Amath recupera la sonrisa 13 meses después

El defensa brasileño del Real Madrid Eder Militao (d) pelea un balón con el delantero del Getafe Jorge Molina, durante el partido de ayer. EFE/Rodrigo Jiménez
El defensa brasileño del Real Madrid Eder Militao (d) pelea un balón con el delantero del Getafe Jorge Molina, durante el partido de ayer. EFE/Rodrigo Jiménez

Getafe (Madrid), 5 ene (EFE).- Más de un año después de lesionarse de gravedad durante un partido ante el Leganés en el estadio de Butarque, Amath Ndiaye recuperó la sonrisa tras disfrutar de unos minutos ante el Real Madrid con los que volvió a sentirse futbolista.

El 7 de diciembre de 2018 la rodilla derecha del jugador senegalés se rompió. Una triada le obligó a pasar por quirófano y a perderse la mitad de la temporada pasada y los 19 primeros encuentros de la actual.

Un duro contratiempo que Amath ha llevado con resignación y trabajo a lo largo de más de un año de un sufrimiento que llegó a su fin este sábado cuando volvió a pisar el césped de un campo de fútbol tras sustituir al defensa francés Allan Nyom en el minuto 81.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Durante diez minutos jugó en una posición más retrasada de la que ocupa habitualmente. El veloz extremo zurdo bajó unos metros su demarcación y fue lateral izquierdo durante el tiempo en el que pudo volver a sentirse de nuevo futbolista.

Hasta el choque ante el Real Madrid, Amath, una vez recuperado de su rodilla y de una lesión posterior en un pie que le obligó a frenar su reaparición, encadenaba cinco semanas entrenando junto al resto del grupo.

Ya fue convocado para el partido de Copa del Rey en Murcia que el Getafe ganó a El Palmar, pero no pudo disputar ningún minutos. Finalmente, Bordalás concedió unos instantes a su jugador contra el Real Madrid.

Ndiaye fue una pieza clave para el entrenador del Getafe en la primera temporada en Primera División tras el ascenso. En la 2017/18 jugó 39 encuentros oficiales y marcó tres goles. Y, cuando se lesionó el año siguiente, también lo había jugado prácticamente todo.

Ahora, su puesto lo ocupa Marc Cucurella, que se ha hecho dueño de la banda izquierda del Getafe. Ndiaye tendrá muy complicado acceder al once titular, pero con su equipo vivo en tres competiciones, y pese al interés de varios clubes de conseguir una cesión, el extremo senegalés intentará quedarse en el club madrileño para seguir acumulando minutos con los que convencer a Bordalás.

Otras historias