"Con 10 es muy difícil": el primer problema que deberá solucionar Russo en el vestuario de Boca

Goal.com
En cuatro de sus últimos cinco partidos en la Superliga, el Xeneize sufrió la expulsión de un futbolista: no ganó ninguno de esos encuentros.
En cuatro de sus últimos cinco partidos en la Superliga, el Xeneize sufrió la expulsión de un futbolista: no ganó ninguno de esos encuentros.

"Es muy difícil jugar con uno menos durante una hora". "Hay que jugar con 11, no con 10". "Los partidos que queremos disputar son 11 contra 11, después es muy complicado". Prácticamente no hubo ninguna respuesta de Miguel Ángel Russo durante la conferencia de prensa posterior al empate 0-0 entre Boca e Independiente en la que el entrenador no mencionara los problemas que le había traído a su equipo la (correcta) expulsión de Carlos Izquierdoz cuando ni siquiera se había jugado media hora del primer tiempo. 

Con un hombre de menos, el Xeneize debió modificar su esquema y su plan de partido y debió conformarse con un punto que lo dejó a tres puntos del líder, River, y sin margen de error en el campeonato. Pero más allá de lo circunstancial, lo que más preocupa en la Ribera es que las rojas se están volviendo un inconveniente recurrente: Boca sufrió expulsiones en cuatro de los últimos cinco partidos que disputó en la Superliga. Y en ninguno de esos encuentros en los que terminó con 10 hombres pudo sumar de a tres.

En el último compromiso oficial de 2019, el 8 de diciembre, Nicolás Capaldo vio la segunda amarilla en el cuarto minuto de descuento del segundo tiempo, cuando el Xeneize ya perdía 1-0 en su visita a Rosario Central. Una semana antes, el 30 de noviembre, Sebastián Villa también había sido expulsado sobre el final del empate 0-0 contra Argentinos Juniors de la 15° jornada, en La Bombonera. En tanto, en la fecha 13, Frank Fabra había visto la roja a los 15 minutos del segundo tiempo en la igualdad 0-0 frente a Vélez en el José Amalfitani.  El triunfo 2-0 sobre Unión de la 14° fue el único duelo de la seguidilla donde no hubo expulsiones.

A estas expulsiones hay que sumarles también la roja que vio Ramón Ábila en el amistoso frente a Univesitario de Perú del 16 de enero, en el que fue el primer partido de la era Russo. En esa ocasión, de todos modos, el conjunto de la Ribera ganó 2-0.

En total, en lo que va del campeonato, el Xeneize suma siete explusiones en 17 partidos, para una media que es peligrosamente cercana a una expulsión cada dos encuentros. Números demasiado altos para un equipo que pretende pelear por el título.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Otras historias