La historia tras el falso vídeo de abuso policial en Lugo

Asier Martiarena
·4 min de lectura
Captura de la violenta actuación policial en Barreiro, Portugal
Captura de la violenta actuación policial en Barreiro, Portugal

Si todavía no lo han recibido, estarán a punto de hacerlo, porque el vídeo se está viralizando por whatsapp y twitter. Se trata de un abuso policial por el que hasta cuatro agentes, en las inmediaciones se observa a un quinto pero finalmente no interviene, se ensañan con un joven con las manos a la espalda. El arrestado, tras ver como uno de los policías se le encaraba señalándole con el dedo a pocos centímetros de su cara, se atrevió a hacer lo mismo. Es decir, rebatirle con un simple gesto con sus manos. Y a partir de ahí... juzguen ustedes mismos

El vídeo muestra cómo los agentes se extralimitan agarrándole con fuerza del cuello y del brazo para, finalmente, golpearle en las piernas intentando que pierda la vertical y caiga al suelo.

Se está difundiendo que esta lamentable situación ha sucedido en Barreiros, Lugo. Cuando en realidad es en Barreiro, distrito de Setúbal, en la región de Lisboa (Portugal). Independientemente de sí es un fallo intencionado o fortuito, esta imponente difusión del vídeo en España refleja el sentir creciente en la sociedad tras los lamentables incidentes del pasado fin de semana en Linares, Jaén.

Lo recordarán, dos policías -presuntamente fuera de servicio- agredieron brutalmente a unpadre y a su hija de 14 años en un terraza de un bar después de que el progenitor les reprendiera por los comentarios hacia la menor de edad. La difusión de los vídeos, en los que además de la excesiva violencia se aprecia la chulería exhibida por los agentes bravucones, desató una indignación que acabó con una improvisada manifestación en las calles Linares.

Una protesta en plenas restricciones sanitarias que fue tan multitudinaria que hace sospechar que la indignación no fue de un día sino que llevaba tiempo larvándose. Que lo del pasado viernes no fue algo puntual. 

Después llegaron los disturbios en las calles. Actos vandálicos condenables que, no obstante, fueron superados por otra polémica policial. Un joven de 21 años y una mujer acabaron la noche en urgencias por el disparo de fuego real de uno de los Policías. Un acto que el Cuerpo Nacional de Policía tildó de "error", pero que no ayuda a que las aguas vuelvan a su cauce.

A partir de ahí, se ha podido escuchar mas de un lamento y disculpa policial. Un gesto que hay que aplaudir. Pero fue algo a título personal. Es cierto que no hay que criminalizar a todo el colectivo. Ni mucho menos. Pero también hay que apuntar que la Policía Nacional podía haberse referido al nefasto suceso de Linares en sus redes sociales. Las mismas que sí empleó para pedir precaución en la celebración del Carnaval o para recordar cuál es el uso correcto de las mascarillas valiéndose de un simpático perro. Por no hablar del silencio del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Eso del lado de la Policía Nacional. Y del otro lado convendría tener más cuidado para no difundir bulos que crispen el ambiente de tensión que se vive tras lo sucedido el fin de semana en Linares y, ayer mismo, en algunas zonas de Cataluña y Valencia tras el ingreso en prisión del rapero Pablo Hasél. Que el vídeo que abre este blog tuviera lugar en Portugal y no en Galicia no rebaja la gravedad de los hechos, pero enrarece aún más el ambiente tras meses de estado de alarma

En Portugal, mientras tanto, se ha abierto una investigación interna por la detención del joven del vídeo por infringir las restricciones sociosanitarias impuestas en Portugal a causa de la pandemia. Detención que propició el descubrimiento de sustancias estupefacientes así como un arma blanca de tipo 'mariposa', cuyo uso está prohibido, pero que en ningún caso justifican la actitud de los agentes como demuestra la detención de al menos uno de ellos.

En vídeo | Un joven herido en Linares tras los disparos de la Policía con un arma de postas

Te puede interesar: