Ansu Fati, así juega la nueva perla del Barça criada en La Masia que maravilla al mundo

BARCELONA, SPAIN - September 14: Anssumane Fati #31 of Barcelona reacts after providing the assist for his sides second goal during the Barcelona V Valencia, La Liga regular season match at Estadio Camp Nou on September 14th 2019 in Barcelona, Spain. (Photo by Tim Clayton/Corbis via Getty Images)
BARCELONA, SPAIN - September 14: Anssumane Fati #31 of Barcelona reacts after providing the assist for his sides second goal during the Barcelona V Valencia, La Liga regular season match at Estadio Camp Nou on September 14th 2019 in Barcelona, Spain. (Photo by Tim Clayton/Corbis via Getty Images)

Ha nacido una estrella. Quizás él aún no lo sabe y no es capaz de calibrar lo que ha hecho, pero su impacto en la élite ha sido descomunal. Es cierto, en la mayoría de casos, los jóvenes que derriban la puerta del primer equipo lo hacen en condiciones de necesidad. En contextos difíciles, ante la adversidad. La nueva joya azulgrana, Ansu Fati, no escapa a esta lógica. Su titularidad solo se explica como consecuencia a las bajas de Luis Suárez, Messi o Dembélé, pero sin embargo y a diferencia de otros canteranos, posee una característica muy difícil de encontrar; tiene una personalidad arrolladora. Dicho de otro modo, es un inconsciente. No se da cuenta de lo que ha hecho en la jugada anterior hasta que se lleva las manos a la cabeza celebrándolo. Y esa es su mejor virtud: la determinación.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Sus primeros minutos ante el Betis nos dieron una pequeña muestra de lo que es a día de hoy. Con tan solo 16 años a sus espaldas, no dudó en revolucionar un partido que estaba visto para sentencia y se quedó a centímetros de marcar en una calurosa noche de agosto. Una semana más tarde y ante el atasco del Barça en Pamplona, el canterano azulgrana saltó en la segunda parte al césped de El Sadar para empatar el partido con un soberbio testarazo y dejarnos de piedra. ¿Cómo puede entrar un adolescente sin barba con tanta convicción al remate? Tras el gol, cara de incredulidad y emociones a flor de piel. Había pasado a la historia al convertirse en el tercer goleador más joven de la Liga y aún no era consciente.

La razón nos pedía que fuéramos prudentes. La cabeza afirmaba que no había que ilusionarse con un crío tan descarado. El libreto formativo hablaba de no quemar etapas tan rápido. Y entonces, Ansu Fati saltó como titular al césped del Camp Nou para enfrentarse a todo un Valencia, dinamitar el partido en los primeros compases y producir dos goles en siete minutos de encuentro. Con ello, logró ser el jugador más joven en marcar y asistir en un partido de La Liga en el S.XXI. Había que frotarse los ojos, empaparse la cara de agua y no parpadear. El chico de los récords tapó a Antoine Griezmann, asumió el liderazgo ofensivo y se convirtió en la atracción turística barcelonesa. Jamás dejó de encarar a su defensor, pisarla, levantar la cabeza y buscar la meta contraria.


Además, Ansu Fati no es de los que se rinde fácilmente. Su ambición, naturalidad y adaptación al primer equipo del Barça lo confirman. Un ejemplo, frente al Valencia fue el futbolista con más regates completados sobre el campo pese a jugar 60 minutos. Capaz de recibir pegado en banda como mandan los cánones o de liberar el espacio exterior para Jordi Alba y recibir por dentro, el de Guinea-Bissau ofrece un repertorio de recursos admirable.

Pese a jugar a pierna cambiada, son muchísimas las veces que llega hasta línea de fondo para centrar con su pierna menos hábil -la izquierda- y generar ocasiones de gol. Así fue en el tanto de Frenkie de Jong. Por otra parte, cuando recibe abierto y lanza la diagonal hacia dentro con balón, Ansu goza de un cañón en su pierna derecha, cuyo objetivo es el palo largo. Por ello, no sabes si el chico te va a salir por la derecha o por la izquierda. Si bien es cierto que tiene que mejorar la toma de decisiones, no es normal que a sus 16 años ofrezca tal grado de determinación e interpretación del juego. Hasta se atreve a lanzar sombreros dentro del área.

Habrá que tener paciencia, respetar los tiempos y saber encontrar el lugar del extraordinario talento que posee el Barça. Al fin y al cabo, se encuentra en edad juvenil y ni siquiera ha disputado partidos con el Barça B, sino que ha saltado del Juvenil A de Víctor Valdés hasta el primer equipo. Respetar su tiempo de cocción en el proceso formativo será clave para averiguar hasta dónde le lleva su potencial, pero qué difícil sería ahora explicarle no solo a Ansu Fati, sino al aficionado azulgrana, que el chico maravilla tiene que bajar al equipo filial. En definitiva, la mayor fuente de desborde, gol y producción ofensiva culé en los últimos dos partidos. Sea como fuere, si el chico quisiera podría retirarse y no cambiaría ni un ápice lo que ha logrado. Aunque él no sea consciente, ya ha hecho historia.

Otras historias