Acusaciones de "enchufismo" tras dar una plaza pública a la hermana del presidente andaluz pese a no tener la nota más alta

El nombramiento de María Dolores Moreno Bonilla como directora en funciones del Conservatorio Superior de Danza Ángel Pericet de Málaga hasta que se convoque la plaza para cubrir la jubilación del anterior ha sido colocado en el centro de la polémica tras las quejas presentadas por otras candidatas al descubrir que habían elegido a la hermana del presidente de la Junta de Andalucía pese a no tener la puntuación más alta, según informa El País.

Otorgan una plaza pública a la hermana del presidente de la Junta de Andalucía pese a no tener la mayor puntuación y saltan las acusaciones de "enchufismo". (Foto: Getty Images)
Otorgan una plaza pública a la hermana del presidente de la Junta de Andalucía pese a no tener la mayor puntuación y saltan las acusaciones de "enchufismo". (Foto: Getty Images)

Moreno ejerce como directora del centro educativo desde el pasado 14 de junio, un cargo al que accedió tras un concurso extraordinario que no era necesario -el puesto le podía haber sido otorgado sin él según la normativa- y que ahora se ha visto salpicado por acusaciones de “enchufismo”. Así lo definen algunas de las personas con las que la hermana de Juan Manuel Moreno compitió.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Desde El País, que ha tenido acceso al informe elaborado por la Inspección educativa para señalar a la actual directora como la persona idónea para el cargo, se recoge que su puntuación es de 38,20 puntos sobre 50 posibles. Sin embargo, existe otra aspirante, Esperanza Utrera, que logró 49,50 puntos. Aún así, el puesto ha sido para Moreno.

La explicación dada a Mónica Romero, que obtuvo una puntuación de 30,20, al reclamar e impugnar es que, como ha contado al citado diario, se tuvieron en cuenta otros méritos y “fuentes” a la hora de otorgar la plaza que no le han sido aclarados por la Consejería de Educación y Deporte de Javier Imbroda (Ciudadanos) y que tampoco están recogidos en las bases de la convocatoria.

Romero ha denunciado que el inspector asignado, Juan Carlos Martínez, le reconoció en una conversación telefónica que si se había convocado el concurso era “para no perjudicar a Mª Dolores Moreno Bonilla por ser quien es”. Una supuesta conversación sobre la que la parte aludida no ha querido hacer declaraciones, ya que no ha accedido a hablar con El País para dar su versión.

La reclamante explica en su escrito que lo ocurrido ha puesto de manifiesto que “la inspección educativa conocía que esta persona quería optar a la dirección del centro y que la convocatoria la habían realizado a favor de ella por lo que la inspección educativa ha tomado parte en este asunto convirtiéndolo en algo político”.

La versión de la Junta, según fuentes consultadas por El País, es que “la Inspección educativa propuso a Dolores Moreno por ser objetivamente la candidata más idónea, basándose en sus méritos académicos y profesionales”.

Moreno, por su parte, ha declarado al mismo diario que “el proceso es el habitual y ha sido nítido y claro. No tengo nada que ocultar ni se me ha tratado de beneficiar (…) Parece que ser familiar te pone bajo sospecha y por eso yo me he preparado un currículo”. Un currículo en el que cuenta con 14 años de docencia, cuatro carreras, un doctorado en Psicología y un máster.

La en teoría principal perjudicada en el proceso, Esperanza Utrera, con una nota de 49,50 puntos, señala que “lo extraño de todo esto es que hagan una convocatoria de méritos, cuando la delegada podría haber nombrado a cualquiera. Está claro que así se guardaban las espaldas, pero en cuanto ven que hay alguien que tiene más méritos, cambian las condiciones”.

Otras historias