ANÁLISIS-La política termina hundiendo la Superliga

·4 min de lectura
A metal figure of a football player with a ball is seen in front of the words "European Super League" in this illustration

Por Simon Evans

MANCHESTER, Inglaterra, 21 abr (Reuters) - Los seis clubes de fútbol ingleses que se unieron a la escindida Superliga Europea derribaron el proyecto sólo 48 horas después de que los políticos británicos se alinearon para oponerse al plan, según dijeron a Reuters fuentes de ambos lados de la disputa.

Los esfuerzos de los responsables de relaciones públicas de los clubes rebeldes para reparar el daño han insistido en que el giro de 180 grados se produjo después de escuchar a los aficionados.

Sin embargo, personas cercanas al proceso afirman que los clubes estaban preparados para hacer frente a una feroz reacción de los aficionados y de los medios de comunicación, y que fue la respuesta política, en particular la del primer ministro británico Boris Johnson, la que resultó decisiva.

Aleksander Ceferin, presidente del organismo rector del fútbol europeo, la UEFA, destacó la importancia de la presión política el lunes, cuando dio las gracias a los gobiernos "que respetan a nuestros aficionados, que respetan nuestra cultura, que respetan los valores que son los valores europeos, no sólo los valores del fútbol".

Ceferin destacó a Johnson y al presidente Emmanuel Macron de Francia.

Andrea Agnelli, presidente del club italiano Juventus y uno de los principales impulsores de la Superliga, dijo que el Gobierno británico estaba preocupado por el daño político que podría causar una escisión de la estelar Premier League inglesa.

La Premier League y la Asociación de Fútbol de Inglaterra habían animado a los políticos a intervenir, dijo, al igual que la UEFA, que estaba dispuesta a estrangular al nacer a un rival de su torneo paneuropeo de la Liga de Campeones.

"Normalmente se oye a los gestores deportivos pedir que la política no se meta en el deporte, pero en este caso lo más probable es que incluso se haya potenciado su intervención", dijo Agnelli a Reuters.

PRESIÓN POLÍTICA

Después de haber confirmado en un comunicado su retirada de la Superliga, los clubes ingleses - Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester City, Manchester United y Tottenham Hotspur- han dicho que no harán más comentarios.

Fuentes cercanas a las negociaciones han señalado que los clubes escindidos, entre los que se encuentran también tres de Italia y España, esperaban dejar que se asentara el polvo antes de inscribir a otros tres miembros, negociar con la UEFA y el organismo mundial FIFA el reconocimiento oficial y lanzar su competición.

Pero se comprobó que era un planteamiento desesperadamente ingenuo.

Johnson y Macron no tardaron en hacer declaraciones en contra de la Superliga, liderada por el entrenador del Real Madrid, Florentino Pérez, tras su anuncio el domingo.

Los gobiernos español e italiano también condenaron el plan, al igual que la Comisión Europea y el Parlamento Europeo en Bruselas, donde la UEFA lleva mucho tiempo empleando a grupos de presión y asesores políticos.

El lunes, tras una larga y airada rueda de prensa, Ceferin, de la UEFA, retrasó más de una hora una entrevista televisiva programada mientras hablaba por teléfono con el ministro británico de Deportes, Oliver Dowden.

Temiendo por sus ingresos y su estatus, la Premier League, cuyo director ejecutivo Richard Masters ha desarrollado una fuerte relación con Dowden durante la crisis de la COVID-19, también se apresuró a aprovechar todos los contactos políticos.

La feroz reacción de los aficionados ingleses pareció animar aún más a Johnson a adoptar una línea dura.

"Pondremos todo sobre la mesa para evitar que esto ocurra", dijo el lunes en el Parlamento. "Estamos examinando todas las opciones, desde la reforma de la gobernanza hasta la legislación sobre la competencia y los mecanismos que permiten que el fútbol se desarrolle [...] Haremos lo que sea necesario para proteger nuestro deporte nacional".

MURALLA DE OPOSICIÓN

El martes, Johnson se reunió con la Premier League y la Asociación de Fútbol. Varios periódicos informaron de que les había dicho que estaba dispuesto a lanzar una "bomba legislativa" para detener la ruptura.

El portavoz del primer ministro dijo a la BBC que las medidas que se estaban considerando incluían impedir que los jugadores extranjeros de los clubes implicados obtuvieran visados de trabajo -que necesitan después del Brexit- y la retirada de la financiación policial para los días de partido.

El líder del Partido Laborista en la oposición, Keir Starmer, también adoptó una postura dura. "No hay excusa para no hacer algo dado el nivel de apoyo", dijo, refiriéndose a "un muro de oposición" en toda la sociedad.

Incluso la familia real se sumó, con el príncipe Guillermo, cuyo papel como presidente de la Asociación de Fútbol es honorífico, tuiteando su oposición en una rara incursión en el debate público.

Los jugadores -incluida toda la plantilla del Liverpool- y destacados entrenadores, como Pep Guardiola, del Manchester City, se manifestaron en contra de sus propios clubes, y la situación se hizo insostenible.

El martes por la noche, después de 48 intensas horas, surgieron informes de que el Manchester City y el Chelsea estaban dispuestos a retirarse.

Incluso antes de que se confirmara oficialmente, Johnson tuiteó su aprobación e instó a los demás clubes a seguir su ejemplo.

Así lo hicieron y la Superliga murió.

(Reporte de Simon Evans; Editado en español por Javier López de Lérida)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente