La mentira de Antoine Griezmann: nada tiene sentido con él

Yahoo Deportes
Griezmann no encuentra su sitio en el Barcelona. (Foto: Quality Sport Images/Getty Images)
Griezmann no encuentra su sitio en el Barcelona. (Foto: Quality Sport Images/Getty Images)

Escribo este artículo en mitad del ruido ensordecedor generado por la última jornada de liga y en concreto por la victoria del Madrid en el campo de la Real Sociedad con tres jugadas polémicas difíciles de entender, siendo generosos. Se hace muy difícil, en medio de esta situación, centrar el debate en una sola cuestión futbolística pero lo vamos a intentar.

El empate del Barça en Sevilla también nos dejó muchísimas cosas que analizar. Ese fue el ruido del sábado, que suena ya a prehistoria en esta liga maratoniana que tenemos entre manos y que casi no podemos abarcar. Desde una buena primera media hora azulgrana a los cambios de Setién pasando por el tweet de Arturo Vidal y acabando en las declaraciones post partido de Gerard Piqué. Todo ello muy goloso y analizado hasta la saciedad en las últimas horas.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

Hay algo que sucedió justo antes del partido y que no ha recibido la atención que merece: la alineación. Durante toda la semana el debate ha sido si iba a jugar Suárez o lo iba a hacer Ansu Fati, dado que a Messi y a Griezmann se les daba por seguros. Al final, ni jugó el francés ni lo hizo la joven perla de la cantera. El elegido fue Braithwaite, con resultado poco satisfactorio. Seamos serios: pese a que Antoine estuvo horrible en Mallorca y gris en el Camp Nou ante el Leganés -como el resto de sus compañeros- no nos cabe en la cabeza que alguien que ha costado más de 100 millones de euros se pierda de inicio un partido como el del pasado fin de semana.

Ya no es solo su coste en términos económicos, es el desgaste que generó su llegada. El club tuvo que aguantar dos veranos, un documental vomitivo -producido por un jugador del club y con otro poniendo iconos de palomitas en twitter el día de su estreno- en el que juega con el Barça a lo largo de su vergonzoso metraje. Por si esto no fuera poco, su llegada al vestuario no fue fácil, con chinitas, indirectas y un nutrido campo de minas en forma de declaraciones por parte de algunos de sus nuevos compañeros más ilustres. La frialdad de Messi fue legendaria. Si el club, el jugador y la opción pública pasaron por todo esto fue por una idea que subyacía: Griezmann es necesario en este proyecto. Al final va a valer la pena pasar por todo este bochorno económico y de imagen porque Antoine es lo que necesita el equipo para ayudar a Leo en ataque y asumir responsabilidades. Esa era la idea.

Bien.

Llega el partido más importante de la temporada, ese en que te juegas la Liga y Griezmann no solo no es titular sino que tarda mucho más de lo esperado en salir al terreno de juego. Además, no aprovechas esa circunstancia para dar oportunidades a un joven Ansu que se las ha ganado de sobras sino que apuestas por Braithwaite ¿Qué sentido tiene pasar por ese vía crucis que ha sido la llegada -y adaptación del francés- si luego no aprovechas su calidad ni tampoco das paso a la juventud? Se nos olvida que Braithwaite, por muy buen trabajo que haya hecho y por mucho que haya conectado con el público del Camp Nou, llegó aquí para ser sustituto de Suárez. El sinsentido final es que jueguen los dos juntos en la alineación más importante del año.

Griezmann, en el banquillo, durante el partido contra el Sevilla. (Foto: Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images)
Griezmann, en el banquillo, durante el partido contra el Sevilla. (Foto: Mateo Villalba/Quality Sport Images/Getty Images)

Viendo las últimas actuaciones de Griezmann no podemos asegurar que el destino final del Barça en el Pizjuán hubiera sido diferente con él en el campo de salida pero tampoco podemos esconder el hecho de que en partidos nefastos del francés, su calidad ha acabado apareciendo para resolver el encuentro con un gol, una asistencia o un simple desmarque.

Escribimos aquí hace meses que no descarten nada en cuanto a su futuro. France Football publicó que su agente -su familia- estaba descontenta y trabajaba en la posibilidad de desvincularse del club este mismo verano, algo que su enfurecido entorno desmintió tajantemente. No sé si Griezmann va a salir del Barça, lo que sí sé es que se le está enseñando la puerta de salida.

Otras historias que te pueden interesar:

Otras historias