2021, un año de esperanza por la vacuna, según el ministro de Sanidad alemán

Agencia EFE
·3 min de lectura

Berlín, 13 ene (EFE).- El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, dijo este miércoles ante la cámara baja del parlamento (Bundestag) que, pese las altas cifras de contagios de coronavirus, 2021 es también "un año de la esperanza" por el comienzo de la campaña de vacunación.

"Vivimos un tiempo de contrastes, por un lado vivimos un tiempo álgido de la pandemia. Pero por otro lado se han logrado desarrollar vacunas a una velocidad que no se había visto nunca antes. Vivimos un tiempo de esperanza", dijo Spahn.

El ministro agregó que hasta el momento han sido vacunadas más de 750.000 personas y se mostró satisfecho por el comienzo de la campaña pero a la vez admitió que ha habido tropiezos y que se tiene que aprender de los errores.

"Está bien que haya críticas. El que gobierna tiene que explicarse. En democracia no creemos en verdades absolutas sino que apostamos por el intercambio de argumentos basados en los hechos", dijo.

La comunicación, agregó, es importante para disipar dudas sobre la vacuna ya que, dijo, "solo si a lo largo de este año la gran mayoría de la gente está dispuesta a vacunarse podremos vencer el virus".

DEFENSA DEL CAMINO EUROPEO PARA ADQUIRIR LA VACUNA

Spahn defendió contra algunas críticas que los contratos con los fabricantes para adquirir las vacunas se hayan hecho a través de la Unión Europea (UE) en lugar de haber optado por una vía nacional.

"Es correcto que hayamos seguido el camino europeo. No solo podemos invocar a Europa en discursos de domingo. Seguir el camino europeo es en interés de Alemania", dijo Spahn

El ministro reiteró que se han asegurado suficientes dosis, aunque no de manera inmediata, y que aunque probablemente algunos países como Francia o Alemania hubieran podido negociar por su cuenta otros miembros de la UE no hubiesen tenido esa posibilidad lo que hubiera acarreado problemas a largo plazo.

"Si en el sur y en el este no hubiera vacunas de Europa, ¿quién hubiera llenado el vacío? ¿China, Rusia?", dijo Spahn, quien agregó: "¿Qué señal hubiéramos enviado a nuestros socios europeos? ¿Como podríamos pedir confianza en Alemania y en Europa?".

Además, el haber abandonado el camino europeo no hubiera resuelto el problema de las capacidades de producción, según el ministro, que es lo que hace que la vacuna sea actualmente un bien escaso en todo el mundo.

NECESIDAD DE PRIORIDADES

La escasez de dosis, que se irá resolviendo a medida que aumenten las capacidades de producción y a medida que otras vacunas sean autorizadas, hace necesario establecer prioridades en la campaña de vacunación, refirió Spahn en el Bundestag.

En ese contexto, Alemania ha optado en una primera fase iniciar por los hogares de ancianos lo que, según el ministro, también explica cierta lentitud en el comienzo de la campaña puesto que implica el desplazamiento de equipos móviles.

Después probablemente el ritmo podrá aumentar y Spahn dijo que esperaba que hasta el verano todos los alemanes hayan tenido la posibilidad de vacunarse.

En el segundo trimestre del año, según el ministro, la situación será mejor que ahora puesto que la farmacéutica alemana BioNTech, que desarrolló la vacuna conjuntamente con la estadounidense Pfizer, podrá haber aumentado sus capacidades de producción gracias a una nueva fábrica.

Además, ya han llegado las primeras dosis de Moderna, la segunda vacuna autorizada, y es de esperar la autorización de otras como la de AstraZeneca.

(c) Agencia EFE