El nuevo '10': Centurión, funcionalidad y estilo

Guillermo había dicho en la previa del partido ante San Martín que a Boca le había faltado creatividad. Volvió Centurión y, con él, la frescura en el ataque.

Encara para un lado. Encara para el otro. Bicicleta por allá. Bicicleta por acá. Caño. No lo pueden parar y lo bajan. Ricardo Centurión heredó la camiseta de Carlos Tevez, pero también sus responsabilidades en el funcionamiento general del conjunto de Guillermo Barros Schelotto. Boca lo disfruta cuando está y lo sufre, como el domingo pasado, cuando está ausente.

El Mellizo había dicho en la conferencia de prensa previa al partido con San Martín de San Juan que al Xeneize le había faltado "creatividad". Algo lógico, ya que ante Talleres jugó sin el futbolista que une las líneas en la transición defensa-ataque. Tuvo la pelota, pero le faltó profundidad: las únicas llegadas claras fueron de pelota parada o con remates de lejos. 

Esa tarea cayó en los pies de Centu con la salida del Apache y la lleva adelante con el aplomo de un jugador que sabe que tiene que cumplir una función específica, pero sin perder su estilo. Por eso no solo genera fútbol y asiste a sus compañeros, sino que también se da el lujo de tirar sus lujos. Algo que, además, termina siendo productivo para el equipo: de las 15 faltas que hicieron los sanjuaninos, nueve se las cometieron a él.

"Me siento feliz y mi intención es quedarme, pero todavía falta mucho para eso. Primero quiero ganar algo con este grupo", dijo Ricky cuando terminó el partido. Su préstamo se termina en junio y tiene que volver a Sao Paulo, pero Boca negocia para que se quede. Termine como termine el campeonato, el club quiere sostener a su nuevo '10'.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines