1-4. Haaland mantiene vivo al Salzburgo

Redacción Deportes (EFE).- Una contundente victoria del Sazburgo frente al Genk por 1-4, en la que participó de nuevo el noruego Erling Braut Haaland con una asistencia y un gol, le permite al equipo austriaco mantener sus opciones para pasar a los octavos de final de la Liga de Campeones.

Los resultados de este miércoles han dejado el Grupo E pendiente de un hilo, ya que el Liverpool se mantiene como líder, con diez puntos, el Nápoles suma nueve y el Salzburgo, siete. La última jornada decidirá qué dos de estos tres equipos pasan de ronda.

El Genk, por su parte, se queda con un solo punto y totalmente descolgado, pues a estas alturas es imposible que alcance el tercer puesto que le permitiría pasar a la Liga Europa.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

El entrenador del Salzburgo Jesse Marsch no pudo alinear en el once inicial a Erling Braut Haaland por molestias en la rodilla pero recurrió a él en la segunda parte. El noruego llevaba siete dianas en lo que va de competición, a la que sumó esta noche una más.

Su ausencia se hizo notar hasta casi el final de la primera parte, pero dos goles del equipo austriaco al filo del descanso le dieron una ventaja que no desaprovechó. Con el partido encarrilado, el técnico dio entrada a Haaland y el noruego, en 31 minutos de juego, contribuyó a la victoria dando la asistencia del tercer tanto y marcando el cuarto.

Un disparó de Onguéné en el minuto 2 repelido por Coucke anticipó que, una vez más, el Genk volvería a sufrir en Europa. Sin embargo, al Salzburgo le costó adelantarse en el marcador. Daka se vistió de Haaland como hombre elegido para intentar finalizar los ataques en la primera parte y vio recompensada su insistencia con el primer tanto.

El Genk por su lado fue incapaz de hilvanar jugadas y rara vez llegó al último tercio del campo con la posesión de la pelota. Probó a sorprender a base de contrataques en la primera parte, pero se encontró una y otra vez con una defensa ordenada que cortaba los avances.

Un error garrafal del portero belga propició el primer gol en el 43. Szoboszlai lanzó un tiro libre, se fue a la barrera y el húngaro volvió a rematar de volea. El esférico iba al cuerpo de Coucke, pero el guardameta no la blocó y el rechace lo aprovechó Daka, que la mandó al fondo de la red.

No pasaron ni dos minutos cuando llegó la segunda diana visitante. Andreas Ulmer recibió la pelota en la media luna del área e hizo amago de disparar, pero en su lugar se la cedió a Minamino y el japonés batió al portero de un disparo raso cruzado.

Los jugadores se fueron al descanso con un 0-2 que parecía irrevocable. Por si había dudas, Marsch metió a Haaland en el 61, un cambio que marcó lo que quedaba de segunda parte.

El tercero de los visitantes llegó gracias a una arrancada del noruego, cuyas zancadas para alcanzar un pase adelantado dejaron atrás a los defensas. Vio a Hwang desmarcado y, al primer toque, se la cedió horizontalmente y el surcoreano materializó en gol.

El tanto del Genk fue obra de Samatta en el 85 al aprovechar un mal despeje de Coronel, que hasta ese momento no había cometido ningún fallo. El triste consuelo apenas pudo ser saboreado por la grada local, pues Haaland marcó el cuarto dos minutos después. Fue una jugada tosca, en la que el noruego se llevó la pelota a trompicones, pero no falló en el disparo.

- Ficha técnica:

1 - Genk: Coucke; Lucumí, Cuesta, Dewaest; De Norre, Hrosovsky (Onuachu, m.59), Berge, Maehle; Paintsil (Bongonda, m. 65), Samatta, Ito (Hagi, m. 79).

Entrenador: Hannes Wolf.

4 - Salzburgo: Coronel; Ulmer, Wöber, Onguéné, Kristensen; Szoboszlai (Okugawa, m.80), Junuzovic, Minamino (Vallci m. 89), Mwepu; Hwang, Daka (Haaland, m. 61).

Entrenador: Jesse Marsch.

Goles: 0-1, m. 43: Daka. 0-2, m. 45: Minamino. 0-3, m. 69: Hwang. 1-3, m. 85: Samatta. 1-4, m. 87: Haaland.

Árbitro: Mattias Gestranius (Finlandia). Amonestó al local Samatta (m.74) y a los visitantes Junuzovic (m.21), Kristensen (m.46)

Incidencias: partido de la quinta jornada del Grupo E de la Liga de Campeones disputado en el estadio Luminus Arena ante unos 23.000 espectadores.

Otras historias