El regreso triunfal de Belén Rueda al mundo de las series con 'Madres' de Amazon

·9 min de lectura

El pasado 8 de mayo se estrenó en Amazon Prime Video Madres. Amor y vida, una serie producida por Mediaset España y Alea Media, que conserva ese aroma de ficción en abierto de toda la vida y nos regala una de las mejores interpretaciones de Belén Rueda en la pequeña pantalla. Y es que la veterana actriz encabeza un relato de historias emotivas desde la mirada de varias madres que tienen a sus hijos ingresados en el hospital. Un canto a la esperanza que te llega al alma porque no solo ensalza la enorme labor de los sanitarios, que tanto aplaudimos en estos tiempos de pandemia, sino que además rompe con los estigmas y pone voz a la realidad de muchas mujeres.

(©Amazon Prime Video)
(©Amazon Prime Video)

Madres. Amor y vida es una producción repleta de sororidad entre mujeres. Y es que este drama creado por Aitor Gabilondo (El Príncipe, Vivir sin permiso) -que cuenta con un punto autobiográfico ya que él de niño pasó muchos días ingresado en un hospital por un problema renal- no solo mantiene un equipo de cuatro directoras (Juana Macías, Mar Olid, Abigail Schaaff y Roser Aguilar) sino que además Rosa Esteve está al frente del casting, Juana Jiménez de la fotografía y Ana Romero de la dirección de arte. Incluso la propia historia está encabezada por un reparto puramente femenino liderado por Belén Rueda, Carmen Ruiz, Rosario Pardo y Mónica Cruz cuyos personajes muestran el lado más humano de una maternidad sin filtros.

Y es que esta historia vital, que ya ha sido renovada por una segunda temporada, es un viaje emocional apasionante por las relaciones humanas y los conflictos de un grupo de madres que aparcan sus vidas para dedicarse al cuidado de sus hijos enfermos, quienes están recibiendo tratamiento en el mismo hospital. Entre ellas se encuentra Marián, el personaje asumido por Belén Rueda que tiene todas las papeletas para convertirse en uno de sus papeles inolvidables en televisión cuando se estrene en abierto por Telecinco y más espectadores puedan disfrutar de esta ficción que se nota que está hecha desde el corazón.

De momento, a mí su interpretación ya me ha cautivado en el servicio de streaming de Amazon que ha seguido la misma estrategia de lanzamiento con otros títulos como El pueblo y la temporada 12 de La que se avecina.

Si hablamos de las apariciones televisivas más populares de Belén Rueda hay que remontarse a los noventa cuando debutó en Médico de familia dando vida a la fotógrafa Clara, personaje que por cierto sería trasladado a la serie Periodistas en la que esta actriz de 55 años trabajó durante cuatro años y 114 episodios. Ahora que Los Serrano, donde se mantuvo como coprotagonista desde 2003 a 2007, fue el título que marcaría un antes y un después en su trayectoria televisiva.

En la mítica comedia dramática producida por Globomedia encarnó a Lucía, la madre de Eva (Verónica Sánchez) y Teté (Natalia Sánchez), durante 102 episodios. Una profesora de lengua española que se casa con su primer amor, Diego Serrano (Antonio Resines), con quien decide irse a vivir y formar una peculiar familia también con los hijos de este tabernero: Marcos (Fran Perea), Guille (Víctor Elías) y Curro (Jorge Jurado). Como también ha ocurrido más recientemente con Gigantes de Movistar+, las series que muestran las relaciones familiares siempre enganchan y Los Serrano no fue una excepción ni mucho menos. De hecho, se mantiene en la memoria colectiva con cariño y nostalgia, no tanto por su polémico final pero sí por la química excelente de su reparto que nos brindó una de las comedias más naturales de Telecinco con guerra de sexos incluida.

Si bien después de su papelón en Los Serrano Belén Rueda continuaría su andadura televisiva en otras ficciones como B&b de boca en boca en Telecinco (2014-2015) o La embajada (2016) de Antena 3, lo cierto es que no había vuelto a destacar con un proyecto televisivo. Hasta ahora, claro. Eso sí, durante estos últimos años ha concentrado sus energías en personajes para la gran pantalla. Porque desde su debut en el cine en 2004 con Mar adentro, cinta dirigida por Alejandro Amenábar, y su protagonismo allá por 2007 en El orfanato, la ópera prima de Juan Antonio Bayona, ha ido encadenando títulos elogiados como Perfectos desconocidos (2017), El cuaderno de Sara (2018) o El silencio de la ciudad blanca (2020).

Como digo, su vuelta a la televisión (sin olvidarme que en 2018 se dejó ver como invitada de Mi casa es la tuya y Planeta Calleja) se ha tornado inmejorable con una interpretación que todavía dará mucho que hablar con el arco dramático de Marián, su personaje en Madres. Amor y vida. La protagonista de este artículo se mete en la piel de una mujer de mediana edad con una vida aparentemente perfecta, aunque su mundo realmente se resquebrajó el día en el que diagnosticaron anorexia a su única hija quien en el arranque de la serie ingresa en el Hospital Los Arcos tras un intento de suicido.

(©Amazon Prime Video)
(©Amazon Prime Video)

La actriz Carla Díaz encarna a esta adolescente, Elsa, que ha descubierto que su trastorno de alimentación le ha dado poder sobre sus padres, especialmente sobre su madre, y no duda en utilizar la enfermedad y su descontrolado nivel de autodestrucción para convertirse en su constante centro de atención. Una trama que me ha calado especialmente ya que considero que era hora de que se pusiera el foco en televisión a este problema que afecta a tantos jóvenes, en parte por los cánones de belleza que impone la sociedad.

En este contexto, nos encontramos a una Belén Rueda convertida en madre coraje que está volcada en el cuidado que reclama su hija y que, de alguna manera, rememora su propia experiencia vital ya que una de sus tres hijas nació con una cardiopatía que no pudo superar y la actriz sabe lo que es pasar tiempo en el hospital.

En el episodio piloto titulado La chica del puente, con la adolescente a punto de quitarse la vida, la puesta en escena de Belén Rueda resulta reveladora ya que sin apenas poder articular palabra demuestra que si a una madre hay algo que le haga sentir extremadamente vulnerable es que se vea afectado el bienestar de la persona que más quiere en el mundo. No obstante, la intérprete asume un personaje repleto de debilidades, una madre controladora que se ve desbordada por la enfermedad de su hija y, sobre todo, por un sentimiento de culpa que le invade en muchos momentos. Y es que es la típica persona que intenta dominar todo lo que tiene a su alrededor y cuyo nivel de autoexigencia es altísimo. Quizás es por esto que su trama me enganchó desde el primer momento ya que, a medida que avanza la ficción, sentí las caídas y remontadas de Marián como propias.

(©Amazon Prime Video)
(©Amazon Prime Video)

En este marco el papel de Belén Rueda da mucho más de sí en la serie, que por cierto tiene una cabecera preciosa -la canción Ruido de Amaral-. Y es que la enfermedad de Elsa no solo pone en orden todas las prioridades de la vida de la protagonista, emergiendo su parte más auténtica como madre, sino que a la vez descubrimos que detrás de ese aparente carácter amable y conciliador que lucha por buscar soluciones por muy inalcanzables que le parezcan a la doctora Olivia (Aida Folch) se esconde alguien derruido. Una mujer que siente cómo su matrimonio con el padre de su hija (Nacho Fresneda) se tambalea por una infidelidad de él y su trabajo como periodista se va al garete mientras que batalla a contracorriente por no perder su identidad ahora que la adolescente se ha convertido en la única razón de su existencia.

Si bien en este título marcado por el instinto maternal Belén Rueda despliega todo su talento interpretativo (mientras que se quita capas para abordar este tema tan real), el hecho de que la serie narre el día a día de un hospital materno infantil a través de la mirada de pacientes pero, sobre todo, de familiares da como un resultado una historia coral en la que el dolor de Marián no resulta ajeno ya que vive en una burbuja como las otras mujeres protagonistas con las que hace piña porque sus hijos también son ingresados de larga duración y por tanto ellas también son vulnerables emocionalmente.

Una de ellas es Luisa (Carmen Ruiz) que hasta el accidente de moto de su hijo Andy (Joel Bosqued) se mantenía en la zona de confort en su pueblo natal y que ahora afronta junto a la auténtica protagonista de la serie la incertidumbre de un diagnóstico. Asimismo quiero resaltar el rol de Rosario Pardo como Mila, una veterana de la actuación transformada en una abuela coraje que cuida de su nieto Sergio (Julio Bohigas) que sufre autismo. Igualmente Mónica Cruz hace su aparición estelar en el episodio 5 encarnando a una ejecutiva que directamente entra en shock al descubrir que su hija Duna (Claudia Caneda), una joven malcriada e inestable, tiene cáncer y debe ingresar en el hospital como también sucede con Eloy que nos trae de vuelta a Guillermo Campra -el pequeño Alonso de Montalvo de Águila Roja-.

En definitiva, en Madres. Amor y vida Belén Rueda está sembrada reivindicando una carrera de treinta años de triunfos en la pequeña pantalla desde su debut en VIP Noche. La ganadora de un Goya en 2004 nos transmite con su interpretación de ángel de la guarda que hacer frente a la enfermedad de una hija y su permanencia en un hospital es uno de esos momentos críticos por los que cualquiera puede transitar pero que siempre es mejor afrontar lo que venga desde una actitud esperanzadora. Y es en esa verdad desde la que construye el personaje que su papel engancha y la historia, que podía dar mucho más de sí (porque a veces desaprovecha su potencial con un discurso metido con calzador), nos atrapa para siempre con una narración de mujeres que ahora son solo madres dando sentido al significado más puro de la resiliencia.

Y es que, pase lo que pase, siempre hay que seguir adelante porque el amor a un hijo es el más incondicional.

Más historias que te pueden interesar:

Imágenes: ©Amazon Prime Video

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente