Anatomía de un gol: el momento en el que Agüero se convirtió en leyenda del Manchester City

Estefanía Ramos
·3 min de lectura

Bien, ¿por dónde empezar?

Sergio Agüero dejará el Manchester City a final de temporada. Los hará habiendo marcado (al menos) 257 goles. Sin embargo, solo tenía que anotar uno, ¿no?

Sí, ya sabes cuál es. Dentro imágenes.

Sergio Agüero, Manchester City | PAUL ELLIS/Getty Images
Sergio Agüero, Manchester City | PAUL ELLIS/Getty Images

Si hubieras escrito la narrativa que condujo a ese momento de éxito de taquilla de Hollywood, te sacarían fuera del edificio por ser muy poco realista.

El Manchester City, los vecinos ruidosos, los desvalidos, no habían ganado el título de liga en 45 años. Justo al otro lado de la ciudad estaba el Manchester United, el club establecido que había dominado la rivalidad y había ganado la Premier League cuatro veces en los últimos seis años.

Los dos luchaban mano a mano en el último día de la temporada, sólo la diferencia de goles les separaba. Sin embargo, con siete goles entre ellos, el City sabía que una victoria los pondría de nuevo en la cima.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El duelo frente al QPR, no debería haber sido demasiado una lucha demasiado complicada para los líderes de la liga de Roberto Mancini. Pero se lo pusieron difícil: en el tiempo de descuento estaban 2-1 abajo y parecían dispuestos a claudicar ante sus vecinos que, tras haber hecho su parte, ya estaban celebrándolo en Sunderland.

Cuando Edin Dzeko empató a los 92 minutos, un Etihad abarrotado contuvo la respiración y rezó.

Y luego, con la última patada de balón, ganaron la liga y se produjo un terremoto.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Casi se podía sentir lo que venía desde el momento en que Agüero se enfrentó a Shaun Derry y le pasó el balón a los pies de Mario Balotelli.

Balotelli no había marcado un gol en la Premier League en toda la temporada hasta este momento, pero el italiano se aferró al balón con toda su vida. Incluso cuando cayó al suelo no se rindió; extiende una pierna derecha y la vuelve a meter en el camino de Agüero.

Este es el punto en el que un ser mortal normal se apresuraría, lo agarraría, perdería el equilibrio o la enviaría a la grada. Toda la temporada se basó en lo que hizo a continuación, y los siguientes segundos duraron más que los 45 años anteriores juntos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Llevando el balón más allá de Nedum Onuoha, Agüero esperó su oportunidad. Cuando llegó, bajó la cabeza, y envió la pelota más allá de Paddy Kenny.

Si las escenas que siguieron no hacen que un escalofrío recorra tu cuerpo, entonces el fútbol no es para ti.

Todo era icónico, desde la celebración del balanceo de camisetas hasta la tosca y gastada entrega de Tyler, desde la cabina de comentarios.

"¡¡¡AGUEROOOOOOOOOOOOOOOO !!!!"Martin Tyler

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Los otros 256 goles fueron geniales, pero la estatua que se está construyendo en honor a Agüero fuera del Etihad solo tiene uno en mente.

Es el momento más famoso en la historia del Manchester City, y el momento más famoso en la historia de la Premier League, nada más se le asemeja.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!