El único 'pero' de Mercedes F1 en un fin de semana histórico

Sergio Lillo
·3 min de lectura

El fin de semana del séptimo título de Lewis Hamilton en la Fórmula 1 y el séptimo consecutivo de pilotos para Mercedes (9º en toda la historia con los dos de Juan Manuel Fangio en 1954 y 1955) no todo fueron confetis de colores y celebraciones. 

Aunque en el cómputo de los tres días de actividad en pista del GP de Turquía pudo pasar desapercibido, más si cabe gracias a la sensacional actuación de Hamilton el domingo para ganar una carrera que no llevaba su nombre.

Los Mercedes W11 de Valtteri Bottas y Lewis Hamilton no se encontraron ni el viernes, ni el sábado sobre el resbaladizo asfalto del Istanbul Park. En la caótica primera sesión de libres no pasaron del 9º y en la segunda se quedaron a más de medio segundo de Verstappen. "Es un asfalto de mierda", llegó a decir Hamilton.

En la FP3 del sábado, Bottas volvió a estar a un mundo y Hamilton ni marcó tiempo. 

Pero cuando llegó la hora de la verdad en la Q1, no pasaron del 9º puesto de nuevo, a 9,5 segundos de un Verstappen que aprovechó la mejora de la pista tras los dos largos parones. En la Q2, aunque se metieron 3º y 7º, estuvieron a 2,4 y 3,4 segundos del holandés.

Y en la Q3 el desastre se consumó: Hamilton solo pudo ser 6º, a 4,795 de Stroll y Bottas, 9º, a 5,493... 

Esto supuso el peor resultado en una clasificación para los Mercedes... ¡desde antes de la era turbo híbrida! Desde EE UU 2013 no habían tenido a los dos monoplazas en la tercera línea de parrilla o peor, aunque en Singapur 2017 y 2015, ambos arrancaron desde ella (5º y 6º).

En Austin hace siete años, Hamilton fue 5º, a 1,007 de Vettel, entonces con Red Bull, y Nico Rosberg no pudo pasar del 14º puesto, aunque ganaría dos posiciones en parrilla por sanciones. 

Otras noticias de F1:

Aston Martin y Mercedes se repartirán el Safety Car en la F1 2021 El podio de Turquía 2020, triunfo de la experiencia A Hamilton se le aparecieron los fantasmas de China 2007 en Turquía

"Creo que no hemos perdido una pole en mojado este año. Pero las condiciones fueron diferentes, ya que no solo fue lluvia, sino un circuito nuevo resbaladizo y bajas temperaturas. No pudimos meter temperatura a los neumáticos, ni encontrar el agarre y derrapábamos por todos lados", reconoció Toto Wolff, jefe de Mercedes F1, el sábado pasado. 

"Las consecuencias fueron estas diferencias inmensas entre unos coches y otros. Siempre digo que aprendemos de los días que nos baten y hoy es uno de esos días. Espero que en el futuro entendamos cómo poner los neumáticos en su punto en condiciones tan extremas". 

Un pequeño lunar en el fin de semana histórico de Lewis Hamilton, que igualó a Michael Schumacher en lo más alto de la F1 y que dejó claro tras la carrera que sigue teniendo hambre de más. A falta de firmar la renovación, 2021 puede ser otro año de paseo triunfal para él.