Alberto Díaz, agradecido a Scariolo: "Ha sido llegar y besar el santo"

·2 min de lectura

Málaga, 20 sep (EFE).- El base del Unicaja y campeón de Europa con la selección española de baloncesto, Alberto Díaz, ha manifestado a su llegada a Málaga que “está en una nube” tras su primer Eurobasket y se ha mostrado agradecido al seleccionador español, Sergio Scariolo, por que le "haya hecho campeón” y por hacer posible “llegar y besar el santo".

Uno de los grandes e inesperados protagonistas del Eurobasket ha sido Alberto Díaz, que fue recibido por más de cincuenta aficionados y periodistas a su llegada en tren a Málaga, con su medalla de oro al cuello, para reincorporarse a los entrenamientos con su equipo.

“Éramos conscientes de que no estábamos entre los favoritos. Pero nosotros creíamos en el equipo y sabíamos que dándolo todo, algo bueno iba a pasar”, analizaba un feliz Alberto Díaz, que dijo que “nadie contaba" con ellos y bromeó: “El que haya apostado por nosotros se habrá forrado”.

“Ahora empiezo a asumir la magnitud de lo que hemos conseguido. Estamos en una nube”, reconoció Díaz, agradecido con el trato de la gente y la oportunidad que le brindó Scariolo, con quien tiene una “conexión muy buena” .

Preguntado por lo frenético de su llegada, propiciado por la lesión de (Sergio) Llull, explicó que llegó "deprisa y corriendo, casi sin margen de maniobra, con nervios y estrés de organizarlo todo: y ahora he venido con esto". "Quiero dedicarlo a mi familia y a mis compañeros, a mi club, a los aficionados”, señaló.

Desde que comenzara a protagonizar jugadas clave en cada partido, la repercusión hacia su figura como baloncestista ha crecido exponencialmente, algo que ve “irrelevante", porque sólo intenta "ayudar al equipo haciéndolo lo mejor" que puede.

Además, tranquilizó a la afición del Unicaja porque "seguirá habiendo Alberto Díaz para rato, renovación incluida", ya que “nada cambia, fue una experiencia con la selección". "Ahora estoy en mi casa, en el club que amo”, aseveró.

“Ahora todo se magnifica y es una ola que bajará. Yo sigo tranquilo, no sé qué repercusión va a tener esto en mi carrera”, ha finalizado el malagueño, que se queda con el partido de Lituania como “punto de inflexión” del torneo.

“Estoy loco por estar con mis compañeros y empezar el reto de esta temporada, que hay mucho en juego esta semana”, se ha referido con respecto a la fase previa de Liga de Campeones FIBA que el Unicaja comienza este viernes en el Carpena (20:30 horas), donde estarán tanto él como Darío Brizuela.

(c) Agencia EFE