La alarmante desigualdad a la hora de acceder a la universidad

El informe ‘La contribución socioeconómica del sistema universitario español’ realizado por La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Conferencia de Consejos Sociales de las Universidades Españolas (CSS) señala que la universidad española no admite a todos los alumnos por igual. El documento califica a la universidad como un ‘importante ascensor social’, una palanca que ayuda a los jóvenes de familias desfavorecidas a ascender profesionalmente. Sin embargo, el acceso de muchos está limitado por sus circunstancias personales.

Los rectores explican que el acceso a la universidad está condicionado por varios factores: el estatus profesional, el tipo de ocupación y sector de actividad de los progenitores, el nivel de renta familiar, el tamaño del municipio de residencia, la situación laboral de los padres o, incluso, el sexo del individuo.

El nivel educativo y estatus profesional actual de los progenitores es la variable más destacable, según su criterio, puesto que afirman que las posibilidades de que un joven curse estudios superiores pueden aumentar 17 puntos si su madre es licenciada, 13,5 si es el caso del padre. Si ambos son profesionales de alta cualificación, este aumento puede ser de hasta 25 puntos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

También de interés

Facultad de farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Foto: DOMINIQUE FAGET/AFP via Getty Images.
Facultad de farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. Foto: DOMINIQUE FAGET/AFP via Getty Images.

Los hijos de empresarios tienen 3,7 puntos más en cuanto a probabilidades de finalizar sus estudios superiores que aquellos de un trabajador temporal, por ejemplo. El 62,8% de los españoles de familia humilde que han alcanzado un estrato social alto tienen título universitario, frente a un 12% que lo logró con los estudios obligatorios, y disponer de una carrera rebaja la tasa de riesgo de pobreza al 12% frente al 34,8%.

Por el contrario, si los padres no han tenido la oportunidad de estudiar- en muchas ocasiones, por cuestiones económicas- la probabilidad de que sus hijos sigan sus pasos es mucho inferior. Las becas son la única opción, para muchas familias, de garantizar la educación superior a sus hijos. Los rectores hacían una llamada de atención al respecto, pidiendo un aumento de su dotación económica.

La educación superior aumenta la probabilidad de tener un empleo cualificado hasta en un 31,4% y posibilita cambiar la situación social respecto a la del origen familiar. No obstante, este informe deja claro que la educación no hace desaparecer la desigualdad: el origen familiar sigue siendo una influencia importante para los jóvenes estudiantes.

La Universidad española devuelve cuatro euros por cada uno de inversión

El informe también evalúa el impacto de las actividades universitarias en la economía y la sociedad españolas, y anuncia que la universidad española genera 8,3 euros en actividad económica por cada euro público invertido en su financiación y devuelve a las arcas públicas 4,3 euros por euro.

Los campus universitarios aportan 15.991 millones de euros anuales a la sociedad frente a los 6.000 millones de euros de financiación que recibe por parte del Estado. El resto de la financiación, la aportan los estudiantes en forma de tasas. La CRUE sostiene que, con carácter general, la actividad asociada al sistema universitario tiene un impacto de 339.192 ocupados anuales. Es decir, devuelven en impuestos 4,3 euros por cada euro invertido por las administraciones. En conjunto, esta actividad representa un 2,12% del PIB, siendo las universidades responsables del 12% del crecimiento medio de España en los últimos años.

El informe de la CRUE también refleja la preocupación de los rectores por la caída del interés por las carreras científicas y tecnológicas, que califican como "alarmante". La demanda de estudios de ingeniería y ciencias representa solo el 18,4% y el 5,9%, respectivamente, frente a la media del 21,2% y del 8,1% de la UE, en parte, debido a la falta de incentivos por parte del mercado laboral de España para este tipo de carreras tan duras.

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias

Otras historias