Los 10 momentos que marcaron la carrera de Diego Armando Maradona

Gastón Hirschbrand
·5 min de lectura

Diego Armando Maradona será, para una gran porción del planeta futbolero, el mejor jugador de toda la historia del deporte. Sin ánimo de compararlo con otros, a continuación le brindaremos un homenaje al astro argentino, que hoy 30 de octubre de 2020 está cumpliendo 60 años, con los 10 mejores momentos de su carrera futbolística.

1. Los dos sueños de chico que se terminaron cumpliendo

Diez años y la fama de ser "el chico que pintaba para crack" tenía Diego cuando le hicieron un reportaje para el programa Sábados Circulares, en el que pronunció su primera frase célebre: “Mis sueños son dos: el primero es jugar en el Mundial y el segundo, salir campeón”. Parecían imposibles. Cumplió las dos, siendo el mejor de todos.

2. El debut en Primera con Argentinos Juniors

15 años tenía el "10" cuando le tocó hacer su debut en Primera División, aquel 20 de octubre de 1976, con la camiseta de Argentinos Juniors ante Talleres. “Vaya, pibe, juegue como usted sabe y si puede tire un caño”, le dijo el DT Montes. En la primer jugada lo hizo. Un distinto, desde el inicio.

3. Campeón Mundial Juvenil en 1979

Tras quedar afuera de la lista para el Mundial 1978, donde Argentina terminó consagrándose campeón por primera vez en la historia de las Copas del Mundo, César Menotti sí lo llevó al Mundial Juvenil 1979, donde dio la vuelta siendo además el mejor jugador del certamen. Ya empezaba a confirmar su incalculable capacidad.

4. El soñado y esperado pase a Boca Juniors

En 1981 Diego cumplió otro de los grandes sueños que tuvo como futbolista: jugar en el club de sus amores, Boca Juniors. Ya estaba consagrado como el mejor jugador del fútbol argentino con una proyección enorme hacia Europa, y lo confirmó partido a partido. Ganó un título, el Metropolitano de ese año.

5. Primera experiencia europea: llegada al Barcelona

Antes de la Copa del Mundo 1982, Maradona llegó al Barcelona de España para iniciar su primer experiencia europea. El paso fue agridulce: si bien ganó Liga, Copa y Supercopa, no pudo lograr su mejor versión por tres razones: la hepatitis, la dura patada de Goikoetxea y la sanción por la batalla campal que se armó ante Athletic en la final de la Copa del Rey de 1984.

6. Revolución en Napoli, su paso más importante a nivel clubes

"¿Al Napoli de Italia? Va a ser un retroceso en su carrera", decían muchos cuando se enteraron de su pase desde el Barcelona. Lo equivocados que estaban. El "10" sacó a relucir su liderazgo y convirtió a un club mediano en uno gigante por varios años, logrando dos Scudettos, una Copa y una Supercopa. Hoy en día es amado por todos los napolitanos. Una de las historias de amor futboleras más soslayantes.

7. Mundial 1986: la gloria eterna

El Diego logró la hazaña más grande que puede alcanzar un futbolista: ganar un Mundial con tu país. La Mano de Dios y el Gol del Siglo ante Inglaterra, la aparición salvadora en los momentos importantes, el liderazgo para potenciar a sus compañeros. Todo eso juntó para levantar la Copa del Mundo en México 1986. Único e irrepetible.

8. El momento más complicado: doping positivo en el Mundial 1994

En la Copa del Mundo de Estados Unidos 1994, Maradona vivió el peor momento de su carrera profesional: dio positivo en el control antidoping por efedrina. "No me drogué, me cortaron las piernas", dijo el astro, quien fue retirado de la competencia por pedido de la FIFA y nunca más jugó para la Albiceleste.

9. Despedida del fútbol en Boca: lo reemplaza Riquelme

Luego del retorno a Boca y del doping positivo, el 'Pelusa' nunca volvió a ser el mismo. Su último partido fue un Superclásico que el "Xeneize" le ganó a River, donde salió reemplazado por nada menos que Juan Román Riquelme. Días después anunciaría su retiro.

10. Maradona entrenador: dirigió a Argentina en el Mundial 2010

Diego Maradona y Lionel Messi, los dos mejores jugadores de la historia. | JAVIER SORIANO/Getty Images
Diego Maradona y Lionel Messi, los dos mejores jugadores de la historia. | JAVIER SORIANO/Getty Images

Diego se convirtió en entrenador y, tras dirigir en el fútbol local sin mucho éxito, asumió en la Selección Argentina en 2009. Clasificó al Mundial de Sudáfrica 2010 donde vivió una experiencia inolvidable, aunque desafortunadamente quedó eliminado en cuartos de final con una estrepitosa goleada de Alemania por 4-0. Allí dirigió a Lionel Messi, su sucesor.