Ansu Fati reclama sitio antes del Mundial y lidera a España en su plácida victoria ante Jordania

Ansu Fati celebra el 0-1
Ansu Fati celebra el 0-1

Ansu Fati celebra el 0-1

La historia era, básicamente, que no hubiera historia de la que acordarse dentro de unos días. España ha saldado su último amistoso de preparación para el Mundial como se esperaba (más o menos). Con victoria ante la débil Jordania por 1-3 y con el resto de objetivos cumplidos: rodaje para los que llegaban más cortos de forma, pruebas sin desvelar ningún as en la manga de Luis Enrique y cero trabajo para los médicos. Y, de paso, con una figura que reclama su sitio, Ansu Fati, tras su sorpresiva aparición en la convocatoria pese a los recientes problemas físicos.

Futbolísticamente, poco se puede sacar de un partido de guante blanco ante un rival netamente inferior (84º del ranking FIFA) y disputado a un tercio de las pulsaciones habituales. Había miedo a meter la pierna y quedarse sin Mundial a seis días del debut y eso se notó en los 90 minutos. También en varios fallos en defensa que, ante otro rival, serían imperdonables.

De lo bueno, Fati. El talentosísimo delantero del Barça sumó minutos, recuperó sensaciones y marcó un gol, pero además estuvo siempre presente en el juego desde la banda izquierda. La “petición” de Luis Enrique de dejar de hablar de él como de un jugador salido de lesiones se va cumpliendo con actuaciones así. Encontró el premio pronto, en el minuto 12 tras una buena jugada de Soler y Asensio, móvil en la labor de falso nueve y en constante asociación con Fati.

Entre despiste y despiste, España monopolizó el balón y, sin acelerar en ningún momento, fue acumulando ocasiones. El propio Fati tuvo un par más, igual que Soler, Sarabia... Fallaba, no obstante, la resolución.

Lo que no puede pasar en citas más serias

Pero, pese a que Jordania se reveló como un rival sin mordiente a este nivel de competencia, también dio algún susto. Como el que protagonizó el delantero Al-Naimat, de lo poquito mencionable de los asiáticos cumplido el primer cuarto de hora. Un despiste grave de Pau Torres le dejó solo ante Robert Sánchez, pero el hoy meta titular estuvo certero (eso y que el jordano la tiró al muñeco). Hubo más fallos, por falta de concentración o miedo a las lesiones.

También se vivió una fase, al comienzo del segundo tiempo, en la que Jordania consiguió medio arrinconar a España en su área. Duró poco y tras una buena combinación en ataque, España sentenció con el 0-2 que mató ese intento de reacción. Fue obra de otro de los destacados, Gavi. Si bien por momentos el jovencísimo mediocentro culé pecó de individualismo, fue parte activa de buena parte de las acciones destacadas hasta apuntarse el gol.

Comenzó entonces el carrusel de cambios. Minutos para casi todos y problemas para nadie. Ferrán tuvo el 0-3 mientras, en el otro área, la selección local volvía al ataque arropada por su público.

Dos de los que apuntan a revulsivo, Yeremi Pino y Nico Williams, respondieron con un zarpazo. El del Villarreal asistió al delantero del Athletic, que se hizo fuerte en el área y de tiro cruzado puso el 0-3 en el 83′. Que no fue el marcador definitivo por culpa de la enésima desconexión de la zaga de Luis Enrique, que veremos si dice algo en su Twitch... Así, en el descuento, Al Daradreh logró el tanto de la honra para Jordania.

Misión cumplida en la falta de problemas y, de paso, una victoria, que siempre gusta y más cuando se viene el Mundial. Lo ‘gordo’ empieza ahora. España se medirá contra Costa Rica el próximo miércoles a las 17:00 y ahí ya pueden acabarse los despistes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR