Alan Varela: el presente y futuro que necesitaba Boca

José David López Orozco
·2 min de lectura

El juvenil Alan Varela se está convirtiendo en ese jugador que tanto necesitaba Boca Juniors, una de las joyas con las que cuenta el Xeneize al fin es una realidad. El jugador volvió a demostrar en el partido contra Santos de Brasil que está listo para grandes cosas.

El argentino de 19 años de edad fue uno de los mejores jugadores en la victoria de Boca, su juego simple, su buena lectura del partido, su gran recuperación de balones, su ubicación y los tiempos que tiene para manejar el balón en el medio campo y generar jugadas a la ofensiva es de admirarse con tan pocos partidos en primera división.

Alan Varela, quien llegó a Boca en el año 2012 proveniente de la filial del Barcelona que se encontraba en Argentina, se va ganando la titularidad en el primer equipo, pues las oportunidades que Miguel Ángel Russo le ha dado; el juvenil las ha aprovechado y le ha respondido con soberbias actuaciones.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el partido de Copa Libertadores, Varela acertó un total de 27 de los 29 pases que intentó, quitando 4 veces el balón y siendo fundamental en la jugada del segundo gol con un soberbio pase filtrado a Carlos Tevez, y que posteriormente Sebastián Villa finalizaría con el balón en las redes.

La dirigencia debe de valorar más a los juveniles, y si es necesario blindarlos con una contrato millonario, pues estas joyas que están saliendo de las inferiores no suceden todos los días, además de que tienen el adn del club y esa hambre de triunfar con el club de su vida: "Jugar en Boca es un sueño, algo que siempre espere, la ayuda de mi familia, de mi mujer y mis compañeros fue fundamental para llegar hasta aquí. Todos los técnicos que tuve en mi camino me ayudaron a llegar. Soñaba con debutar en Boca. Llevo pocos partidos en primera y voy por más", han sido algunas de las declaraciones de Varela.

Ya basta de traer extranjeros que solo vengan a quitarles las oportunidades a los juveniles. En las inferiores está la verdadera calidad, y el claro ejemplo es Alan Varela. Seguramente para el próximo semestre la dirigencia traerá nuevos refuerzos y todos los juveniles esperarán que esto no represente un obstáculo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Alan Varela es sin duda el presente y el futuro de Boca. Está naciendo una generación dorada de juveniles en el xeneize, situación que aportará mucho al club y al fútbol argentino.