Agresividad plena ante posesión estúpida: la lección de Simeone a Sampaoli

El duelo de entrenadores argentinos tuvo un ganador claro, no sólo en el resultando: cuando tener el balón no significa nada.

La parte fácil le sale muy bien al Sevilla: cuando el balón lo tiene Sergio Rico, los tres centrales abren el campo todo lo posible. El terreno para jugar se hace inmenso. Los que juegan por las bandas quedan bien pegados a las líneas. Y en ese terreno mueven la pelota. Pero, cada vez que Gabriel Mercado o Lenglet levantan la cabeza para descargar, sólo les queda un par de opciones: retroceder o tocar corto a N'Zonzi. El mediocampo del Atlético Madrid no se desespera en presionar y los delanteros se agrupan como para cortar salidas. Así, se entra en una repetición lenta, aburrida y sin ningún tipo de productividad. El equipo de Sampaoli mueve el balón sólo por moverlo.

Atlético Madrid, el equipo del Cholo Simeone, le dio una lección a Sevilla, el conjunto que dirige Jorge Sampaoli. Dos argentinos que sueñan con dirigir en algún momento la Selección de su país. En el duelo clave de LaLiga, que dejó a los Colchoneros muy cerca de la posición de Champions League, hubo una diferencia gigante.

Sevilla tuvo la posesión del balón más de un 60%, pero no hizo casi nada con ella. Regaló el primer tiempo con un esquema demasiado sofisticado que no tenía nada de terminación de las jugadas. Cuando Nasri pretendía acelerar, se le acababan las descargas, porque Yedder era muy poco para Godín y Savic. Un 30% del juego pasó por la zona defensiva del Sevilla, y no fue una casualidad. Sobraron pases de costado, nada hacia adelante. 

La presión fuerte de Atlético Madrid empieza recién en la zona media del campo. En el momento en el que el Sevilla se acerca a una área de peligro, Gabi y Koke salen a morder, mientras que Saúl y Carrasco se desesperan por recuperar el balón. Una vez con la posesión, no hay titubeos. Se ataca de verdad, especialmente con combinaciones que incluyen a los atacantes. Porque Gameiro y -especialmente- Griezmann saben jugar muy bien de espaldas y conectan al equipo con toques de primera que desacomodan el sistema defensivo de los rivales.

El sistema ofensivo de Atlético de Madrid, simple, sin grandes ambiciones ni poderío, se percibe cada vez más aceitado, justo cuando se acercan tiempos de definición de Champions League y LaLiga. Todo lo contrario al Sevilla, un equipo que con el nivel de hoy queda muy lejos de aspirar a cosas verdaderas.

En el conjunto de Simeone, sólo Gabi parece tener permiso para tocar a los costados y hacer una pausa. Luego, Koke y los dos que van para afuera saben que su responsabilidad pasa por hacer daño. Entonces, juegan casi siempre hacia adelante, con muchas ganas de herir. Todo lo contrario al Sevilla, una agrupación de individualidades demasiados pasiva.

Fue una lección de Simeone a Sampaoli. La de la agresividad furiosa ante la posesión estúpida.

Más cosas para leer

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines