Antes de apostar por Raúl, el Madrid debe pensar en Löw

Estefanía Ramos
·2 min de lectura

El Real Madrid encontró en Zinedine Zidane a su Rey Midas. La trayectoria del francés al frente del primer equipo no ha podido ser mejor y él es quien ha hecho renacer, otra vez, al equipo de sus cenizas. Si preguntas a los madridistas, seguro que muchos querrían que su etapa en el banquillo blanco durase tanto como la de Sir Alex Ferguson en el Manchester United o Arsene Wenger en el Arsenal. Pero la realidad es que el francés ya pegó la espantada una vez al presentar su dimisión de forma sorprendente y eso puede volver a pasar.

En este momento no hay nadie que pueda sacarle mejor rendimiento a esta plantilla y cuesta imaginarse un Madrid sin Zidane, pero si hay que elegir un sucesor en este mismo instante sería Joachim Löw por delante de Raúl. El alemán tiene la experiencia necesaria para afrontar la renovación que se avecina en el Real Madrid, está acostumbrado a gestionar grandes plantillas y una vez que deje la selección alemana será el momento idóneo para que pueda entrenar al conjunto blanco. Su trayectoria con la Die Mannschaf es su mejor carta de presentación, un campeón del mundo para agrandar aún más leyenda del Madrid.

Romania v Germany - FIFA World Cup 2022 Qatar Qualifier | Alexander Hassenstein/Getty Images
Romania v Germany - FIFA World Cup 2022 Qatar Qualifier | Alexander Hassenstein/Getty Images

Raúl representa al Real Madrid y es el entrenador que quieren los aficionados pero este no es su momento. Antes o después el 7 cogerá las riendas del equipo, ha nacido para eso, pero no siempre estos movimientos de subir al entrenador del Castilla al primer equipo salen bien. Florentino lo ha hecho dos veces, una vez le ha salido cara y otra cruz. Con Zidane el resultado ha sido inmejorable, cogió un equipo hundido y en cuestión de meses le hizo campeón de Europa. El resto de la historia ya lo sabemos. A Santiago Solari le tocó la cruz de la moneda. El argentino se hizo cargo del equipo tras el adiós de Lopetegui y acabó siendo destituido y sustituido por el propio Zidane. A Raúl le pude pasar como a Solari y no sería plato de buen gusto que el elegido, la esperanza blanca, se quemase en su primer año en el equipo como le ha pasado a otros como Lampard cesado a mitad de temporada del Chelsea. Löw tiene que ser el eslabón que una el Madrid de Zidane con el Madrid de Raúl.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!