71-86. El Real Madrid prolonga su racha europea ante el Zenit de Ayón

Redacción deportes, 29 nov (EFE).- El Real Madrid prolongó este viernes en casa del Zenit de San Petersburgo (71-86) su buena racha en la Euroliga, en un choque en el que los argentinos Facundo Campazzo y Gabriel Deck tiraron del carro blanco para sumar el sexto triunfo seguido en la máxima competición continental ante un rival en el que Gustavo Ayón le puso las cosas difíciles por momentos a su antiguo equipo.

Sufrió más de la cuenta el equipo blanco Madrid en su primera visita al Zenit St. Petersburgo, debutante en la competición y colista, para lograr otra victoria más que le mantiene en la parte alta de la clasificación (8-3), igualando además la mejor racha en la presente edición de la competición continental con seis triunfos consecutivos.

Como ocurriese en la última victoria ante el CSKA Moscú, la conexión argentina entre Campazzo y Deck comenzó a funcionar desde el arranque, capitalizando los 13 primeros puntos de los blancos (8-13). Con la lección bien aprendida, el Zenit del español Joan Plaza no dejó correr con soltura a los de Laso y reaccionó de la mano del exvalencianista Will Thomas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Ante la ausencia del lesionado Sergio Llull, Fabien Causeur fue el encargado de soltar las muñecas con una bandeja inverosímil y un triple lejano que distanció ligeramente a los madridistas. Pero la entrada desde el banquillo de un Ayón extramotivado ante sus ex compañeros, y el acierto de Mateusz Ponitka desde el perímetro volvió a acercar pronto a los rusos (19-22, min 10).

El segundo cuarto, pese a iniciarse con un tapón de Tavares, mantuvo la misma tónica, con el Zenit bastante más lúcido desde los 6,75 metros que en sus cuatro derrotas precedentes en casa (Barcelona, Panathinaikos, CSKA y Khimki). El recuperado para la causa Trey Thompkins también exhibía su puntería con un triple más tiro libre adicional.

Sin embargo, Ayón quiso impartir cátedra en ataque y, marcando territorio en la pintura, bailó una y otra vez a Jordan Mickey con 10 puntos en la primera mitad. También el francés Andrew Albicy se puso el mono de trabajo y con dos tiros libres puso por delante por primera vez al cuadro ruso en el choque, obligando a Pablo Laso a parar el partido con 31-28.

Rudy Fernández saltó a pista para dejar su impronta y responder con un triple que ponía de nuevo la igualada. Desde ahí, velocidad de crucero de los madridistas, estableciendo un parcial de 0-9 protagonizado por Jaycee Carroll y Nico Laprovittola que ponía la máxima diferencia (33-42). Albicy mantenía el pulso con otro canastón que dejaba todo abierto al descanso.

Al entreacto se llegó con 37-44, con un Madrid que supo castigar a la perfección los errores de un rival que, pese a ser el actual colista de la competición, le sorprendió por momentos y llegó a ponerse por delante.

Tras el paso por las casetas, la puesta en escena del Real Madrid fue toda una declaración de intenciones. Ante un Zenit que salió desorganizado, los blancos supieron hurgar en la herida y aprovecharon el desatino local, que se prorrogó hasta los 4 primeros minutos del tercer cuarto, para poner los 20 puntos de diferencia (37-57).

Fue el mexicano Gustavo Ayón quien puso fin a la sequía para dar impulso significativo a los suyos. Unos minutos espléndidos de Evgeny Voronov en un toma y daca constante sobre el parqué devolvían, en tan solo dos minutos, el parcial a los suyos (47-59) y obligaban a Laso a impartir una charla ante la relajación blanca.

El Zenit aceptó el tú a tú y el encuentro se convirtió en un correcalles en el que Voronov jugó absolutamente desinhibido. En plena remontada y con el Sibur Arena encendido, un oportuno robo de Campazzo facilitó el contraataque del Madrid que Rudy, dejando atrás sus dos fallos anteriores, se encargó de transformar desde la línea tres puntos.

Con este triple del español se cerró el tercer cuarto, que dejaba la decena de puntos de ventaja a favor del Madrid (56-66), pero con todo por decidir en un último periodo que se antojaba crucial.

El triple de Thompkins no tranquilizó los nervios del Madrid, que jugó con fuego incapaz de frenar a Voronov y encomendado a los vitales rebotes de Gabriel Deck y Walter Tavares (12). A falta de 6 minutos (del 56-69 al 64-69), los cinco puntos de distancia no eran renta suficiente para soltar el pie del acelerador. Consciente, el cuadro madridista apretó en defensa.

Un triple de Rudy puso de nuevo los diez puntos de diferencia, encarrilando una victoria que, ante los exhaustos tiradores rusos, Campazzo y Tavares se encargaron de confirmar. Manteniendo a raya al Zenit en el tramo final, los madridistas gestionaron su sexta victoria consecutiva, tercera ante un equipo ruso, para el 71-86 final y seguir una jornada más en alza y en la parte noble de la clasificación

La única nota positiva fue la retirada de Nico Laprovittola en el último cuarto. El internacional argentino tuvo que retirarse al banquillo con molestias en un tobillo y ya no volvió a jugar.

- Ficha técnica:

71 - Zenit San Petersburgo (19+18+19+15):, Renfroe (-), Ponkrashov (-), Thomas (13), Voronov (17) e Iverson (2) -quinteto inicial-, Ayón (18), Hollins (2), Albicy (7), Ponitka (10), Abromaitis (-) y Trushkin (2).

86 - Real Madrid (22+22+22+20): Campazzo (19), Causeur (11), Deck (15), Randolph (4) y Tavares (6) -quinteto inicial-, Rudy Fernández (11), Laprovittola (3), Thompkins (7), Mickey (4) y Carroll (6).

Árbitros: Christos Christodoulou (GRE), Saso Petek (SVN) y Anne Panther (ALE). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada de la fase regular de la Euroliga disputado en el Sibur Arena ante 6.184 espectadores.

Otras historias