Arsenal destrabó el partido en Suiza y debutó con victoria

·2 min de lectura

Seguramente, la Europa League no era el escenario que Arsenal deseaba. Es que en la temporada 2021/22 luchó para ir de menor a mayor y en buena parte de la misma, estuvo instalado en el top 4 de la Premier League. Sin embargo, retrocedió en las últimas dos jornadas y culminó 5º, fuera de la clasificación para la anhelada Champions.

Resignados a disputar el segundo certamen en importancia del Viejo Continente, los de Mikel Arteta salieron enfocados a su estreno de este jueves, en el Kybunpark de St. Gallen, aunque les costó destrabar el partido: debutaron con victoria por 2-1 sobre Zurich.

El conjunto inglés mostró superioridad desde el arranque mediante la llegada vía aérea de Kieran Tierney, cuyo cabezazo se marchó por encima del arco local. Después, Gabriel Martinelli amenazó con dos llegadas, aunque no pudo hacerlo y prolongó su sequía a nivel internacional (su último tanto fue en octubre de 2019, por la UEL, ante Vitoria Guimaraes).

Marquinhos tuvo luego una oportunidad que no logró capitalizar, pero inmediatamente encontró revancha tras un contragolpe para sacudir las redes del arquero suizo Yanick Brecher a los 15 minutos. El brasileño de 19 años, ex Sao Paulo, se dio el gusto de celebrar su primer gol con la camiseta de los Gunners.

Fabio Vieira y Granit Xhaka desperdiciaron sendas ocasiones y no sólo perdonaron, sino que además dejaron que el dueño de casa creciera en el campo. Fue así como Adrián Guerrero lanzó la primera advertencia con un disparo que se marchó cerca del poste derecho y, sobre los 45', el kosovar Mirlind Kryeziu dio el golpe al estampar la igualdad.

El complemento, con minuto de silencio mediante por la noticia de la muerte de la Reina Isabel II, resultó positivo aunque a la vez trabajoso para los de Londres, ya que insistieron en la búsqueda de retomar la ventaja: Eddie Nketiah llevó el peso del ataque, Takehiro Tomiyasu y Martinelli se sumaron a los avances y, finalmente, el propio Nketiah destrabó el empate para su primera conquista de la temporada.

Sin sobrarle demasiado y con un rival que lo arrinconó (un tiro de Jonathan Okita para avisar y un cabezazo del croata Ivan Santini), Arsenal resistió y conservó la distancia mínima en el marcador. Gabriel Jesus, Martin Odegaard y Bukayo Saka fueron las apuestas desde el banco por parte de Arteta para desnivelar, pero no consiguieron el objetivo.

Los Gunners respiran tras salir airosos de este debut en la Europa League, y sobre todo tras la derrota del fin de semana pasado ante Manchester United por la liga inglesa. Su siguiente escala en el plano internacional será en condición de local frente a PSV Eindhoven, que en su arranque igualó 1-1 en Países Bajos contra el Bodo/Glimt noruego.

Foto: Harry Langer/DeFodi Images via Getty Images