Ana Peleteiro: "Iván Pedroso me ha hecho perfeccionista"

A Coruña (España), 25 nov (EFE).- La atleta española Ana Peleteiro, campeona de Europa de triple salto, considera que el cubano Iván Pedroso, su entrenador, tiene gran "culpa" de sus progresos, porque le ha hecho perfeccionista.

Peleteiro, que entrena en la ciudad española de Guadalajara, a 55 kilómetros de Madrid, junto a la venezolana Yulimar Rojas, relató este lunes en la Facultad de Ciencias del Deporte de A Coruña cómo ha transformado su vida su contacto con el exsaltador cubano.

"Hace una semana hablando con Mike Powell (aún plusmarquista mundial de salto largo) me decía: 'yo tengo el récord del mundo pero Iván (Pedroso) tiene la técnica perfecta'. Es que para mí Iván es el más perfecto técnicamente. Es perfeccionista. Yo voy andando con él por la calle y me va corrigiendo la postura. Los entrenamientos son duros, pero lo más duro es aguantarlo", bromeó.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

En este sentido, indicó que "el objetivo como atleta es tener algún día la técnica perfecta" y señaló que, aunque ella es "bastante elegante" en ese aspecto, su entrenador le "saca defectos".

"Él es muy perfeccionista y ahora yo soy perfeccionista gracias a Iván", confesó la atleta gallega, que se preparar para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Peleteiro admitió que quedarse fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016 "fue un palo" y pasó "el peor verano" de su vida, un varapalo que le llevó a replantearse su vida y se dio cuenda de que "una de las cosas" que tenía que "cambiar era la alimentación".

Peleteiro criticó la alimentación de los Centros de Alto Rendimiento en España y también la que suele ofrecérsele a los deportistas en las grandes citas.

"A veces me tengo que ir a comer fuera del hotel para comer. Por ejemplo, en Birmingham, antes de la final tuve que ir a un restaurante porque sentía que necesitaba más energía", señaló.

Sin embargo, en Doha, el pasado mes de octubre, consiguió un sexto puesto y dijo que la alimentación "fue una de las pocas cosas que valió la pena" en esa cita a la que estuvo a punto de no acudir porque tenía "la cabeza hecha un desastre" por los problemas físicos que arrastraba.

Allí llegó con un peso de 57 kilos pese a no haber comido "hidratos en todo el verano" y tener "más fuerza" que nunca, consideró la atleta, quien confesó que su entrenador, el cubano Iván Pedroso, le "pone las pilas" y no permite que se relaje, tampoco con la alimentación.

"Pero tampoco me tiene que llamar mucho la atención. Me gusta cuidar mi alimentación y comer bien", dijo antes de incidir en otra clave para tener buena salud: "el descanso".

En eso ha cambiado mucho ya que atrás ha dejado una etapa de su carrera deportiva en que se dejó llevar: "En Madrid salía para todo. Para todo", enfatizó Peleteiro.

"Si pudiera volver atrás, a lo mejor no lo habría hecho, pero con 23 años ya he disfrutado de la chavalada, de los colegas, de Madrid y ya no me gusta salir de fiesta", advirtió.

Ahora, se entrena en Guadalajara, donde solo conoce a gente que hace deporte y donde prioriza el "descanso" y tiene "capacidad de sacrificio".

"Entrenamos de tres a cuatro horas y duermo 10 horas mínimo", respondió a preguntas de los asistentes a su charla, que se quedaron asombrados con el dato.

"Es que allí tenemos 8 o 9 grados y entonces tenemos que entrenar más tarde, así que como más tarde, ceno más tarde y también me acuesto más tarde. Me voy a cama a las 00.30-01.00 y hasta las 10.00 no me levanto. Después, desayunar y entrenar", relató.

Confesó que estudia "mucho a las personas", también a sus rivales, porque "el factor psicológico es súper importante".

"Si llegas segura de ti misma a una competición, tus rivales lo notan; y si llegas con dudas, también. En el calentamiento de la clasificación del Mundial de Doha estaba como un flan y me costó, pero en la final estaba encendidísima, porque expresar eso a mis rivales es importante", dijo.

"Sabía que el dolor en el pie solo me iba a permitir dos saltos. Aunque no salté lo que quería, salté más de lo que pensaba que iba a saltar y me dio rabia porque con la marca del campeonato de Europa habría conseguido medalla", sostuvo.

Otra de las claves de su progresión en los últimos años ha sido "aguantar el dolor" porque, "si entrenas con dolor, cuando compites, si lo tienes, no te va a descentrar", razonó.

Otras historias