Las Águilas vencen a las Estrellas y se aproximan al primer lugar

El estadio Tetelo Vargas fue testigo del partido este viernes entre las Águilas Cibaeñas y las Estrellas Orientales. El triunfo fue de la visita, que con un marcador de 6-1 se ubican a juego y medio del primer lugar de la clasificación, comandado por los Tigres de Licey.

El récord global quedó 11-6 después de este triunfo y firmaron su cuarta victoria frente a los orientales, sin derrotas todavía. Los de Licey están 11-3, que la noche anterior no pudieron jugar por la suspensión de dos partidos debido a malas condiciones climatológicas en Santo Domingo y San Francisco de Macorís.

Los aguiluchos iniciaron con Frank Germán, quien enfrentó a 8 bateadores en 2.0 entradas en blanco, le dieron tres hits y ponchó dos rivales para un whip de 1.40. Al final el relevista Benoit salió vencedor.

Radhamés Liz, abridor de los orientales, cargó con la derrota. En apenas 2.2 entradas de 51 lanzamientos, enfrentó a 14 contrarios, le hicieron tres carreras, concedió dos bases por bolas y ponchó un rival. Jerar Encarnación encabezó la ofensiva por las Águilas bateando de 4-3 con un doble y una empujada. Ramón Torres de 4-2 y una anotada, Orlando Calixte de 5-1 con doble dos empujadas y una anotada, Eliezer Álvarez y Yairo Muñoz, un sencillo y una remolcada cada uno, Cade Gotta, Aneurys Tavárez y Andretty Corderon conectaron un inatrapable por cabeza.

En el tercer episodio, Las Águilas atacaron al abridor Liz y ampliaron una ventaja de 3-0. Luego de un out, Torres disparó sencillo por el medio del terreno, Gotta fue ponchado, Tavárez dio hit al cuadro y Calixte disparó doble productor de las dos primeras anotadas y después que Encarnación fuese boleado, Cordero bateó hit por tercera para llenar las bases y decretar la salida de Liz, pero el relevista Méndez inmediatamente golpeó a Álvarez para la tercera carrera aguilucha.

Las Estrellas fabricaron su única vuelta en el sexto frente a Benoit luego de uno fuera, Erick Mejía negoció bases por bolas y anotó con doble al paredón central de Montero, Álvarez entró a lanzar y apagó el fuego con dos ponches seguidos a Lake y Leyba. En el séptimo los cibaeños agregaron tres carreras ante los envíos de Belén para el tanteo definitivo de 6-1.