113-105: Miami corta la mala racha con Lowry y Herro inspirados

Miami (EE.UU.), 23 nov (EFE).- Miami Heat se impuso este miércoles a Washington Wizards poniendo fin a la mala racha de cuatro derrotas consecutivas en su pequeña gira por el Este de la última semana (113-105).

Se frena el buen momento del equipo de la capital, que llegaba a South Beach con seis victorias en los últimos siete encuentros.

Fue clave la actuación de Kyle Lowry con 28 puntos (24 de ellos en la primera parte) y de un Caleb Martin que debió asumir más responsabilidades por las bajas y que cerró el partido con 24 puntos en una de sus mejores noches con los Heat.

Tyler Herro, en su regreso tras lesión, sumó 17 puntos, 12 de los cuales llegaron en último periodo fabuloso.

En Washington destacó un Kyle Kuzma negado en el triple (2 de 13) pero sumando de a dos con 33 puntos y un Kristaps Porzingis que terminó la noche con 21 tantos y 9 rebotes.

Fue un encuentro marcado por las ausencias.

En Washington faltaron Bradley Beal, Rui Hachimura y Monte Morris y en los Heat no se vistieron Jimmy Butler, Duncan Robinson, Max Strus, Victor Oladipo y Omer Yurtseven.

LOWRY IMPULSA, HERRO SENTENCIA

No arrancó bien Miami, encajando un parcial de 2-11 con muchos problemas para encontrar el aro y Herro acumulando dos faltas en apenas tres minutos.

El escolta de Miami sufrió además una aparatosa caída al intentar culminar una bandeja ante Porzingis.

Lowry ejerció de líder en este primer periodo, más en anotación que repartiendo juego. Se notaba que el quinteto tenía muchas novedades y la fluidez colectiva no era la habitual.

Por suerte para Erik Spoelstra, sí pudo contar con la mejor versión de Lowry de cara al aro, quien terminó el primer cuarto con 14 puntos (además de un acierto inusual desde el triple con 3 de 3) y permitió que los locales acabaran por delante el primer cuarto (28-26).

Le dio el relevo Herro en la posición de base al iniciar el segundo cuarto, pero no duró ni un minuto al señalarse su tercera falta personal.

El banquillo le esperaba y se evidenció la falta de ritmo competitivo lógica tras ocho partidos sin jugar.

Washington se mostró muy vulnerable cerca del aro, tanto a la hora de definir como protegiendo su propio tablero.

Miami superó al descanso a los Wizards en estadísticas tan reveladoras como los rebotes, los puntos de la pintura o las canastas en segundas opciones.

Pero lo que sobre todo lastraba al equipo de Wes Unseld era la falta de acierto en el tiro exterior (apenas un 38% al descanso).

Miami puso en juego a nombres menos habituales como Haywood Highsmith o el recientemente incorporado Jamal Cain, que levantó en varias ocasiones al público con un palmeo sobre dos jugadores de Washington y colgándose del aro al contraataque.

Con estas aportaciones de los nuevos, unos Wizards que no terminaban de entrar en partido, más un Lowry que seguía lanzado (24 puntos en dos cuartos), la renta llegó a ser de +17 al descanso (60-43).

Regresaron bien los Heat y Nikola Jovic ayudó a que aumentaran su distancia en el marcador.

Fue Porzingis quien por entonces asumió la responsabilidad en los Wizards y generó por primera vez problemas a la defensa de Miami.

Tuvieron que aprender los Heat a mantener el buen partido sin un Lowry que se sentó tras cometer su quinta falta con cinco minutos por jugarse en el tercer cuarto.

Fueron los mejores minutos de los Wizards con un parcial de 0-7 culminado con un triple de Corey Kispert para el 78-74 que obligó a los locales a pedir tiempo muerto.

Will Barton anotó desde el triple para cerrar el tercer periodo y poner un inquietante 83-80 en el luminoso.

A menos de siete minutos para el final regresó Lowry cuando el partido estaba en un puño.

La gran actuación de Martin no era suficiente y hacía falta un anotador más, pero fue finalmente Herro quien se sacudió la inactividad y se desató con 12 puntos en el último cuarto (4 de 7 en triples).

Falló muchos lanzamientos clave Washington en los últimos minutos y Miami cumplió con precisamente lo contrario para sentenciar el duelo.

Ambos equipos volverán a verse las caras este viernes en el mismo escenario tras el parón de la noche del jueves en la NBA con motivo de la celebración de Acción de Gracias.

Nacho García

(c) Agencia EFE