Un festival de surf en el que para ganar había que entrar ebrio a enfrentarse a las olas

¿Carnaval fuera de temporada o fiesta del surf? (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).
¿Carnaval fuera de temporada o fiesta del surf? (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).

Verano, música al aire libre y mucho alcohol.

¿Carnaval? Lejos de eso…

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Creado en California en la década del 70, el Stone Steps Invitational Surf Contest era un festival que mostraba al surf en un estado de gracia, riéndose de sí mismo. Con bebida, música y un espíritu de comunión, el carnaval del surf comenzó en la playa de Leucadia, en Estados Unidos.

“Torneo-fantasía”

El surgimiento del campeonato comenzó en sí mismo como una broma. En esa época, Jim Jenx era gerente de una tienda de surf en Encinitas y, junto a su amigo y fotógrafo Richard Dowdy, hizo que el evento fuera viable. Para garantizar que tuviera un aire tradicional dentro del mundo del surf, bautizaron al primer festival bajo el nombre “33º Concurso Anual”.

Para validar el primer (o 33º) evento y atraer a surfistas profesionales, iba a ser necesario un trofeo. Entonces Jim produjo una copa en la que se grabaron 32 nombres ficticios que representaban a los supuestos vencedores de las últimas ediciones.

Los cuidados con la (falsa) historia del campeonato terminaban ahí. Las siguientes ediciones no tuvieron registros oficiales de los campeones. El objetivo era mostrar que no había vencedores ni vencidos, simplemente personas divirtiéndose en una playa.

1 cubo = 1 batería

Igualdad de derechos: según el reglamento, todos los que participaban bebían alcohol (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).
Igualdad de derechos: según el reglamento, todos los que participaban bebían alcohol (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).

El formato de participación del campeonato era tradicional, pero tenía algo bien peculiar. Para pasar de fase no bastaba con vencer. Antes de entrar al agua era necesario beberse dos litros y medio de cerveza, servidos en un cubo de resina (el producto utilizado para fabricar las tablas de surf). Además de eso, el torneo preveía algunos premios insólitos:

🏆 Mejor ola
🏆 Mejor wipeout (caída)
🏆 Mayor consumo individual de cerveza
🏆 Mayor rapidez dando la vuelta al cubo
🏆 El perro más simpático de la playa

‘Maniobra de marketing’

Con la presencia de personalidades del mundo del surf, el festival ganó fama. El evento era singular hasta en su forma de difusión. Un festival de surf presentado con carteles en formato de cómic.

La historieta en papel, pegada por todos los rincones de San Diego, fue difundida con un “dirigible Goodyear que llegaba por la costa”. Con la seriedad del torneo, era fácil imaginar que nada caería del cielo. Los organizadores encontraron una solución: un paracaidista.

Los carteles se convirtieron en la marca registrada del evento (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).
Los carteles se convirtieron en la marca registrada del evento (ARCHIVO PERSONAL/RICHARD ‘SLICK’ DOWDY).

Para musicalizar esta fiesta a cielo abierto, hubo bandas de rock tocando frente al mar mientras seguía la diversión dentro y fuera del agua.

¿Te imaginas un festival como ese en Brasil? Hasta que alguien llevé adelante esa idea, Yahoo Esportes desea un gran Carnaval y pide a los fiesteros que vuelvan aquí el próximo martes. ¡Hasta entonces!

Otras historias