121-118. Los Celtics rugen ante los Warriors

Chicago (EE.UU.), 19 ene (EFE).- Los Boston Celtics dieron una prueba de fuerza este jueves al remontar y doblegar 121-118 a los Golden State Warriors en una reedición de las Finales del año pasado, lo que les dio la séptima victoria consecutiva en casa y la octava seguida en la NBA.

Abajo en el marcador en la mayoría del duelo, los Celtics reaccionaron a tiempo y forzaron la prórroga con un gran triple de Jaylen Brown, antes de hundir a unos Warriors que siguen sin poder ganar como visitantes a equipos con balance positivo (0-11).

Ganaron solo cinco de 23 partidos lejos de San Francisco los hombres de Steve Kerr, que se rindieron el TD Garden, donde el pasado junio se coronaron campeones de la NBA.

Tatum, pese a sus siete balones perdidos, acabó con números sobresalientes. Firmó 34 puntos, con 19 rebotes y seis asistencias y superó los treinta puntos por quinta vez en sus últimos seis partidos.

Jaylen Brown, que llevaba tan solo tres puntos hasta el tercer período, anotó trece a partir de entonces (16 en total) y acabó dando una aportación decisiva para mantener a los Celtics en lo más alto del Este.

Además, el dominicano Al Horford selló un doble doble de veinte puntos y diez rebotes, con tres taponazos y jugadas clave en la prórroga.

La reacción de los Celtics tumbó a unos Warriors en los que Steph Curry firmó 29 puntos, con seis triples, uno de ellos desde el centro de la pista, apoyados por los 24 de Klay Thompson y los 24 de Jordan Poole.

Además, Draymond Green rozó el triple doble con once puntos, trece rebotes y nueve asistencias y Andrew Wiggins aportó veinte puntos.

GRAN ARRANQUE DE LOS 'SPLASH BROTHERS'

El escenario de las últimas Finales motivó a los 'Splash Brothers', que llevaban ya cuatro triples cada uno al descanso. Thompson acumulaba veinte y Curry alcanzó los quince con un robo a Tatum y una canasta desde el centro de la pista que dio ventaja 55-54 a los Warriors justo antes de irse a los vestuarios.

Hasta 46 de los 55 puntos llevaron las firmas de Thompson, Curry y Jordan Poole, quien contribuyó con once puntos para unos Warriors que hicieron daño desde el perímetro. Llevaban ya diez triples al descanso por los cuatro de los Celtics.

Sin brillar, el equipo de Joe Mazzulla aguantó ese ritmo empujado por diez puntos de Al Horford y por los trece de Tatum, que guió un parcial de 9-0 de los Celtics que les dio ventaja 44-42, antes de la espectacular jugada de Curry.

TATUM Y BROWN COGEN RITMO

Si los Warriors salieron a morder desde el principio, los Celtics tardaron en encontrar ritmo, pero en el tercer período, con los campeones en control (81-72) saltó la chispa y la intensidad del duelo se disparó.

Los Celtics tuvieron un día complicado en tiros, pero la intensidad defensiva, con Horford dando el ejemplo, y las jugadas de un Tatum y Brown que fueron metiéndose en el partido, permitieron a los hombres de Mazzulla volver a equilibrar el marcador.

El cuarto período alcanzó intensidad de 'playoffs', con intercambio de golpes, taponazos y errores por ambos lados. El ataque de los Warriors fue frenado además por la tempranera quinta falta de Thompson, con diez minutos por jugar en el cuarto período.

LOS CELTICS, INTRATABLES EN LA PRÓRROGA

Aún sin brillar, con tres evitables balones perdidos en los últimos tres minutos, Tatum permitió a los Celtics acercarse y Brown conectó un gran triple con 18 segundos por jugar para igualar el duelo 106-106. Curry tuvo el último balón, pero la buena defensa de Horford forzó la prórroga.

Fue en ese momento cuando los Celtics retomaron ventaja por primera vez desde el 54-52 del segundo cuarto.

Un parcial de 8-0, con triples de Horford y Tatum lanzaron al equipo de Mazzulla y tumbaron de forma definitiva a los Warriors, en los que Klay Thompson acabó su partido entre polémicas tras su sexta falta.

MOMENTO DE SILENCIO PARA CHRIS FORD

Ambos equipos guardaron un momento de silencio en los prolegómenos del partido para honrar la memoria de Chris Ford, fallecido esta semana a los 74 años.

Ford fue campeón de la NBA con los Celtics en 1981 y fue el jugador que conectó el primer tiro de tres puntos en la historia de la NBA, el 12 de octubre de 1979 en un partido contra los Houston Rockets.

Fue además doble campeón de la NBA como técnico asistente de los Celtics, a los que dirigió como primer entrenador de 1990 a 1995.

Andrea Montolivo

(c) Agencia EFE