Alimentos básicos que cada vez son más caros y cómo evitar pagar más

Yahoo Finanzas
Los precios de algunos alimentos básicos han subido de forma importante los últimos meses, pero siempre puedes encontrar una manera de no tener que pagar tanto por ellos. Foto: Getty Images.
Los precios de algunos alimentos básicos han subido de forma importante los últimos meses, pero siempre puedes encontrar una manera de no tener que pagar tanto por ellos. Foto: Getty Images.

No son pocos quienes han experimentado un aumento considerable de los precios de los productos comestibles a lo largo de estos últimos meses. Incluso antes de que se hiciera efectivo el daño que la actual pandemia de coronavirus le está haciendo a la economía, ya el precio de determinados artículos se había incrementado en los supermercados.

De acuerdo con el índice de precios al consumidor, el mes pasado se reportaba que el precio de la carne, las aves, el pescado y los huevos aumentó un 10% con relación al año anterior, tratándose del mayor aumento en doce meses desde 2004, según los datos oficiales del Gobierno de Estados Unidos.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Carne de res, huevos, pollo, azúcar y sus sustitutos, tomates, papas, chuletas de cerdo, queso, leche y pan blanco, son los productos sobre los que se reporta un mayor incremento de los precios.

En busca de una explicación, US News ha conversado con Andy Ellwood, copropietario y presidente de Basket, una app que le permite a los compradores ingresar su lista de las compras y comprobar cuánto costaría adquirir los mismos productos en diferentes tiendas cercanas.

Para Ellwood, a medida que los precios han cambiado en el último año, también lo han hecho los hábitos de los compradores, según los datos recogidos por su plataforma. “La gente está dispuesta a cambiar un producto por otro con tal de ir a una sola tienda", asegura.

Por eso la publicación no solo se detiene en cada uno de los productos mencionados, sino que da a conocer qué otro lo podría suplantar y por menos dinero.

Artículos relacionados:

Carne de res

Cortes de carne de res. Foto: Getty.
Cortes de carne de res. Foto: Getty.

Con un aumento en sus precios del 18.2% en los últimos 12 meses (el más alto de la lista), este producto podría ser reemplazado de vez en cuando por proteínas de origen vegetal.

“Cociné un filete de coliflor la semana pasada, y fue fantástico”, cuenta el propio Ellwood.

Sin embargo, para quien no puede soportar renunciar a la carne en su plato fuerte existe la opción del Beyond Burger, que replica el sabor y la textura de la carne de res, aunque con ingredientes como el arroz, los frijoles y el aceite.

Según Aimee Becker, vicepresidenta sénior de asesoría estratégica de la consultora de marcas privadas Daymon, últimamente los precios de los productos proteicos a base de vegetales han caído hasta un 16%.

Chuletas de cerdo

Chuletas de cerdo frescas. Foto: Getty.
Chuletas de cerdo frescas. Foto: Getty.

El aumento del precio de este producto en un 14% se explica por el cierre o la desaceleración de varias de sus plantas procesadoras, como medida para contener el brote de COVID-19 en sus propios empleados. Tan solo de abril a mayo, el costo del cerdo aumentó en un 8.4%.

Por ello se recomiendo sustituirla por la pechuga de pollo deshuesada, ya que el pollo troceado evidenció un aumento mucho menor, del 1.8% de abril a mayo, si bien su costo había aumentado en un 7.7% durante el resto del año.

Los expertos sugieren que las marcas de tiendas o los paquetes de etiqueta privada suelen ser menos costosos que las marcas nacionales.

Huevos

Una docena de huevos en una cesta. Foto: Getty.
Una docena de huevos en una cesta. Foto: Getty.

El aumento en su precio fue del 13.5%, ya que este comenzó a dispararse a medida que el cierre por el coronavirus se hacía realidad en el país.

“Pasamos de 50 centavos a 2.50 dólares (por docena) en el nivel mayorista", informa Trey Malone, profesor asistente de la Universidad Estatal de Michigan.

Este aumento tuvo menos que ver con la cantidad de huevos que la gente estaba comiendo que con el lugar donde la gente los estaba comiendo. Al cerrar los restaurantes, las ventas de huevos pasaron de compradores comerciales a consumidores.

Por ello, no es mala idea sustituir temporalmente este producto básico en los desayunos de los estadounidenses por la compota de manzana o el tofu sedoso si se necesita usarlos para hornear y otros usos.

Pollo entero

Un pollo entero listo para ser horneado. Foto: Getty.
Un pollo entero listo para ser horneado. Foto: Getty.

No solo los pollos enteros se han vuelto más caros, sino que han sido difíciles de encontrar en algunos mercados. De hecho, el aumento de su precio en 12 meses ha sido del 9.6%.

Sin embargo, las partes de pollo pueden ser menos costosas. Para maximizar el ahorro de costos, considere omitir la caja de carne fresca y buscar congelados de marca de supermercados.

"A medida que los consumidores buscan alternativas viables a la carne fresca, un área que deberían considerar es pasar temporalmente a la carne y aves congeladas", considera Becker. “Las pechugas de pollo congeladas de marcas privadas no solo han bajado de precio, sino que también permiten ahorrar casi 50 centavos por libra en comparación con las marcas nacionales”.

Azúcar

En cuanto al azúcar y sus sustitutos, ya que el aumento de su precio ha sido del 9%, el consejo es simplemente reducir su consumo.

En este caso, no solo la pandemia ha afectado la producción de este artículo básico para todos los hogares, los trastornos en el clima en 2019 en los países productores de azúcar ya habían anticipado una crisis para 2020.

“Con el azúcar, siempre existe la oportunidad de usar menos", dice Ellwood. Al final, hasta la salud nos lo agradecerá.

Vegetales y frutas frescas

Algo similar ocurre con los tomates frescos, cuyo aumento ha sido del 8.8%. Sin embargo, las verduras enlatadas, incluidos los propios tomates, solo aumentaron en un 2.1%, por lo que esta puede ser una opción menos costosa a la hora de preparar una mesa.

Papas

Otro tanto ocurre con la papa, cuyo aumento de precio fue del 8.7%. Al producirse el cierre de miles de restaurantes, decayó la demanda de papas fritas previamente procesadas, por lo que los productores en el campo también se vieron afectados.

Si bien en junio los precios parecen estabilizarse, el arroz podría convertirse en una variante más barata como guarnición en nuestras comidas.

Leche y queso

Un empleado envuelve un pedazo de queso de cabra para su venta. Foto: Getty.
Un empleado envuelve un pedazo de queso de cabra para su venta. Foto: Getty.

Del 7% fue el aumento de los precios del queso en el último año. Como se hace difícil sustituirlo, los analistas recomiendan adquirir los quesos de la marca del supermercado como una buena manera de ahorrar.

La leche fresca, por su parte, dio muestras de un aumento de sus precios del 5.4%. Como con el resto de los productos lácteos, esto se debió menos a la falta de materia prima que a problemas de la cadena de suministro durante la pandemia.

"Tan pronto como cerraron las escuelas, salió del juego un comprador institucional masivo de leche”, explica Malone. Luego el cierre de los restaurantes sumió a los procesadores en una crisis considerable.

Como el incremento de los precios se mantiene, para ahorrar debemos considerar comprar leche en polvo o yogur natural.

Pan

Por último, el pan blanco registró un aumento en sus precios del 4.3%. De ahí que se recomiende optar por la variante del pan no blanco, más conocido como pan integral, cuyos precios apenas han aumentado en un 2,7%, además de que es mucho más sano y nutritivo.

Otras historias