8 futbolistas argentinos que son los ídolos máximos en un equipo europeo

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Joaquín Jary
·4 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

8. Javier Pinola

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Poco se habla de la relación que forjó el actual defensor de River Plate con Nuremberg, club alemán donde jugó más de 10 temporadas entre 2005-15 y obtuvo la Copa de Alemania. Tiene una tribuna a su nombre. En algún momento volverá...

7. Diego Simeone

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Con Atlético Madrid, el Cholo jugador obtuvo el histórico doblete (Liga y Copa) en 1996, pero como DT logró siete títulos: desde Copa del Rey a UEFA Europa League. Ganó el premio de mejor entrenador de la década. El Aleti lo ama, porque sabe que con él al mando nunca dejarán de competir.

6. Mario Kempes

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Valencia lo compró por 300K dólares por su gran nivel en Rosario Central. Se pagó solo: disputó 246 partidos y convirtió 149 goles; tres títulos. El Matador es el máximo ídolo de la historia del club.

5. Alfredo Di Stéfano

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

De Barracas, Buenos Aires, para el mundo. Alfredo ganó absolutamente todo en Real Madrid. Hasta su fallecimiento en 2014 fue presidente honorario de La Casa Blanca. Marcó una época a nivel mundial (1950-60) y le abrió a los argentinos un lugar en el exterior.

4. Javier Zanetti

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Desde su retiro, el carril derecho está de luto. Aún no encontró un jugador que lo ocupe con tanta vocación como lo hacía el. El Pupi con el Inter ganó 16 títulos -hasta una Champions League- en 858 partidos (más de 19 temporadas). Actualmente es manager deportivo del club. Leyenda.

3. Sergio Agüero

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En junio se marcha del Manchester City, en busca de un nuevo desafío que lo aleje de la consola de videojuegos y le vuelva a encender el fuego interno por la pelota y la competencia. Tendrá su estatua en el Etihad Stadium: claro, si ganó 13/26 títulos que hay en las vitrinas celestes y es el máximo goleador de la historia del club con 257 goles. Como dijo Guardiola, Maradona-Italia, Messi-España, Agüero-Inglaterra. Ellos son los conquistadores.

2. Lionel Messi

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La Pulga le devolvió al Barca todo aquello que lo convirtió en un gigante. Del pibe de Rosario que buscaba un club que le solvente el duro tratamiento para su crecimiento a estar entre los mejores jugadores de la historia. Este sí ganó todo, pero sobre todo enamoró a la afición con su bello juego y su completa humildad. Esta historia no puede terminar mal...

1. Diego Maradona

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En 1984 llegó a Napoli en plena rebelión cultural, nada mejor para un hombre todoterreno que no solo influía con la pelota en sus pies: ganó e hizo ganar adentro y afuera del campo de juego el derecho de competir y también a la dignidad social. Fue contra los del Norte de Italia que los menospreciaban. Y además, en las ocho temporadas en que estuvo, obtuvo cinco títulos: desde la Serie A a la UEFA. ¿Cómo no va a ser el Dios Napolitano? Lo peor es que Pelusa tenía miedo que no lo quieran, que lo olviden... Te extrañamos todos los días, diez.