 26 años, está varado en Grecia y vive en una plaza
Maximiliano Fornari, de 26 años, está varado en Grecia y vive en una plaza

La historia bien podría tratarse de un capítulo dentro un libro de cuentos deportivos. Con todos los elementos que permiten darle dramatismo al relato para atrapar al lector. Sin embargo, lo que le sucedió a Maximiliano Fornari no tiene nada de ficción. El argentino que jugó en Ferro, Los Andes y Olimpio, aceptó una oferta para ir a jugar al fútbol de Grecia en plena pandemia y cuando llegó no pudo firmar su contrato. Ya sin dinero por este mala jugada que le hicieron, no puede regresar a la Argentina y está viviendo en una plaza de la ciudad de Larisa, en Grecia.

La temporada anterior, Fornari ocupó el extremo izquierdo en Atlético Güemes, en la Primera Nacional. Su gran campeonato resultó el trampolín para que un agente europeo se acercase al futbolista para proponerle dar un paso más y aceptar una oferta de un club griego.

Todo se resolvió en la Argentina, porque llegaron a un acuerdo con este agente para jugar en el fútbol de la segunda división de Grecia: su nuevo destino sería Apollon Larrisa. Fornari, de 26 años, viajó a la ciudad de Larisa, ubicada a 350 kilómetros de Atenas, sobre el Mar Egeo, pero las cosas no resultaron como le habían prometido.

Maximiliano Fornari surgió de Sarmiento de Junín
Maximiliano Fornari surgió de Sarmiento de Junín


Maximiliano Fornari surgió de Sarmiento de Junín

“ Se complicó todo, no sé que pasó, los representantes que me llevaron se abrieron, me dejaron tirado ... Dejé mi actual club porque me mandaron una oferta formal, pero nunca pude firmar el contrato”, contó Fornari en el sitio Llave de Gol.

Ante este escenario, el futbolista que surgió de Sarmiento de Junín y pasó por Ferro, Olimpo y Los Andes, se tuvo que quedar en Grecia porque las restricciones para el retorno a la Argentina no le permitieron emprender el regreso rápidamente.

Los problemas de logística comenzaron a apremiarlo y día a día el dinero se le fue consumiendo. Hoy no tiene para comprar un pasaje de vuelta y ya no le alcanza ni para comer. Si bien Fornari contó en el sitio web que está bien y que espera que alguien le de un mano para poder volver a la Argentina, el futbolista argentino esta viviendo y durmiendo en la plaza central de la ciudad.

Fornari, que había debutado en Sarmiento de la mano de Gabriel Schurrer, tuvo un episodio particular en septiembre de 2016, cuando jugaba en Olimpo e insultó al entrenador Darío Bonjou y fue separado del equipo: “Lo insulté y estoy arrepentido de todo esto. La culpa la tuve yo”, reconoció el futbolista. La respuesta del DT fue contundente: “El chico necesita ayuda profesional para poder salir adelante”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente