¿Está Alejandro Valverde en la liga de nuestros ídolos de la infancia?

MORAIRA, SPAIN - AUGUST 22: Marc Soler of Spain and Movistar Team /  Perico Delgado of Spain Ex Pro-cyclist / Alejandro Valverde Belmonte of Spain and Movistar Team World Champion Jersey / during the 74th Tour of Spain 2019, Team Presentation / Castillo de Moraira / #LaVuelta19 / @lavuelta / on August 22, 2019 in Morarira, Spain. (Photo by Justin Setterfield/Getty Images)
Alejandro Valverde y Pedro Delgado hablan antes de la salida de La Vuelta 2019 ante la presencia de Marc Soler (Photo by Justin Setterfield/Getty Images)

Qué difícil es asimilar que Alejandro Valverde se va para siempre del pelotón profesional y qué difícil es verle hacerlo después de un otoño de clásicas italianas a un nivel descomunal, concluyendo con un sexto puesto en Il Lombardía. Si ya duele ver el adiós de Federer, por ejemplo, aun sabiendo que físicamente no está para más, hacerlo con "El Bala" cuando va a acabar el año entre los diez primeros del ranking UCI (esta semana aparece noveno, por delante incluso de Martin van der Poel) es aún más duro.

Sin embargo, hay que asumirlo e intentar colocar al murciano en el puesto que se merece entre los mejores ciclistas de la historia de España y los mejores de la historia del mundo. Y es dificilísimo. A nivel mundial, porque son poquísimos los corredores que hayan competido tantísimos años a alto nivel en grandes vueltas, vueltas de una semana... y a la vez en clásicas y campeonatos del mundo. Si quitamos a Merckx e Hinault, casi todos los demás se han quedado cortos en algo. Sumar siete medallas en mundiales y veinte top tens en grandes vueltas (siete en el Tour) es una marcianada.

Si hubiera que buscar un corredor parecido, tendríamos que recurrir al irlandés Sean Kelly. Los que nacieron en los 60 y los 70, seguro que recuerdan al corredor del KAS, ganador de una Vuelta a España, al igual que Valverde; triunfador en innumerables vueltas de una semana, al igual que Valverde, rapidísimo en los sprints de pocos hombres, al igual que Valverde... y ganador de innumerables monumentos, más incluso que Valverde, aunque a cambio solo consiguió dos medallas en los varios mundiales que disputó como favorito.

Kelly siempre ha sido, al menos en mi opinión, uno de los grandes olvidados en las listas de mejores ciclistas de todos los tiempos. Posiblemente, porque era tan bueno en tantas cosas que es muy difícil comparar con los mejores en cada especialidad por separado. ¿Cómo comparar a Kelly con los grandes contrarrelojistas, los grandes velocistas, los mejores escaladores, los campeones del mundo? Parece que en todo saliera perdiendo... ¿cómo medir su regularidad durante más de una década en todos los terrenos? Exactamente el mismo problema tenemos con Valverde.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

¿Cómo comparamos a Valverde con los grandes escaladores de su generación? No era Alberto Contador, desde luego. Probablemente, ni siquiera fuera Nairo Quintana o Andy Schleck. ¿Cómo le comparamos con los grandes sprinters? Aunque en un principio, el chico se metía en todas las llegadas en grupo, con el tiempo, calmó sus instintos. Aun así, ¿era mejor que Bettini?, ¿mejor que Boonen, que le ganó el Mundial de Madrid?, ¿mejor que el mejor Alaphilippe, dos veces campeón del mundo y rival habitual en Lieja? Complicado decidirse.

Si lo consideramos un vueltómano, su palmarés se reduce a un solo triunfo. ¿Vale más la carrera de Carlos Sastre, cuya única victoria le supuso un Tour de Francia? Cualquiera diría que no, pero, de nuevo, podemos entrar en debate con Contador: el de Pinto ganó tres Vueltas, dos Tours y dos Giros. Y eso que el dopaje le privó a posteriori de otro Giro y otro Tour que había celebrado en el podio. Es muy complicado combatir con eso. O con los tres mundiales de Freire y su condición de pionero. O con Vincenzo Nibali y su habilidad extrema para aparecer cuando debía.

Ahora bien, lo más complicado sin duda es comparar a Valverde con nuestros ídolos de la infancia. SI ya es difícil hacerlo con Contador o Freire, el reto se dobla al intentarlo con Perico Delgado, Miguel Induráin o figuras míticas como Luis Ocaña o José Manuel Fuente. Recordemos, además, que vivimos tiempos completamente distintos en nuestra percepción del ciclismo. Por palmarés, yo diría que Valverde está por encima de Perico, ¡pero Perico era un ídolo pop! Perico demarraba en la montaña, que era lo único que nos importaba, y dejaba a todos atrás. Perico, además, ganó un Tour de Francia cuando ningún español se acercaba a ganar un Tour de Francia. Y no ganó tres porque... era Perico, para lo bueno y lo malo.

Comparar a Valverde con fenómenos de masas como el segoviano o, por supuesto, Miguel Induráin, junto a Rafa Nadal la figura más grande del deporte español y no solo por sus resultados, es imposible. Lo bueno sería quedarse con la mezcla de todos. Con el hecho de que vimos a Perico exhibirse en Alpes y Pirineos, vimos a Induráin arrasar en todas las contrarrelojes, vimos a Sastre dejar atrás a Evans en Alpe D´Huez, a Freire ganar tres mundiales, a Contador disparando hasta aquel último baile en el Angliru. De alguna manera, todos son nuestros ídolos y sus experiencias conjuntas son las que nos han modelado como aficionados sin necesidad de rankings. Ahora, solo queda esperar a que Juan Ayuso y Carlos Rodríguez se sumen a la fiesta.

Vídeo | Enric Mas: "Conseguiremos puntos, sin duda y sin problema"

Otras historias que también te pueden interesar: