Aguirre: "Da rabia la derrota, pero la diferencia estuvo en las dos áreas"

Sevilla, 1 dic (EFE).- El técnico del Leganés, Javier Aguirre, lamentó la derrota de su equipo por 1-0 ante el Sevilla y dijo que "da rabia", aunque a su juicio "la diferencia estuvo en las dos áreas", en una mayor efectividad de los suyos en la propia y en la del rival para haber acertado en "el par de ocasiones claras" que tuvieron.

En la sala de prensa del Ramón Sánchez Pizjuán, el entrenador mexicano afirmó que les "faltó un gol" y también "ese detalle de las áreas, que es algo" que les "está faltando", un aspecto sobre el que consideró que "ahí se fue el partido".

"Hicimos un partido decente, intentamos ganarlo y tuvimos un par de ocasiones claras. Luego, en un rebote, llegó el gol del Sevilla, pero hay que seguir trabajando, no conozco otra forma" de mejorar, recalcó Aguirre.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Indicó que a su equipo le "faltó el gol, actitud desde luego que no", y que hizo algunos cambios en la forma de jugar, como "el marcaje por zonas", aunque se mostró resignado ante la derrota: "es fútbol y hay que verlo como tal", precisó.

Sobre la lesión del defensa Dimitrios Siovas, cuando sólo se llevaban 20 segundos de partido, explicó que "es un accidente del juego y es cierto que fue muy pronto", y añadió que el jugador les ha comentado que "se le fue la rodilla hacia atrás", por lo que ahora "los médicos lo valorarán".

El mexicano restó importancia a las protestas que hubo por que su equipo no devolvió en una acción el balón al Sevilla, que lo había mandado fuera por tener a un jugador tumbado sobre el césped, y dijo: "bendita polémica".

También consideró "parte del juego" la supuesta pérdida de tiempo por parte del rival en la recta final y "los calambres" sufridos por algunos jugadores sevillistas, y afirmó que "es normal, y el que no lo entienda no sabe de este negocio", además de que "también pelearon mucho y es normal que el cuerpo te avise de que no da más de sí".

Al respecto, Aguirre señaló que cambió a Óscar Rodríguez porque "el pobre no podía ni con las patas, después del desgaste de estar todo el partido corriendo", y "pedía a gritos el cambio", y que para "buscar frescura" dio entrada a Javi Eraso y al argentino Guido Carrillo.

Otras historias