Antonius Arena y su tratado del siglo XVI sobre cómo comportarse en un baile y que hoy encontraríamos algo bizarro

Antonius Arena fue uno de los grandes teóricos de la danza y su obra ‘Leges Dansandi’ (Normas de la danza), escrita en el año 1527, está considerada como uno de los tratados más importantes sobre baile cortesano (el cual se practicó en las fiestas y ceremonias de las cortes europeas durante los siglos XV y XVI).

En 1527 Antonius Arena publicó ‘Leges Dansandi’ un tratado sobre cómo comportarse en los bailes de la Corte (imagen vía picryl)
En 1527 Antonius Arena publicó ‘Leges Dansandi’ un tratado sobre cómo comportarse en los bailes de la Corte (imagen vía picryl)

Un escrito en el que el autor detallaba cómo debía ejecutarse cada paso, pero, sobre todo, en el que daba una serie de utilísimos consejos respecto a la vestimenta y comportamiento que debían tener los danzantes durante uno de aquellos encuentros sociales.

Desplázate para ir al contenido
Anuncio

[Te puede interesar leer: La decisiva batalla que derrotó a Napoleón y que se gestó en un glamuroso baile de sociedad]

Detalles tan importantes sobre qué tipo de ropas vestir para tal ocasión eran explicadas por Antonius Arena, quien también describía cómo debían de ser las reverencias anteriores y posteriores a la ejecución del baile.

En aquella época las fiestas de baile cortesano era el evento más importante al que alguien podía ser invitado y acudir. Era un escaparate de la sociedad y en el que se podían cerrar tratos entre las familias de jóvenes parejas.

No podemos olvidar que durante la mayor parte de la Historia los enlaces matrimoniales eran meros contratos mercantiles entre diferentes clanes familiares que emparejaban a sus hijos. El acudir a una fiesta en la Corte representaba poder tener una toma de contacto entre las partes interesadas.

El tratado ‘Leges Dansandi’ hablaba sobre cómo establecer ese primer contacto durante un baile y, sobre todo, explicaba de qué forma correcta y educada debían comportarse los danzantes (especialmente los varones).

Les indicaba cómo debían coger a sus parejas femeninas de la mano, la delicadeza que había que tener al hacerlo. Antonius Arena insistía en que había que refinar los modales y ser sutiles, tanto en los pasos de la danza como en el trato con la pareja. Calificaba como desgracia el no saber bailar o hacerlo mal.

Quitarse los guantes para coger directamente de la mano a la dama con la que se bailaba era otro de los consejos y, en caso de que a algún caballero le sudasen las manos debido al nerviosismo, lo que no debían hacer jamás era secárselas restregándolas sobre el vestido de su acompañante. Y es que en aquella época este tipo detalles desagradables no se tenían en cuenta por parte de muchos jóvenes, algo que, como es natural, arruinaba la velada.

[Te puede interesar leer: “El baile de los cuarenta y uno (maricones)” uno de los episodios más infames de la Historia de México]

Pero, en su tratado de danza, Antonius Arena también hacía hincapié en la higiene personal. Recomendaba comprobar el aliento, para que este no oliese mal y aconsejaba no comer cebollas ni puerros antes de asistir a un baile. Si, desafortunadamente, se tenía algún problema de mal aliento, indicaba enmascararlo tomando una mezcla de hierbas (como la hierbabuena), junto a especias (clavo y canela) todo ello mezclado en vino.

También aconsejaba mantener la boca cerrada durante la ejecución del baile, ya no por motivos del aliento, sino para evitar que alguna mosca que estuviese revoloteando se metiera dentro de la cavidad bucal.

Aunque hoy nos parezca bizarro y de muy mal gusto, en aquella época era muy común escupir en el suelo o limpiarse los mocos refregándose la manga por la nariz. Evidentemente era una conducta realizada por las clases más bajas (que se veía lo más normal del mundo hacerlo), pero debía evitarse realizarlo en un encuentro o evento social. Algunos eran los jóvenes que provenían de familias humildes y que habían logrado prosperar socialmente, pero ocasionalmente les quedaba alguna de aquellas viejas costumbres que, en sociedad, no estaban bien vistas.

Antonius Arena recomendaba irse tragando la saliva, en caso de tener ganas de escupir, y evitar que esta gotease de la boca. También aconsejaba utilizar un pañuelo para limpiarse la nariz y evitar que los mocos asomasen por esta.

Si durante el baile alguno de los danzantes se percataba de algún defecto o descuido en las ropas, peinado o rostro de la pareja, el momento de estar bailando no era el idóneo para comentárselo. Sobre todo tampoco debía decirse que había visto algún piojo en el pelo. Y es que las liendres eran muy comunes en la época incluso entre la alta sociedad, debido a los suntuosos peinados de ‘alto copete’ y la escasa higiene capilar que se tenía.

[Te puede interesar leer: ¿De dónde surge decir que alguien muy importante es de ‘alto copete’?]

También hacía mención a las ventosidades y pedía encarecidamente no ir ‘soltando pedos’ durante el baile, debido a que se convertiría en una desagradable experiencia para su pareja de danza y para el resto de danzantes e invitados. También había que evitar que se escapara en el momento de hacer la reverencia final, ya que esas ventosidades a traición solían ser altamente sonoras.

Cabe destacar sobre Antonius Arena que a pesar de haber ser el autor de este tratado (el cual se hizo inmensamente popular en el siglo XVI), no se dedicaba profesionalmente a la danza, sino que fue un importante juez y militar de su época, además de publicar varios libros de poemas.

Fuentes de consulta e imagen: 'From the Ballroom to Hell: Grace and Folly in Nineteenth-century Dance' de Elizabeth Aldrich / jstor.org / askthepast / fullersociety / picryl

Otras historias