Alonso y el azul, una combinación que nos llena de una nostalgia que no nos puede confundir

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·2 min de lectura
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

No importa si no sigues la F1, no importa si no eres amante del deporte. En España todos saben quién es Fernando Alonso. Lo saben porque el piloto asturiano hizo historia hace ya más de 15 años al proclamarse el primer piloto español campeón del mundo de F1. Firmó sus dos títulos con esos Renault azules y amarillos que tantas y tantas alegrías dieron al automovilismo y al deporte español.

Imposible olvidar esos duelos con Michael Schumacher, el que para muchos es el mejor piloto de la historia, en Imola o el adelantamiento con el pie a fondo en la curva 130R de Japón. Imposible olvidar esas salidas impresionantes. Imposible olvidar esa primera victoria en Hungría 2003. Pero, sobre todo, imposible olvidar ese ‘¡VAMOS!¡VAMOS!’ a pleno pulmón al proclamarse campeón del mundo en Brasil 2005. Todos esos recuerdos los relacionamos con el azul y amarillo del Renault. El circuito de Montmeló se inundaba con la marea azul llena de banderas de Fernando. Fue el momento de más auge de aficionados al automovilismo en España.

Tras pasar por McLaren y Ferrari, Alonso vuelve al equipo francés, ahora llamado Alpine. Y vuelve a hacerlo con el azul (de la bandera francesa) como principal color del coche. Incluso el nuevo casco del asturiano es muy parecido al que usó cuando fue campeón. Pero ahora bien, el contexto es muy distinto. El equipo no está para luchar por el Mundial. El año pasado lograron un par de podios sí, pero por eliminación. A nivel de rendimiento Mercedes y Red Bull siguen intratables arriba. Sin cambios en la normativa respecto el año pasado es muy complicado ver un salto de calidad tan drástico.

Así es el nuevo monoplaza de Fernando Alonso y Esteban Ocon
Así es el nuevo monoplaza de Fernando Alonso y Esteban Ocon. Fuente: @AlpineF1Team

A todos nos hace ilusión ver a Alonso otra vez vestido de azul, pero hay que ser realistas. Lleva dos años fuera del Gran Circo y no podemos caer en la trampa de creer que puede luchar por algo sumamente grande. ¿Puede caer algún podio? En F1 nunca se sabe, y si no que se lo pregunten a Gasly o Pérez que ganaron con un coche de media tabla. Pero para que ocurra eso tiene que ser una carrera caótica.

Con la vuelta de Fernando gana todo el mundo. Gana él, gana la F1 y ganamos los aficionados al recuperar a uno de los mejores pilotos de las últimas décadas. En sus últimos años de su larga y exitosa carrera deportiva toca disfrutar de su pilotaje y talento. No debemos obsesionarnos con sus resultados. Alonso vuelve para hacer lo que más le gusta: correr y competir al volante de un F1.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente