La insólita petición de una mujer acusada por el asalto al Capitolio de EEUU: quiere ir de vacaciones a México

Jesús Del Toro
·5 min de lectura

Algunas personas parece que viven en una realidad alterna, sin comprender la gravedad de la situación en la que se han implicado.

Ese podría ser el caso de Jenny Cudd, quien fue una de las personas que irrumpieron en el Capitolio en Washington DC el pasado 6 de enero y fue ya acusada y arrestada en Texas por cargos vinculados a ello. Se le acusó de ingreso ilegal a un edificio restringido y de conducta desordenada.

Jenny Cudd (izq., abajo) dentro del Capitolio de EEUU durante la irrupción violenta realizada allí por seguidores de Donald Trump ell 6 de enero de 2021. (Departamento de Justicia)
Jenny Cudd (izq., abajo) dentro del Capitolio de EEUU durante la irrupción violenta realizada allí por seguidores de Donald Trump ell 6 de enero de 2021. (Departamento de Justicia)

Cudd fue candidata a alcalde en la ciudad de Midland, Texas, en noviembre de 2019 y en 2020 participó en protestas en contra del cierre de negocios y el uso de mascarillas en el contexto de la pandemia de covid-19. Ha sido seguidora de Donald Trump y en fotos suyas en el Capitolio se le ve portando una bandera con el nombre del ya expresidente.

Actualmente Cudd es dueña de una florería, de acuerdo al periódico Midland Reporter-Telegram, y al parecer cree estar en un lecho de rosas. Cuando tuvo una audiencia ante un juez federal por su participación en el asalto al Capitolio, sus abogados hicieron una petición que suena inusitada: que se apruebe que Cudd pueda salir del país para irse de vacaciones.

Según los documentos de la corte, Cudd pagó por anticipado un retiro de un fin de semana para todos los trabajadores de su empresa en la Riviera Maya, en el Caribe mexicano, del 18 al 21 de febrero. Su objetivo sería, se dice, reforzar vínculos con sus empleados.

Los abogados de Cudd, y ella misma, han tratado de minimizar su participación en el ataque al Capitolio. Pero el FBI ha mostrado imágenes de Cudd dentro de la sede del Congreso y afirma que recorrió varias partes de ese edificio tomando fotos. Todo ello durante la irrupción violenta de simpatizantes de Trump.

Cudd misma publicó un video después de haber entrado en el Capitolio en el que dijo entre risas que “nosotros rompimos la puerta de la oficina de Nancy Pelosi… y alguien robó su mazo [el pequeño martillo usado simbólicamente para abrir y cerrar sesiones o llamar al orden] y se tomó una foto sentado en la silla”.

Pero ella luego alegó que aludir a “nosotros” se refería al conjunto de las personas que entraron al Capitolio y no específicamente a algo en lo que hubiese participado. Ella dijo que “yo caminé por una puerta abierta al interior del Capitolio junto a cientos de personas”.

Cudd y su abogado, según el New York Post, insistieron en que ella no cometió nada violento, quizá en un afán de plantear que ella habría estado allí solo como una suerte de extraña turista.

“Ella no destruyó nada en la oficina de Nancy Pelosi. Ella ni siquiera estuvo cerca”, añadió su abogado en su afán de mostrar que ella ha sido acusada simplemente “por haber estado allí”, pero que no fue parte de quienes causaron destrozos o agredieron a policías. “Estamos confiados en que las cámaras mostrarán que ella solo estuvo en las porciones públicas del Capitolio”.

Con todo, esa defensa adolece de un asunto básico: pretende omitir la realidad. Y la petición al juez para que la deje irse de vacaciones al extranjero lo refuerza.

Imágenes distribuidas por el Departamento de Justicia muestran a Jenny Cudd en el Capitolio de EEUU durante la irrupción violenta realizada allí por seguidores de Donald Trump ell 6 de enero de 2021. (Departamento de Justicia)
Imágenes distribuidas por el Departamento de Justicia muestran a Jenny Cudd en el Capitolio de EEUU durante la irrupción violenta realizada allí por seguidores de Donald Trump ell 6 de enero de 2021. (Departamento de Justicia)

Cudd fue acusada por haber entrado sin autorización a un edificio restringido, y en ese sentido presumiblemente no habría diferencia entre si estuvo, por ejemplo, solo en el área de la rotonda central o dentro de oficinas de congresistas. La defensa pretende minimizar el hecho de que Cudd entró allí en el contexto de una irrupción ilegal y violenta, que entró por una puerta abierta porque el Capitolio estaba siendo asaltado por una muchedumbre.

La acusación considera que su ingreso a ese edificio fue ilegal.

Por otro lado, el FBI ha citado lo que Cudd dijo en el ya mencionado video: “sí, estoy orgullosa de mis acciones. Yo cargué contra el Capitolio con patriotas hoy. Diablos, sí, estoy orgullosa de mis actos”.

Por todo ello, pretender que se le autorice viajar al extranjero cuando se está en proceso de ser enjuiciada, así se encuentre el caso en la etapa preliminar, deja suponer que la acusada no entiende o no le importa la gravedad de su situación y de su contexto.

Y qué decir de la posibilidad de que esa petición sea entendida como una ventana a una posible evasión, pues no es improbable que una persona acusada que sale al extranjero opte por no regresar al país donde tiene un juicio pendiente.

Con todo, la defensa de Cudd afirma que ella ha seguido todas las órdenes de la corte y que el oficial que sigue su proceso y los abogados del gobierno no objetaron su petición de que se le autorice viajar.

Tocará a la corte decidir si le autoriza a Cudd hacer ese viaje.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Abogados de Trump escriben mal “Estados Unidos” en las primeras líneas de su defensa al juicio político

Ciudad de Florida declara la primera semana de febrero como la “Semana de Donald Trump”

Trump, acusado de "traición", rechaza su juicio por no estar ya en el cargo

EN VIDEO: Suspenden a policías que lanzaron gas pimienta contra una niña en EEUU