Los dos aciertos y tres fallos del Atlético de Madrid en su empate a uno ante el Celta

Adrian Marcos
·3 min de lectura

El conjunto rojiblanco visitaba el estadio de Balaídos con la mirada puesta en certificar su presencia en la próxima Champions League pero el empate a uno no les asegura aún estar entre los cuatro primeros clasificados. Los rojiblancos arrancaron el partido de la mejor manera posible con el tanto de Morata, pero el Celta tomó el control del partido y, tras el paso por los vestuarios, subió el empate al marcador para colocar un resultado justo pero que no deja conforme a ninguno de los equipos.


Aciertos


Efectividad inicial


Ni un minuto tardó el Atlético de Madrid en recuperar el balón en campo rival y trenzar una jugada que terminó con Morata empujando el balón al fondo de la red. Santiago Arias interceptó un pase, combinó en una pared con Marcos Llorente, condujo, se la cedió a Correa dentro del área y el argentino, sin mirar, la mandó al segundo palo donde el delantero español solo tuvo que empujarla.


El entendimiento de Correa y Llorente por la derecha


El flanco diestro fue la zona por la que los de Diego Pablo Simeone generaron más peligro durante los minutos de dominio de la primera mitad. Marcos Llorente comenzó el partido en la banda y Ángel Correa como delantero, pero ambos intercambiaron sus posiciones continuamente para volver locos a los hombres encargados de sus marcas. Arias también se sumó al ataque en varias ocasiones y de sus botas nació la jugada del primer tanto del partido.


Fallos


De más a menos


El Atlético de Madrid arrancó de la mejor manera posible el encuentro con el tanto de Morata cuando aún no se había cumplido el primer minuto de juego y tuvo alguna oportunidad más en los instantes posteriores. Sin embargo, la necesidad de puntuar del Celta de Vigo llevó a los locales a apretar a los colchoneros, que perdieron el control del partido y tuvieron que retrasar su posición a causa de la presión 'celtiña'. El gol del empate nada más arrancar la segunda mitad fue la consolidación de la buena primera parte de los celestes.


Dificultad para encontrar a Morata


Una vez que el Celta apretó, los rojiblancos encontraron muchas complicaciones para hacer llegar el balón a su hombre más adelantado. Morata tuvo que bajar al centro del campo para entrar en juego con el balón en una posición donde no generó ningún peligro y eso se vio reflejado en las ocasiones de gol. El Atlético de Madrid tan solo ejecutó un remate claro a puerta, el del gol del madrileño en el primer minuto de partido. En la segunda mitad tan solo los disparos lejanos pusieron en apuros a los porteros locales.


Los cambios no surtieron efecto


El dominio del Celta obligó a Simeone a efectuar varios cambios importantes para buscar nuevas alternativas en su ataque. En el minuto 68 tuvo lugar la primera tanda de sustituciones con la entrada de Herrera, Vitolo y Manu Sánchez en lugar de Thomas, Llorente y Lodi. Cinco minutos más tarde Lemar sustituyó a Correa y en el 88 fue Saponjic quien entró por Morata. Las ocasiones claras de gol no terminaron de llegar gracias a ninguno de ellos y el marcador no se movió. Al menos algunos hombres importantes del 'Cholo' tuvieron su descanso.