Un 2020 sin triunfos siembra dudas en la selección de Costa Rica

Agencia EFE
·3 min de lectura

San José, 17 nov (EFE).- La selección de fútbol de Costa Rica cerró su actividad del 2020 sin haber ganado un solo partido y con un nivel que ha sembrado dudas con miras a un año 2021 lleno de torneos oficiales que dejarán poco espacio para la experimentación.

La derrota 2-1 el pasado lunes frente al País Vasco, fue el reflejo de lo que ha sido la selección costarricense durante un 2020 atípico por la pandemia de la covid-19, en el que no pudo ganar ninguno de los 5 partidos que disputó.

Las críticas al seleccionador Ronald González no se han hecho esperar entre aficionados y medios de comunicación, especialmente porque la derrota del lunes fue ante un rival que no es una selección oficial.

UN AÑO PARA EL OLVIDO

En este 2020 Costa Rica solo jugó 5 partidos debido a las restricciones sanitarias a las que ha obligado la pandemia.

Tres de esos partidos los jugó con futbolistas de la liga local y muchos juveniles y solo en los últimos dos, disputados este noviembre, pudo contar con los que militan fuera de Costa Rica.

En marzo contra Estados Unidos los ticos cayeron 1-0, y por el mismo marcador perdieron los dos partidos en casa que disputó contra Panamá en octubre.

Para el mes de noviembre Costa Rica sufrió para empatar 1-1 ante Catar en Austria, y cerró el año con la derrota 2-1 del pasado lunes contra el País Vasco.

"Estoy triste y molesto de que no hemos podido ganar en los últimos partidos. Estoy contento con el rendimiento de muchos de los jugadores, pero estoy bastante incómodo porque no hemos podido ganar y eso lo asumo yo como responsable del equipo", declaró el seleccionador González tras el partido ante el País Vasco.

La última victoria de Costa Rica se remonta al 14 de noviembre de 2019 cuando se impuso 1-2 a Curazao.

DUDAS A LAS PUERTAS DE UN AÑO CARGADO

Las dudas sobre el nivel del equipo se han acrecentado con miras a un 2021 que estará lleno de competencias oficiales y casi sin espacio para más experimentación.

Las únicas fechas disponibles para partidos amistosos serán las dos de marzo, ya que después Costa Rica disputará la ronda final de la Liga de Naciones en junio, al mes siguiente será Copa Oro de la Concacaf y los siguientes espacios del año corresponderán al inicio de la eliminatoria al Mundial de Catar 2022.

Tras la generación dorada que llevó a Costa Rica a los mundiales de Brasil 2014 y Rusia 2018, de la cual aún hay una buena base, la selección ha tenido problemas para encontrar el relevo generacional de piezas claves, especialmente en el medio campo y el ataque.

El seleccionador González ha dado oportunidad a jugadores jóvenes y veloces por los costados como los delanteros Ariel Lassiter, Luis Díaz y Randall Leal, que juegan en la MLS estadounidense, pero aún no consiguen consolidarse en el once estelar.

En el ataque, Joel Campbell y Johan Venegas son jugadores experimentados que suelen formar parte de la titular, mientras el seleccionador sigue en búsqueda de un nuevo '9'.

En el medio campo tampoco se ha encontrado el relevo del veterano Bryan Ruiz, quien ha expresado su deseo de continuar en la selección.

Ruiz pasó dos años sin jugar en el Santos brasileño y regresó a mediados de este año al Alajuelense costarricense en busca de ritmo y ser convocado a la selección, lo cual aún no ha sucedido.

El joven Bernald Alfaro es el que ha irrumpido en la selección con buen suceso y se proyecta como el futuro reemplazante del experimentado Celso Borges.

En la zona defensiva también han surgido dudas tanto en los laterales como en el centro, donde se sigue manteniendo una base veterana con futbolistas como Óscar Duarte, Kendall Waston, Giancarlo González y Cristian Gamboa.

La portería parece ser la zona más sólida de Costa Rica con Keylor Navas como estelar indiscutible y con suplentes de buen nivel como Leonel Moreira y Esteban Alvarado.

(c) Agencia EFE