Los 14 momentazos del Real Madrid en la Champions

·10 min de lectura
Momento del remate de Zidane para marcar el 2-1 al Bayer Leverkusen (Photo: DAMIEN MEYER via Getty Images)
Momento del remate de Zidane para marcar el 2-1 al Bayer Leverkusen (Photo: DAMIEN MEYER via Getty Images)

Momento del remate de Zidane para marcar el 2-1 al Bayer Leverkusen (Photo: DAMIEN MEYER via Getty Images)

Un único deseo: ganar la ‘Decimocuarta’, el ordinal que más ansia el madridismo para coronar una Champions League que, pase lo que pase en la final, ya forma parte de la historia blanca. Tres remontadas, a cuál más difícil, para alimentar más la leyenda blanca en Europa.

Hablar del Real Madrid es hacerlo de innumerables títulos, pero, sobre todo, es hablar de esa palabra, “Europa”. La Champions (con las antiguas denominaciones Copa de Europa y Liga de Campeones) es SU competición, la que el Bernabéu siempre exige, muy por encima de Ligas, Copas del Rey o cualquier otro premio.

El palmarés blanco obliga a aspirar siempre a conquistar la ‘orejona’, como se conoce al trofeo continental. Y echando la vista atrás, la historia regala infinidad de momentazos para mayor gloria de la parroquia blanca. No obstante, no todo han sido rosas en su camino europeo. Por el camino quedan algún sonado batacazo y algún doloroso episodio, porque 67 años de participación dan para mucho:

1. La primera, para el primero

Corrían los años 50. El proyecto de impulsar el fútbol en Europa y el mundo dio lugar a un invento llamado Copa de Europa. 16 equipos se lanzaron a la aventura tras muchas negativas y, entre los participantes, un Real Madrid que comenzaría su era dorada.

Los Di Stéfano, Gento y compañía estrenaron la competición a lo grande, batiendo al Servette suizo en octavos, al Partizán de Belgrado en cuartos, al Milán en semifinales y, en la final, al Stade Reims francés, por un ajustado 4-3. Era 13 de julio de 1956, el Madrid alzaba su primera Copa de Europa. ¿Dónde? En París. La historia comenzaba.

2. En casa, como en ningún sitio

Momento de la final en 1957 (Photo: REAL MADRID)
Momento de la final en 1957 (Photo: REAL MADRID)

Momento de la final en 1957 (Photo: REAL MADRID)

Es la única ocasión en la que el Real Madrid ha tenido la posibilidad de jugarse el título en su estadio, el Santiago Bernabéu. Su éxito en la primera edición le abrió las puertas a ser anfitrión de la segunda final, en 1957.

Enfrente, la Fiorentina, que aunque se defendió hasta el límite, terminó claudicando en los minutos finales con goles de Di Stéfano y Gento. Tocaba fiesta en casa, un logro que aún no ha podido revivir.

3. Repóker de títulos... un hito jamás repetido (ni de cerca)

Por no hacer el texto interminable nos saltamos los triunfos de 1958 y 1959. El repóker, el ciclo perfecto, se cierra en 1960, cuando los blancos consiguen su quinta Copa de Europa, en Glasgow, otro terreno que volvería a ser ‘conquistado’ décadas después. Cinco de cinco, envidia del mundo de entonces y aún ahora.

Aquello fue una fiesta del fútbol. Con un torneo ya consolidado a nivel internacional y más extenso en participantes, el Madrid coleccionó goleadas desde octavos, incluyendo un balance de 6-2 contra el Barcelona en semifinales.

La final fue un escándalo de poderío blanco. Empezó perdiendo pero acabó apalizando 7-3 al Eintracht de Frankfurt, con un póker de goles de Puskas y un hat-trick de Di Stéfano. No se podía saber entonces, pero era 1960 y el Real Madrid conseguía algo que nadie ha conseguido aún... ni de cerca, levantar la quinta Copa de Europa seguida.

4. Gento, la leyenda de las seis Copas de Europa

Gento posa con una de 'sus' copas en un homanaje en el Bernabéu (Photo: David R. Anchuelo via Getty Images)
Gento posa con una de 'sus' copas en un homanaje en el Bernabéu (Photo: David R. Anchuelo via Getty Images)

Gento posa con una de 'sus' copas en un homanaje en el Bernabéu (Photo: David R. Anchuelo via Getty Images)

La historia señala un nombre al hablar de Champions o su denominación original: Paco Gento. La ‘Galerna del Cantábrico’ es el único futbolista que cuenta con seis títulos en su palmares, los cinco iniciales y el de 1966.

Ya veterano, pero con cuerda aún, Gento hizo de referente de aquel ‘Madrid ye-yé‘, y participó de la ‘orejona’ conseguida en el estadio de Heysel (Bruselas), tristemente conocido tiempo después por la tragedia ocurrida en 1985, en la previa de otra final de Copa de Europa.

5. La última final perdida... precisamente ante el Liverpool

“Las finales no se juegan, se ganan”, dice un habitual refrán deportivo. Y en la inmensa mayoría de los casos el Real Madrid ha cumplido con él. Solo en tres de las 16 finales ha caído: 1962, 1964 y, especialmente 1981, un antecedente más doloroso por ser el rival que fue. Entonces, el Liverpool de Dalglish, Kennedy y con Bob Paisley en el banquillo sentenció al Madrid con un postrero gol de Alan Kennedy. La ‘Séptima’ tendría que esperar, tanto que ni se imaginaba entonces.

6. El pisotón de Juanito a Matthäus

No es un título, ni siquiera es algo bonito, pero es un hito en el paso del Real Madrid por la, entonces, Copa de Europa. En 1987, los merengues regresaron a la máxima competición tras dos triunfos seguidos en la UEFA. Se plantaron en semifinales contra el Bayern Múnich. Durante décadas, el gran equipo germano fue el rival principal del Madrid, también aquel día.

En la ida de semifinales, totalmente decantada ya a favor del Bayern, Mattäus se lanza muy duro contra Chendo, que se revuelve y tira al alemán. Justo cuando este caía aparece Juan Gómez ‘Juanito’, que le pisotea primero en la espalda y, ya con el árbitro al lado, en la cabeza. Una agresión injustificable que conlleva la expulsión automática del malogrado jugador malagueño. “El ‘yo malo’ ha podido al ‘yo racional’”, reconocía instantes después, avergonzado. 35 años después, ese arrebato de furia no se olvida.

7. Y llegó: la ‘Séptima’ de Mijatovic

Los más críticos infravaloran el mérito de las seis primeras Copas por ser “en tiempos de Franco” o “en blanco y negro”. En 1998, la ‘reconquista’ de Europa ya era una obsesión en la parroquia blanca, tras décadas de fracasos, remates al palo y muchos ‘uy’, también con la brillante ‘Quinta del Buitre’.

En esa edición los de Heynckes pasaron con contundencia por su grupo, por cuartos y semifinales hasta plantarse en otra final, ante la Juventus de Del Piero y un tal Zinedine Zidane. La historia del partido no hace falta ni recordarla: un balón suelto, Mijatovic como el más listo de la clase y un gol que ya es historia del fútbol, del madridismo y de la polémica. 24 años después aún hay quien defiende que fue fuera de juego. Pero el gol subió. Y con él, la secuencia de fotos de Mijatovic corriendo eufórico.

El Madrid volvía a conquistar Europa.

Momento de la carrera de Mijatovic tras su gol (Photo: Neal Simpson - EMPICS via Getty Images)
Momento de la carrera de Mijatovic tras su gol (Photo: Neal Simpson - EMPICS via Getty Images)

Momento de la carrera de Mijatovic tras su gol (Photo: Neal Simpson - EMPICS via Getty Images)

8. Una volea para la historia

Para la FIFA es el mejor gol en la historia de la Champions, para otros no tanto, pero en lo que no hay debate posible es que el gol de Zidane en la final de Glasgow 2002 es una maravilla.

Minuto 45 del primer tiempo, 1-1 en el marcador. Un pase largo de Solari, un centro de Roberto Carlos desde la banda izquierda y... lo que sucedió a continuación es mejor verlo:

El Real Madrid terminó ganando esa final ante el Bayer Leverkusen. La ‘Novena’ siempre será ‘la del gol de Zidane’.

9. El penalti de Ramos a las nubes

La edición de 2011-2012 guardaba una amarga sorpresa a los merengues. La semifinal contra el Bayern —¡otra vez el Bayern!— se iba a decidir en el Bernabéu, en los penaltis para más tensión, tras un acumulado de 3-3. Los de Mourinho sentían la presión de su estadio a un paso de la final. Y la tanda de penaltis fue un desastre, con fallos de Cristiano, Kaká y el mencionado Ramos. Tres garantías de éxito.

De todo, el momento que queda grabado es el fallo de Sergio Ramos, que la mandó alta, muy alta, tanto como llegaron los memes de su pifia. En su haber queda que poco después se ‘vengó’ con otro penalti maravilloso con España en un arreón de amor propio.

10. La ‘Décima’ del ‘gol de Ramos’

Momento del remate de Sergio Ramos en Lisboa (Photo: MIGUEL RIOPA via Getty Images)
Momento del remate de Sergio Ramos en Lisboa (Photo: MIGUEL RIOPA via Getty Images)

Momento del remate de Sergio Ramos en Lisboa (Photo: MIGUEL RIOPA via Getty Images)

Los seguidores del Atlético van a pasar este punto rápido. Eran campeones de la Champions League de 2014 hasta 12 segundos antes del final del partido. Pero un córner de Modric y un remate de cabeza magistral de Sergio Ramos cambiaron la historia.

Apenas se recuerda que ese gol llevó el duelo a la prórroga y que en el tiempo extra el que marcó el gol que decantó todo fue Bale, el polémico Bale. Luego llegarían el 3-1 y el 4-1 final.

La ‘Décima’ con Ancelotti al mando fue, es y será, la del ‘gol de Ramos’. Ya nadie se acordaba del penalti de dos años antes.

11. El penalti de Juanfran en 2016

Se repetía la historia: dos años después de Lisboa, Madrid y Atleti volvían a verse en una final de Champions. Y si aquella acabó en la prórroga, esta fue más lejos, en los penaltis.

Un polémico gol de Ramos (otra vez él) y la respuesta de Carrasco llevaron el partido al tiempo extra. Esta vez no hubo cambios y el título se decidió en la suerte suprema, en concreto cuando le tocó al rojiblanco Juanfran. Era el cuarto lanzamiento del Atlético, aún sin fallos, pero la mandó al poste. Su cara era un poema. Solo faltaba Ronaldo por lanzar y no falló. El portugués certificó la ‘Undécima’

12. Dos chilenas para la historia: CR7 y Bale se exhiben en 2018

La última Champions del Madrid hasta ahora tiene dos grandes protagonistas: Cristiano Ronaldo y Gareth Bale. Ambos protagonizaron dos chilenas antológicas. CR7 ante su futuro equipo, la Juventus, y ante la afición italiana, que acabó aplaudiendo rendida por lo que acababa de ver.

Bale subió la apuesta: otra acrobacia fantástica, pero en la final, ante el Liverpool. ¿Cuál es mejor?

13. El último ‘descalabro’: los octavos de 2019

Después de una trienio insuperable entre 2016 y 2018 tocó volver a años duros. Sin Ronaldo, sin Zidane, 2019 fue una temporada dura para el Real Madrid. Primero con Lopetegui, luego con Solari y, finalmente, con Zidane de vuelta a modo de salvador... el milagro no fue posible. En una semana nefasta, el Madrid se despidió de Liga, Copa y Champions. Especialmente sonado fue el batacazo ante el Ajax, que les valupeó en el Bernabéu con un 1-4 en la vuelta de octavos. Un año después, se repitió la despedida en octavos, ante un Manchester City superior en plantilla y juego, pero el baño de realidad de 2019 tardó tiempo en cicatrizar.

14. Las remontadas al límite de 2022

No podía faltar lo que ha ocurrido en las últimas tres citas en el Bernabéu. Independientemente de lo que pase en la final, la leyenda blanca se nutrirá de las tres remontadas en esta Champions, todas en casa. En octavos, cuartos y semifinales, el Real Madrid tumbó al PSG, al Chelsea y al Manchester City, respectivamente. A priori, tres buenas victorias, pero con trasfondo.

El ‘todopoderoso’ PSG del ya no tan querido Mbappé se impuso 1-0 en la ida. Y se puso 0-1 en el Bernabéu. Todo parecía perdido, pero Benzema, con su triplete en 17 minutos, ayudado por Vinicius y el meta parisino, dio una vida extra al madridismo. Venía el Chelsea. En Londres parecía todo resuelto. 1-3 y la vuelta en casa, con todo a favor. Pero el Madrid... es el Madrid, y se vio contra las cuerdas al ponerse 0-3 el Chelsea. Entonces, apareció Rodrygo en el minuto 80. Prórroga de milagro y en el tiempo extra... milagro: gol de Benzema y el Madrid a semis.

Lo de semifinales no da para un párrafo, da para un libro. La ida fue una oda al fútbol de ataque, del que el Madrid salió vivo a base de levantarse tras cada golpe. 4-3 se impuso el City de Guardiola, incapaz de tumbar al rival. El Bernabéu iba a dictar sentencia y lo hizo. Tras el 0-1 inglés en el tramo final, el Real Madrid de las remontadas resurgió. En el descuento, Rodrygo hizo un doblete y llevó el partido a la prórroga, para desesperación de Guardiola. La prórroga fue toda blanca y, en ella, Benzema sentenció de penalti. ¡La locura!

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente